Chema Fandiño: Caminos opuestos

 

El Ibex continúa bajo dominio bajista sin levantar cabeza. Europa atascada en el lateral, con los osos asediando soportes clave. En Wall Street los alcistas son dueños y señores con la subida libre como escenario.

COMPLICADO ESCENARIO EN EL IBEX. El selectivo español ha perdido el canal alcista desarrollado desde los 7.161 puntos durante el pasado mes de marzo. Como última esperanza alcista, queda una posible bandera de consolidación en forma de zig zag (a,b,c) que alcanzó la media móvil de las 200 sesiones, trazando un segundo mínimo descreciente en los 7.716 puntos. Si los bajistas logran perforar dichos niveles, los 7.500 puntos quedarán en el punto de mira como mínimo, abriendo un posible escenario correctivo más complejo.
COMPLICADO ESCENARIO EN EL IBEX. El selectivo español ha perdido el canal alcista desarrollado desde los 7.161 puntos durante el pasado mes de marzo. Como última esperanza alcista, queda una posible bandera de consolidación en forma de zig zag (a,b,c) que alcanzó la media móvil de las 200 sesiones, trazando un segundo mínimo descreciente en los 7.716 puntos. Si los bajistas logran perforar dichos niveles, los 7.500 puntos quedarán en el punto de mira como mínimo, abriendo un posible escenario correctivo más complejo.

Retomamos el pulso a los mercados después de casi treinta días, en los que dejamos al selectivo español en punto muerto sobre los 8.416 puntos, luchando por mantener el hueco alcista de los 8.246 puntos y las medias móviles de las 20 y 50 sesiones, allá por el veinte de marzo. Días después, los toros fracasaron en su ofensiva de atacar máximos, poco antes de alcanzar los 8.500 puntos. Desde los 8.461 puntos, sus oponentes lanzaron un severo ataque que ha llevado al Campeador a perder el canal alcista que venía dibujando desde los 7.161 puntos. El día cinco del presente mes, los osos trazaron nuevos mínimos en los 7.716 puntos, alcanzando la importante media móvil de las 200 sesiones que fue perforada ligeramente intradía.

La dura caída desde los 8.670 puntos hasta los nuevos mínimos se ha desarrollado en cinco subondas, tras las cuales se ha producido un fuerte rebote que logró alcanzar los 8.179 puntos el jueves pasado. Zona donde se encuentra la media móvil de las 20 sesiones y correspondientes al 50% de toda la caída previa. Desde allí, los osos han vuelto a la carga, llevando al Campeador hacia los niveles de los 8.000 puntos que ayer volvió a perder, para cerrar en los 7.948 puntos.

De momento, mientras los toros mantengan el hueco abierto el día diez de abril, entre los 7.910 y los 7.872 puntos, tras el cual levantaron una sólida y extensa envolvente hasta los mencionados 8.179 puntos, se mantendrán las opciones de reanudar los ascensos para salir de la zona de riesgo. Por el contrario, si los bajistas consiguen cerrar dicho hueco, abrirían la puerta para asaltar de nuevo la media móvil de las 200 sesiones que se encuentra situada sobre los 7.827 puntos.

Perder dicha media móvil dejaría a los alcistas en una complicada situación en el Campeador. El zig zag (a,b,c) que buscábamos desde el inicio de la corrección ya ha sido trazado completamente, con un máximo y dos mínimos decrecientes, dejando dibujada una posible bandera de consolidación. Perder los 7.716 puntos y la bandera, avisaría del alto riesgo de una corrección más compleja y de la probabilidad de buscar como mínimo los 7.500 puntos. O tal vez los 7.350 puntos que corresponden con el 50% de retroceso Fibonacci de toda la subida previa desde los 5.900 puntos. Importante por tanto para el ejército alcista resistir por encima de los 7.910/872 puntos para no dar opciones a los osos de hacer más daño en nuestro selectivo.

Europa

El Emperador europeo se ha mantenido dentro del lateral que venía definiendo entre los 2.750 y los 2.563 puntos durante los pasados treinta días. Los osos lograron perforar definitivamente la directriz alcista y alcanzar durante la corrección los 2.566 puntos, desde donde sus oponentes volvieron a responder sin trazar nuevos mínimos. Las dos últimas ofensivas de los toros desde la parte inferior del lateral han llegado hasta el mismo nivel, los 2.680 puntos. En la más reciente, durante la semana pasada, se recuperaron la directriz alcista y las medias móviles de las 20 y 50 sesiones. Pero los osos reaccionaron rápido, perdiéndolas nuevamente y consiguiendo llevar al Eurostoxx hasta los 2.600 puntos en la sesión de ayer, cerrando la sesión nueve puntos más arriba.

Se mantiene hasta el día de hoy la indefinición, sin que ningún bando logre conquistar el lateral. Si bien la iniciativa en el corto plazo la mantienen los bajistas mientras sus adversarios no superen los mencionados 2.680 puntos. Queda abierta la posibilidad de un doble techo o doble suelo de casi 200 puntos de proyección, según se conquisten los 7.560 o los 7.750 puntos en el selectivo europeo por uno u otro bando.

En el Káiser alemán los osos respondieron con contundencia tras alcanzar la zona de máximos históricos y los niveles de los 8.074 puntos. Los bajistas lograron perforar en su ofensiva la directriz alcista y las medias móviles de las 20 y 50 sesiones para terminar alcanzando los 7.608 puntos. Desde esos niveles, los toros han intentado recuperar la directriz y las medias móviles perdidas, pero hicieron de resistencia, frenando el ataque sobre los 7.885 puntos la semana pasada. Habrá que ver si los alcistas logran mantener los 7.600/560 puntos en pie o los osos consiguen conquistarlos para ir en busca de la media móvil de las 200 sesiones sobre los 7.350/400 puntos. Ayer cerró la sesión en los 7.682 puntos.

Además >>  Las 5 razones de Ian Coleman para comprar USDCAD

También los bajistas lograron detener la brillante ascensión del Gentleman inglés, desarrollada desde los 5.600 hasta los 6.533 puntos. Después de perder la directriz alcista que le guiaba e intentar recuperarla, los osos atacaron con fuerza llevando al selectivo británico hasta los 6.214 puntos, niveles cercanos al 38,20% de retroceso Fibonacci de la subida previa, dejando atrás las medias móviles de las 20 y 50 sesiones.

 

Posteriormente, los toros reaccionaron hasta alcanzar los 6.423 puntos la semana pasada, recuperando ambas medias móviles. Poco duró el Gentleman por encima, el lunes pasado volvieron a ser cruzadas a la baja. Ayer cerró la sesión en los 6.304 puntos. De momento, todo indica a un movimiento lateral previo a nuevas alzas entre los 6.533 y los 6.200 puntos. Por debajo, los osos podrían buscar los 6.000 puntos y la media móvil de las 200 sesiones.

Los alcistas se defendieron bien de la corrección en el general De Gaulle francés sin llegar a poner en riesgo el soporte de los 3.600 puntos. Pero los bajistas lograron alejarse de los 3.800 puntos para alcanzar los 3.638 puntos, desde donde sus oponentes contraatacaron hasta los 3.788 puntos. Lucha por conquistar de nuevo la directriz alcista perdida y las medias móviles de las 20 y 50 sesiones. Como sus homólogas europeas, parece estar dentro de un lateral previo a nuevas alzas. Si bien la salida del doble suelo trazado en los 3.600 puntos y que confirmó conquistando los 3.800 puntos ha fallado y eso no es una buena señal para los toros.

El César italiano ha seguido sufriendo con dureza el ataque bajista. Perdió la media móvil de las 200 sesiones hasta llegar a los niveles de los 15.000 puntos. Zona de mínimos alcanzados en noviembre del pasado año e importante soporte que corresponde con el 50% de retroceso Fibonacci de la subida previa desde los 12.295 puntos. Desde allí reaccionaron los toros con fuerza hasta alcanzar los 16.000 puntos, donde la media de las 50 sesiones hizo de freno y los osos reaparecieron la semana pasada.

Ayer cerró sobre los 15.533 puntos con los alcistas luchando por no volver a perder la mencionada media móvil de las 200 sesiones. Mientras los alcistas no logren conquistar los 16.250 puntos no darán señales de fortaleza para creer en un posible giro a la severa corrección.

Wall Street

Bien diferente ha sido el escenario al otro lado del Atlántico durante los pasados treinta días. Ajenos a la indefinición en Europa, los alcistas han continuado controlando la situación en todo momento, llevando al General Custer a superar los máximos históricos y rozar los 1.600 puntos. Desde allí, los bajistas han amagado con iniciar una corrección el lunes pasado, con una dura caída hasta los 1.550 puntos y dibujando una extensa vela marubozu completamente sólida. Pero los alcistas respondieron contundentemente ayer, cerrando sobre los 1.574 puntos con una vela penetrante y recuperando la media móvil de las 20 sesiones perdida el día anterior. No habrá riesgo de mayores caídas para el corto plazo mientras los toros mantengan los 1.538 puntos y la directriz alcista que le guía desde los 1.343 puntos.

El Nasdaq Composite llegó a superar los 3.306 puntos la semana pasada, después de un intento bajista de perforar los 3.200 puntos sin éxito a primeros de abril. Como su homóloga, el lunes sufrió un serio ataque que le llevó a perder casi 100 puntos hasta alcanzar los 3.213 puntos y la media móvil de las 50 sesiones. Dejó como el S&P500 una contundente vela bajista que el martes fue contestada convenientemente con un posible harami alcista que deberá ser confirmado superando los 3.283 puntos. Ayer cerró en los 3.264 puntos.

Vía|Chema Fandiño

Chema Fandiño: Caminos opuestos
Tagged on:                 

Comments are closed.