Amazon: ¿compramos o tomamos beneficios?

 

logo amazonLas acciones de Amazon (AMZN) repuntaron por encima del 12% el viernes pasado después de que el mercado conociera los resultados empresariales de la compañía, que superaron las expectativas de Wall Street. Estas cifras llegaron después de varios trimestres consecutivos en los que Amazon estuvo ofreciendo con resultados decepcionantes, por lo que podría interpretarse como un cambio de tendencia.

No obstante, Amazon es una compañía muy particular, y los inversores tienen que tener mucha cautela a la hora de pronosticar el rendimiento financiera de la compañía tanto a corto como a medio plazo.

¿Qué ha impulsado las ganancias de Amazon? 

Los beneficios de Amazon se situaron en 0,45 dólares por acción durante el cuarto trimestre, ligeramente por encima de las previsiones del consenso de los analistas, ya que Wall Street esperaba de media unos resultados de 0,17 por acción.

El año 2014 decepcionó bastante en términos de ganancias y las acciones de Amazon acumulaban un descenso superior al 20% desde máximos del año antes del informe de resultados. En este contexto, ver una sorpresa positiva tras varios trimestres consecutivos poco alentadores suele impactar considerablemente en el precio de las acciones.

Amazon anunció, además, que la cantidad de miembros en su programa Amazon Prime aumentó un 53% frente al mismo trimestre del año anterior. Aunque la empresa no desglosa la cantidad precisa de miembros, los directores de la firma reconocieron que cuentan con “decenas de millones” de suscriptores.

Amazon Prime es una ventaja competitiva clave para la compañía, dado que clientes que pagan la suscripción mensual para obtener envíos gratuitos suelen ser fieles y realizan compras de cantidades más altas que los compradores que no están adscritos a este programa.

Amazon también aseguró que empezará a publicar los datos financieros de su negocio de cloud computing, Amazon Web Services, lo que podría indicar que el negocio adquirió un volumen lo bastante grande como para que fuera necesario exponer los datos, a pesar de que la empresa es especialmente propensa a ocultar la información por cuestiones de estrategia competitiva.

La filosofía de Amazon

Por otro lado, es muy importante comprender la filosofía de negocios de Amazon antes de sacar conclusiones sobre los próximos reportes de ganancias. Su fundador y CEO, Jeff Bezos, ha declarado en múltiples oportunidades que la empresa no le da demasiada importancia a sus niveles de rentabilidad en el corto plazo.

Amazon considera que se encuentra ante enormes oportunidades de crecimiento de cara a los próximos años, y la estrategia de negocio consiste en invertir de forma agresiva para capitaliza dichas oportunidades, incluso si ello conlleva pérdidas materiales ante el coste de dichas inversiones.

 

En base a estos argumentos, Amazon invierte gran cantidad del dinero que genera en iniciativas como construir sus redes de distribución, contenido digital y su negocio de infraestructura en la nube. Estas erogaciones tienen un gran impacto en los márgenes de rentabilidad, por lo que los beneficios de Amazon son muy difíciles de predecir a corto plazo.

Además >>  AXA lanza un seguro de vida con un cupón anual del 3,85 %

De hecho, desde la directiva de la compañía se calcula que las ventas crecerán entre un 6% y un 16% interanual en el próximo trimestre. En lo que respecta a los resultados operativos, Amazon espera que el próximo trimestre podrían anunciar resultados que van desde una pérdida de 450 millones de dólares hasta una ganancia de 50 millones.

Se trata de un rango de previsiones muy amplio, lo que puede interpretarse como un mensaje directo por parte de los directivos de Amazon a los inversores, dejando ver que los resultados a corto plazo pueden ser fluctuantes e inciertos.

Hay que tener en cuenta también que un informe de resultados trimestral con beneficios por encima de lo previsto no garantiza que Amazon esté cambiando de estrategia en cuanto a la decisión de priorizar el crecimiento de largo plazo por encima de la rentabilidad a corto plazo. Es decir, no existen motivos de peso para pensar que los beneficios en los próximos trimestres seguirán siendo positivos frente a las previsiones del consenso de Wall Street.

¿Es hora de comprar o de tomar ganancias?

Frente a otros casos en los que las tendencias en los resultados de la empresa dependen de cuestiones económicas o de la dinámica competitiva de un sector en particular, Amazon suele erosionar de forma intencionada sus márgenes de beneficio.

Si tenemos esto en cuenta, de cara a una posición de trading de corto plazo, podría ser razonable reducir posiciones antes de que se publique el próximo informe de resultados. No porque necesariamente el dato vaya a decepcionar a los analistas, sino porque los resultados de Amazon son casi imposibles de predecir en los próximos trimestres.

Además, las variables fundamentales están evolucionando en la dirección directa, tal y como lo indica el crecimiento en las suscripciones de Amazon Prime y la expansión de Amazon Web Services. Por lo tanto, los inversores de largo plazo que estén dispuestos a tolerar la volatilidad que pueda producirse trimestre tras trimestre, no tienen ningún motivo para vender sus posiciones. Por el contrario, se podría considerar la posibilidad de aumentarla paulatinamente.

grafico amazon 05022015

Andres Cardenal, Analista / Sala de Inversión América
www.saxobank.es
Amazon: ¿compramos o tomamos beneficios?
Tagged on: