15 razones para ser optimista

 

Últimamente la mayoría de informes que leo, que analizo y que comento, son negativos. Por lo que en esta ocasión quiero expresar en estas páginas la opinión de uno de mis analistas y gestores de cabecera Doug Kass, en la que detalla 15 razones por las que la situación económica y financiera actual, está mejor que hace un año. Veamos las 15 razones para ser un poco más optimistas.

1. El crecimiento económico: La mayoría de los observadores son más cautelosos en cuanto al crecimiento interior hoy, a pesar de que la amplitud de la recuperación es mejor – el empleo ha mejorado, y hay una incipiente recuperación en los mercados de bienes raíces residenciales. Las previsiones consenso del PIB en todo el mundo son hoy mucho más razonables. No veo el informe de nóminas de abril como el comienzo de un debilitamiento de la tendencia, sino más bien como un proceso de consolidación después de subir las nóminas muy por encima de la línea de tendencia de crecimiento provisional en el intervalo de diciembre a febrero. Por otra parte, el ISM manufacturero y no manufacturero de abril se mantiene ligeramente por encima de su media de largo plazo y es consistente con un crecimiento del PIB real por encima del 2,5% en el segundo trimestre de 2012.

2. Beneficios: el impulso de las ganancias empresariales se ha vuelto positivo – los beneficios del primer trimestre superaron las expectativas en más de 500 puntos básicos. Históricamente esa magnitud de revisiones al alza se ha asociado con un alza del 8% en el mercado de acciones en los próximos seis meses.

3. Sector Inmobiliario: Las perspectivas para la vivienda han mejorado notablemente. Las formaciones de hogares se están recuperando, y el Índice NAHB y las compras se encuentran en máximos de cinco años, mientras que los inventarios están en mínimos de cinco años. El papel del mercado inmobiliario residencial representa alrededor de un tercio de la riqueza de los hogares y casi la mitad de los activos bancarios. La vivienda podría añadir casi un 1% al PIB en 2013.

4. Gastos duraderos: Otros tipos de gasto duraderos se están recuperando -por ejemplo, las ventas de autos industriales han aumentado considerablemente a un máximo de cuatro años.

5. Saneamiento del sector inmobiliario: El apalancamiento de los hogares se ha reducido – el ratio deuda de los hogares/PIB ha vuelto de nuevo a la media de largo plazo.

6. Empleo: Los indicadores de empleo han mejorado en relación a hace un año. Los datos de peticiones son más bajos, y los componentes de empleo del ISM son consistentes con ganancias mensuales en las nóminas privadas de más de 200.000. Las horas trabajadas se están expandiendo a una tasa del 4% anual.

7. Política monetaria de EE.UU.: el año 2012 se destacó por la enorme flexibilización global de la política monetaria y por una liquidez excesiva. Los bancos centrales estaban tensionando su política monetaria en general hace 12 meses.

8. La política monetaria europea: Banco Central de Europa ha olvidado su obsesión con la inflación y la austeridad y ha comenzado a prestar más atención a los mercados de capitales y al crecimiento económico. (Las elecciones de este fin de semana en Grecia y Francia casi aseguran una mayor flexibilización de la política monetaria y podría resultar en agresivas iniciativas en favor del crecimiento, con la austeridad puesta en un segundo plano.)

 

9. Materias primas: los precios de las materias primas están cayendo en tasa interanual. Por el contrario, hace un año los precios estaban aumentando. La reciente caída de 10$-20$ en el precio del petróleo (y de $0.20-$0.30 en el precio de la gasolina) debería servir como una reducción de impuestos para el consumidor y es probable que incremente los márgenes corporativos.

10. Bancos: Los bancos se han recapitalizado sustancialmente y han pasado pruebas de estrés muy estrictas. Los beneficios antes de impuestos y provisiones se encuentran en niveles cerca de máximos.

Además >>  Chema Fandiño: Y Johnny cogió su fusil

11. Balances: Los balances de las empresas continúan mejorando y siguen siendo sólidos como una roca. La deuda ha bajado frente al mismo periodo de hace un año y la liquidez es mayor.

12. Inversores: Los inversores siguen con aversión al riesgo, y las expectativas son bajas. A diferencia del año pasado, los inversores ya no mantienen una posición agresiva hacia el crecimiento económico y hacia los mercados. Las inversiones en los fondos de renta variable nacionales son más bajos durante los primeros cuatro meses de 2012 que en el comienzo de 2011, y la exposición de los fondos de cobertura es mucho menor este año que hace un año. Los volúmenes son bajos, lo que indica falta de participación del inversor minorista. Sigo sin ver un traslado de posiciones y reasignación de activos. Steve Leuthold hizo una observación interesante sobre el desplome el lunes del Índice de Confianza de la Universidad de Yale, que sugiere que los grandes inversores son temerosos a un crash de las bolsas en los próximos seis meses. Este indicador está en los mismos niveles que ha marcado en los últimos cuatro suelos importantes del mercado en los últimos 20 años.

13. Valoraciones: Las valoraciones siguen siendo moderadas, y la prima de riesgo de las ganancias sigue subiendo. En la presentación del lunes en el Value Investing Congress, he observado que cuando el S&P 500 se situó sobre 900 puntos en noviembre de 2008 y  las ganancias de las compañías del S&P eran aproximadamente de 65$ por acción, las acciones cotizaban por debajo de 14 veces beneficio, cuando el índice de alto rendimiento rentaba un 25%. Hoy en día, con ganancias de 100 y 102 dólares por acción, el S&P 500 cotiza a 1.375 puntos, básicamente el mismo múltiplo PER que existía en noviembre de 2008, a pesar de que el índice de bonos de alto rendimiento ha caído en más del 70% (de 25 % a menos del 8%). Tomado de otro modo, en las últimas cinco décadas, las acciones han promediado un PER de 15.2x. Durante ese período, el rendimiento del bono a 10 años de los EE.UU. promedió el 6,67%. Hoy en día el rendimiento a 10 años es del 1,87%, y las acciones cotizan por debajo de 14 veces beneficio. En anteriores periodos de baja inflación y bajos tipos de interés, el S&P 500 cotizaba a 18-19 veces beneficio.

14. Europa: los indicadores europeos de estrés son más bajos, lo que refleja una delimitación de los problemas de deuda y las herramientas que se han implantado para asegurar las necesidades de financiación para los próximos años, así como la mejora de los saldos en cuenta corriente en Italia, España, Grecia y Portugal. El costo de los préstamos interbancarios ha bajado – que estaba subiendo el año pasado – y las rentabilidades de las notas a corto plazo están lejos de los máximos. Durante mucho tiempo he sostenido que la crisis de la deuda de la UE ha pasado de ser una dolencia casi mortal, a una condición manejable que debe ser monitorizada.

15 Cisnes negros: En 2011 los acontecimientos exógenos afectaron negativamente el crecimiento en todo el mundo. Las inundaciones de Tailandia y el terremoto de Japón interrumpieron las cadenas de suministro y dañaron las ventas, lo que dio lugar a casi 100 mil millones de dólares de pérdidas.

En resumen, las perspectivas para el crecimiento económico mundial y las ganancias corporativas no son tan malas como muchos temen.

Carlos Montero
15 razones para ser optimista
Tagged on:                                     

Comments are closed.