La bolsa española enmudece en su lateralidad. Otra vez la misma pregunta ¿hay bolsa sin bancos?

 

Moisés Romero.

“Hace tiempo que estamos fuera de los bancos y nos va a costar mucho volver. El esfuerzo de estudiar y entrar en estas compañías no compensa los resultados” (Francisco García Paramés, Bestinver, en su tercera conferencia anual de inversores). Lo escribí en abril y lo rescato, porque no es el único gestor de prestigio que mantiene esta visión sobre la banca española. La mayor parte de ellos reniega de los bancos españoles, pero a diferencia de Paramés, que manifestó entonces que la exposición de sus fondos gestionados en Bestinver a la Bolsa española es prácticamente nula, gran parte de los gestores nacionales intenta desde hace meses hacer un difícil encaje de bolillos: recomendar la Bolsa española, pero excluyendo del listado a los bancos ¿Es posible la recuperación ordenada y sostenida del mercado español sin la colaboración de los bancos? La respuesta es NO, sin paliativos. Si bancos no hay paraíso en el Ibex, porque su peso es muy alto y sus ramificaciones al resto del mercado muy largas y profundas. Desde el comienzo del Gran Rebote en marzo del año pasado se ha ratificado el fenómeno. Lo mismo sucede en lo que llevamos de año. El Ibex y la Bolsa bailan al compás de los dos grandes bancos. Sólo hay dos excepciones: Telefónica y Repsol. Pero sólo son dos. Por eso, la Bolsa española enmudece, en su lateralidad, que es como definen los técnicos a la pérdida de interés de los participantes.

 Dos cruces de la misma moneda: a los bancos españoles e italianos no les dejan levantar la cabeza, pero ambos van en distintas direcciones. La agencia de calificación crediticia Moody´s asegura que el incremento de la morosidad registrado en el mes de agosto, y que situó la tasa en el 5,61%, la más alta desde febrero de 1996, es “negativo para el crédito de las instituciones financieras españolas” y considera que su rentabilidad seguirá “bajo presión” durante los próximos entre 12 y 18 meses”. En un informe sobre el crédito, Moody”s señala que un incremento de los activos no rentables y unos mayores requisitos en las provisiones por créditos fallidos afecta negativamente a la rentabilidad, lo que en última instancia impacta en la capacidad de generación de capital interna de los bancos y podría traducirse incluso en pérdidas netas. La agencia destaca que, aunque con menor intensidad, todavía espera que continúe el “deterioro en la calidad de los activos” durante 2010 y 2011 debido, entre otro motivos, a que España necesitará varios años para digerir el exceso de oferta en el mercado inmobiliario”.

Asimismo, este deterioro continuado también se debe al impacto de la crisis del sector inmobiliario en la economía española, que afectará negativamente a la capacidad de proveer deuda de las empresas prestatarias, así como al elevado nivel de desempleo, en torno al 20%, que continuará presionando la calidad del crédito de los hogares.

Por otro lado, la agencia señala como “positivo” para el crédito la cantidad de reservas para hacer frente a las pérdidas derivadas de los préstamos que los bancos españoles han sido capaces de acumular por su capacidad de generación de beneficios, y que, en concreto, alcanzaron en agosto los 61.136 millones de euros.

Sin embargo, remarca que los bancos necesitarán seguir asignando una gran parte de su capacidad de generación de beneficios a las posibles pérdidas futuras que se derivarán de la tendencia negativa que la agencia espera en la calidad de los activos para los próximos meses.

Así, subraya que el elevado nivel de activos no rentables se suma a otros factores que está afectando a la capacidad de los bancos para generar beneficios, como unos mayores costes de financiación al por mayor, una menor demanda de crédito y los costes de reestructuración a los que se enfrentan las instituciones que están llevando a cabo esfuerzos de consolidación.

En este sentido, el director del Centro del Sector Financiero de PwC e IE Business School, Luis de Guindos, también ha dicho esta semana que la banca española necesita entre 35.000 y 40.000 millones de euros para afrontar las mayores exigencias de capital derivadas de la nueva regulación financiera internacional. En la presentación de un informe sobre Basilea III, De Guindos pronosticó que para captar estos recursos las entidades financieras recurrirán a la venta de participaciones industriales, sobre todo cajas de ahorros y bancos de tamaño mediano

LA MOROSIDAD, EN MÁXIMOS DESDE 1996

La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito (EFC) a particulares y empresas se situó en el 5,61% en agosto, lo que supone una subida de 0,14 puntos respecto a la tasa de julio (5,47%) y de 0,67 puntos sobre el nivel de agosto de 2009 (4,94%), y su nivel más elevado desde febrero de 1996, según datos del Banco de España.

Además >>  Hora de tomar posiciones bajistas en el oro: objetivo en 1.260 dólares

Los créditos dudosos alcanzaron en agosto 102.502 millones de euros, su nivel más elevado de la historia, lo que supone un aumento de más de 2.000 millones de euros respecto a julio y de más de 11.600 millones respecto al mes de agosto de 2009.

Moody”s explica que el aumento de la tasa de morosidad, que llegó a alcanzar el 0,72% a finales de 2006, se debe principalmente al deterioro de la calidad de los activos en el sector inmobiliario, aunque señala que los problemas de la economía española en general también se tradujeron en problemas en la calidad de activos en otros sectores y entre los consumidores. Sin embargo, también reconoce que el ritmo de deterioro se ha ralentizado en 2009 y ha regresado a una tasa moderada de crecimiento.

HAY QUE VENDER ACTIVOS

 

El Banco de España urge a las entidades financieras a rearmar el colchón de provisiones. El supervisor está reclamando a bancos y cajas que aceleren las desinversiones en activos no estratégicos para generar nuevas plusvalías con las que recomponer sus reservas, especialmente la dotación genérica, la despensa que ayuda a cubrir los riesgos futuros.

Las previsiones que hace un año apuntaban que el sector vería lo peor de esta crisis en 2010 se han venido abajo y está interiorizada la idea de que pintan bastos hasta 2012. Se espera que el margen de intereses de la banca disminuya un 15% cada año entre 2010 y 2012. Y con la certeza de que la morosidad, aunque a ritmo más lento, aún seguirá subiendo desde el 5,5% actual, la consigna del regulador es nítida: hay que hacer caja y llenar las alforjas, ante la persistencia de la incertidumbre económica. “Todos tenemos que vender lo que nos quede, a unos más y a otros menos”, dicen en el sector, donde algunas entidades resaltan que en los próximos meses deberán acelerar el consumo de provisión genérica para esquivar las pérdidas.

…Y LA BANCA ITALIANA RECORTARÁ DIVIDENDOS

Los grandes bancos italianos se muestran partidarios de reducir drásticamente la retribución repartida entre sus accionistas en vez de recurrir a ampliaciones de capital para adaptarse a las nuevas exigencias de capitalización marcadas por Basilea III.

Así, el diario “Financial Times” señala que, a pesar de encontrarse entre las entidades menos capitalizadas de Europa, UniCredit, Intesa Sanpaolo y Monte dei Paschi rechazan “categóricamente” recurrir a emisiones de acciones para cumplir con los nuevos estándares internacionales.

“En su lugar, la política de dividendos será el verdadero punto decisorio y de flexibilidad”, afirmó un alto directivo del sector citado por el periódico británico, mientras que otro banquero señaló que “para fortalecer la capitalización es perfectamente posible recortar el ratio histórico de retribución”.

La banca italiana históricamente ha distribuido en concepto de dividendos cerca de la mitad de sus ganancias, pero la reciente decisión del Comité de Basilea de Supervisores Bancarios de incrementar los requisitos de capital de las entidades desde el 2% al 7% en 2019 ha puesto en entredicho esta tradición.

“Recortar el dividendo será una cuestión políticamente sensible en Italia, donde fundaciones bancarias provinciales mantienen significativas participaciones incluso en los grandes bancos y financian gran parte de sus proyectos sociales con los réditos de estas acciones”, apunta el rotativo.

Asimismo, el periódico sugiere que entre el sector se extiende la opinión de que, a pesar del periodo de adaptación fijado por Basilea III, el mercado premiará a aquellas entidades que cumplan antes con los nuevos requisitos.

De hecho, algunas entidades europeas como Standard Chartered y Deutsche Bank han lanzado ya sendas ampliaciones de capital, mientras otros bancos comienzan a desprenderse de activos de riesgo. Incluso el transalpino Banco Popolare emitió este domingo 2.000 millones de euros en acciones.

Por su parte, la banca italiana confía en cumplir en 2013 tanto con el umbral del 7% de Basilea III e incluso con el denominado “colchón sistémico” de dos puntos porcentuales extra para los grandes bancos.

La bolsa española enmudece en su lateralidad. Otra vez la misma pregunta ¿hay bolsa sin bancos?
Tagged on:                     

Comments are closed.