Los nuevos cambios fiscales dejan a la cuenta vivienda en tierra de nadie

 
Fuente: Invertia Información facilitada por Bankimia
Si es uno de los cerca de 140.000 contribuyentes que tienen dinero depositado en una cuenta ahorro-vivienda, esta información le puede ser de mucha utilidad a la hora de cumplir con Hacienda en el próximo IRPF. La seguridad jurídica es un objetivo fundamental del poder legislativo. Sin embargo nos encontramos con unas modificaciones fiscales no previsibles en el momento de tomar la decisión de inversión en la vivienda habitual.
 
Concretamente, en el caso de los cambios fiscales relacionados con la compra-venta de vivienda habitual, tenemos un Proyecto de Ley de Economía Sostenible en tramitación parlamentaria y la modificaciones introducidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2011, también pendientes de ser validados por Las Cortes. Se ha copiado el clausulado del Proyecto de Ley de Economía Sostenible en los PGE de 2011, previendo el Gobierno la posibilidad de no poder aprobar a tiempo el Proyecto de Ley.
 
Los contribuyentes que hayan adquirido ya una vivienda habitual o lo hagan antes de finalizar 2010 seguirán disfrutando, al menos hasta que cambien la ley en un futuro, de los mismos beneficios fiscales de la deducción por adquisición de vivienda habitual a partir de 2011. ¿Y qué pasa con situaciones intermedias como los que han comprado sobre planos o los que han abierto una cuenta vivienda?
 
La respuesta es un tanto desconcertante, ya que el Gobierno ha decidido darles tratamientos diametralmente opuestos. A los que adquieran sobre planos una vivienda, a la espera de que se termine la promoción y la entrega de llaves no sea antes de finalizar el año, se les seguirá aplicando la deducción establecida en los términos actuales. Es decir, se podrán deducir un 15% de las cantidades satisfechas (con un límite de gasto computable de 9.040 euros) con independencia de su nivel de ingresos.
 
En cambio, los cerca de 50.000 declarantes del IRPF con bases imponibles superiores a 24.107 euros que tengan dinero en una cuenta vivienda, perderán el derecho a la deducción por adquisición de vivienda habitual si no compran antes del 1 de enero de 2011. Y los que tengan rentas de entre 17.707 y 24.107 y no compren en 2010 también verán mermada su posibilidad de deducción en base a unos porcentajes. Los únicos que no tienen fuertes incentivos para comprar antes de fin de año son los contribuyentes que ganen menos de 17.707 euros.
 
Si el perjuicio de perder parte o toda la deducción fiscal a partir de 2011 fuera poco, además a los poseedores de cuentas viviendas tendrán que devolver a Hacienda el importe deducido en su día por este concepto más los correspondientes intereses de demora.
 
En definitiva, si se tiene una cuenta vivienda y se cobra más de 17.707 euros se deberán hacer números para decidir si sale a cuenta comprar con prisas antes de que finalice el año o se espera y se pierde parte o toda la deducción por vivienda habitual.
 
Para hacerse una idea de los cálculos, una vivienda financiada con un préstamo hipotecario de 200.000 euros a 30 años a euribor+1,00%, supondría una deducción por año (si se mantiene la misma regulación fiscal hasta el final, no se vende la vivienda antes de finalizar el plazo de la hipoteca y tomando un euribor constante) de 1.416 euros, 42.498 euros si sumamos los 30 años de duración de la hipoteca. Si se cobra por encima de los 17.707 euros brutos, se debe valorar si vale la pena comprar ahora al precio de mercado o esperar al 2011 y perder, como máximo, una deducción de 42.498 euros a lo largo de la vida del préstamo.
 
Es la hora de hacer números, o nos arrepentiremos en las próximas declaraciones del IRPF.

También te puede interesar:

Además >>  Una buena calificación energética nos puede ayudar a ahorrar mucho
Los nuevos cambios fiscales dejan a la cuenta vivienda en tierra de nadie
Tagged on: