Banco Santander, acoso y derribo al Ibex35

 

 

Emilio Botin_ Presidente Banco Santander
Emilio Botín, presidente del Banco Santander durante la Junta General de Accionistas . – Efe

Si el Ibex 35 tuviera boca, podría decir que esta semana ha sido para olvidar. Día tras día se le han esfumado los puntos de las manos hasta quedarse en los 10.500. Los principales culpables de sus descensos son ya clásicos: el riesgo país de los periféricos europeos y la banca, con Santander a la cabeza y, aunque Sacyr da de nuevo la campanada, sus avances no tienen tirón como para levantar al principal indicador nacional.

Otra vez la banca…

El viernes el parqué europeo se iba de fin de semana con amargo sabor por el explosivo rumor que apuntaba a una quiebra de Irlanda. El lunes los indicadores se levantaron con otro jarro de agua fría de símil raíz: el aumento del los diferenciales de la deuda portuguesa. No prometía la semana y, al final, se han cumplido los malos augurios. El Ibex 35 llega a la sesión del viernes en el nivel de los 10.500 puntos.

Pero el enemigo también estaba en casa y se llama “banca”. Las financieras, pequeñas y grandes, terminaron por acabar de hundir al selectivo. A viernes el Santander, valor con mayor ponderación dentro del Ibex 35 (22%) descendía un 5,97% hasta los 9,28 euros. Las pretensiones colonizadoras de Botín en EE.UU. no convencieron a los inversores y, para colmo, Credit Suisse recortó su recomendación sobre el valor después de deshacerse desde el 1 de septiembre de 146 millones de acciones, algo más del 1.3% del capital. La expansión del Santander por tierras americanas pasaría por adquirir un nuevo banco con la finalidad de adquirir M&T y fusionarlos con Sovereign. Álvaro Blasco, director de Atlas Capital, dice que “esta expansión supone un endeudamiento importante y que este tipo de operaciones puede suponer una dilución en el capital”. Técnicamente, Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Broker House, cree que “es muy probable que Banco Santander vuelva en próximos días a la zona de 8.80 euros y de perder estos niveles, podría visitar la banda comprendida entre 8.25 y 8.45 euros”.

A Santander le han acompañado en la parte más baja de la tabla sus homólogos medianos. Sabadell y Bankinter se dejaban un 6,78% y 5,82% respectivamente a cierre del jueves. Además, esta semana Bankinter ha entrado en el campo de batalla de los depósitos al 4%, con un nuevo depósito a plazo fijo anual al 4,50% T.A.E. compite así con los lanzados en las últimas semanas por Banco Popular, Caja Madrid y Activobank (Grupo Sabadell). Técnicamente Bankinter “tiene su siguiente soporte en 4.88/95 euros y, en caso de perder estos niveles, sería momento de abrir la puerta a objetivos bajistas cercanos a los 4.25 euros”, comenta Alejandro Martín. En el gráfico de Sabadell, este experto observa que “tiene un primer soporte en la banda 3.59/65 euros. Si perdiera estos niveles podríamos pensar en caídas hasta los 3.25 euros”.

Con respecto a este sector, Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital EAFI, dice que “técnicamente el diferencial de los dos grandes bancos con respecto a la banca mediana se está empezando a reducir. Los dos grandes bancos se están tomando un respiro, de momento lo dejamos de lado porque se puede entrar a precios más atractivos”.

La suerte cambia de lado. Sacyr y Grifols, los ganadores de la semana

 

Parecía que a Sacyr le había mirado un tuerto. De él se rumoreó que sería expulsado del Ibex 35, en verano Mutua Madrileña le dejó colgado saliendo de su accionariado, su filial Vallehermoso sólo le daba dolores de cabeza y, al final, con todo esto encima, se convirtió en el valor más penalizado del año. Pero esta semana la constructora ha girado las tornas a su favor y escala a lo más alto de la tabla con un 12,47% de revalorización. Miguel Cedillo, jefe de análisis técnico de Dracon Partners EAFI, dice ahora de él que “podría haber tocado suelo. Esperemos a ver si desarrolla una figura de vuelta. De momento puede ser momento de pensar en abrir largos”, consideración que comparte Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI, quien recomienda “comprar Sacyr con objetivo en los 7 euros”.

Además >>  La eurozona debatirá en la próxima cumbre un paquete de estímulo de 130.000 millones

Otro valor al que de repente le ha sonreído la suerte es Grifols. En lo que llevamos de año se deja un 12,94%, pero esta semana sube al podio de las ganancias con un avance del 7,44%. Esta ventaja estaría propiciada por la desventura de uno de sus competidores europeos, Octapharma, pues Alemania, Italia, Suecia y Francia han retirado de su mercado Octagam. Se calcula que este medicamento copaba un 10% de la cota de mercado, por lo que sus rivales, como Grifols, podrían hacerse con este jugoso trozo de tarta comercial. Con respecto a la situación técnica de Grifols, Cedillo observa que “ha roto su media móvil de largo plazo y esta rompiendo el canal bajista dentro del que se ha venido moviendo”, por ello considera que “es buen momento para comprar y, por debajo de los 10 euros cerraría posiciones”.

El Ibex 35 suspende otra semana más

Si los 11.000 puntos eran la asignatura pendiente para el Ibex 35, éste no la consigue aprobar por más que lo estudia y, es que, con todo lo anterior pesando sobre los hombros, el camino hacia los 11.000 puntos es difícil. Cuesta arriba, Alejandro Martín incluso comenta que “mientras el Ibex 35 no sea capaz de superar los 10.950 puntos, hay una probabilidad muy alta de que los precios se vayan hacia abajo”. Y, cuesta abajo, Cedillo tranquiliza los ánimos y no contempla “hasta que no toque los 10.250 puntos, en caso de que los perdiese, el siguiente nivel lo encontramos en los 9.925 puntos”. En cambio, “un rebote desde los 10.250 nos llevaría a atacar los 11.000 puntos. Si rompe los 11.000 puntos veríamos los 11.500 e incluso los 12.000”.

Al final, y como es casi dinámica semanal, el indicador español ha sido el más penalizado del conjunto europeo. En la semana se deja un 0,51%. Tras él caminan el EuroStoxxx (- 0,51%), el CAC (- 0,65%) y, de lejos, pero también vestido con hábito rojo, el Dax (- 0,38%). En el indicador alemán Martín incluso considera que ha llegado el momento de “ponerse cortos”.

Rocío Fernández, Redacción Estrategias de Inversión

Banco Santander, acoso y derribo al Ibex35