Chema Fandiño: Con o sin el Ibex

 

El Ibex vuelve a fallar en la frontera del miedo. El Dax tira de Europa y sigue con la interminable subida libre absoluta. Wall Street consolida posiciones sin presión bajista tras alcanzar nuevos máximos.

Sin miedo footsie
SIN MIEDO EN EL FOOTSIE. El selectivo británico se enfrenta sin complejos a los máximos del año 2007 y a la zona superior del canal alcista, sobre los 6.754 puntos. En el gráfico de velas mensuales, se aprecia la espectacular figura alcista que está desarrollando en los dos últimos meses. Tras el martillo trazado en abril sobre los 6.216 puntos, el Gentleman levanta en mayo un extenso y sólido marubozu que alcanzó ayer los 6.755 puntos. El doble suelo del largo plazo desarrollado y confirmado entre los 4.970 y los 6.100 puntos tiene un potencial de subida hasta los 7.200/300 puntos para los próximos meses. Mientras no pierda el claro soporte que dejó entre los 6.100/200 puntos, ese escenario no se verá alterado. Antes, se encontrará con los máximos históricos alcanzados en el año 1999, sobre los 6.950 puntos.

Se obstinan los alcistas en continuar con la dilatada ofensiva en la renta variable, mientras el Campeador se vuelve a frenar en la frontera del miedo. El selectivo español volvió a pinchar en hueso sobre los 8.620 puntos, fracasando una vez más en el nuevo intento de romper resistencias en busca de máximos. El último búnker bajista volvió a resistir y su bandera permanece en lo alto sin ser conquistada.

El Campeador rápido mostró la imposibilidad de cruzar los 8.620 puntos. Tras la primera hora de escaramuzas entre los 8.550 y 8.600 puntos, los alcistas cruzaron con fuerza para intentar superar los 8.620 puntos. Europa continuaba con la ofensiva y por un momento pareció llegado el día de romper con la durísima resistencia. Pero fue sólo eso, un momento. Sobre los 8.613 puntos, los osos salían en tromba de las trincheras para devolver al Campeador a los 8.550 puntos. Tras perder ese nivel, los toros tiraban la toalla y se retiraban de manera cobarde.

En la huida dejaron atrás los 8.500 puntos y poco antes de la apertura americana se alcanzaban mínimos de la sesión en los 8.450 puntos. Los descensos rondaban el -1,5%. Un jarro de agua fría tras el buen cierre del viernes y la bonita figura de giro trazada la semana pasada. Los osos buscaron la parte inferior de la sólida vela posterior al martillo de la mencionada figura. Antes del cierre, los alcistas reaccionaron y lograron arreglar el cobarde movimiento, salvando los 8.500 puntos. El Campeador terminó quince puntos más arriba con un descenso del -0,78%. Pudo ser peor.

Deja trazada una vela de cuerpo real rojo y amplia sombra inferior sobre la media móvil de las 20 sesiones que mantiene vivas las esperanzas alcistas de volver a por los 8.620/70 puntos. Pero también un nuevo aviso de sus oponentes. Saben de la importancia de la divergencia que marca el Ibex y van a defenderla hasta el final. Perdiendo la media móvil de las 20 sesiones, los osos obligaran a buscar los 8.366 puntos para intentar desdibujar la figura de giro. Mal comienza la semana en el Campeador. Veremos si afecta al resto de sus homólogas.

Europa

Si tenaz es el aguante de los osos en el Campeador, empecinada es la fortaleza de los toros en el resto de selectivos. En Europa, destacó el ímpetu que imprimió nuevamente el Káiser germano. Los bajistas no encuentran modo de parar la intrépida subida libre de los blindados. Trazó una pequeña peonza en forma de martillo, ascendiendo un +0,69% hasta los 6.455 puntos. No hay señales de agotamiento alcista.

También destacó el coraje del Gentleman frente los máximos del 2011. Las fuerzas especiales británicas coronaron ayer los 6.755 puntos, con una subida del +0,48%. Dibujó una sólida vela verde con ligera sombra inferior que pide más altura. Ni los mencionados máximos, ni la parte alta del canal alcista logran meter presión a los toros. Parecen dispuestos a seguir con la ofensiva en busca de los 6.950 puntos, máximos históricos alcanzados en el año 1999. Y así será mientras mantengan los 6.600/533 puntos en el corto plazo.

Además >>  Chema Fandiño: Un discurso sin volumen

Sigue mostrando una gran solidez el general De Gaulle francés. Tras superar el objetivo mínimo del triple suelo sobre los 4.000 puntos, continuaron con la ofensiva alcanzando ayer los 4.022 puntos con un ascenso del +0,54%. Nuevos máximos trazando una sólida vela con ligera sombra inferior. La legión tampoco sufre de agotamiento y mantiene el asedio. No tendrá dificultades para seguir avanzando mientras mantenga los 3.900 puntos en el corto plazo.

 

Menos ímpetu mostró ayer el Emperador europeo pero sí firmeza. Los osos obligaron a probar la solidez del los 2.800 puntos. Los toros sujetaron sin problemas los niveles de rotura y terminaron ascendiendo un +0,23% hasta los 2.824 puntos. Trazó un martillo de larga sombra que muestra el rechazo a la presión bajista. Sólo perdiendo los 2.750/60 puntos en el corto plazo, los osos evitarán que sus adversarios alcancen los 2.887 puntos y la parte alta del canal alcista del medio/largo plazo.

En el César italiano, los bajistas intentaron emplearse después de ceder la última resistencia de los 17.557 puntos antes de los máximos. Llevaron al selectivo italiano hasta los 17.354 puntos. Pero a cierre sus adversarios lograron sobreponerse y cerrar en los 17.506 puntos con un descenso del -0,56%. Queda trazado un martillo que cierra por encima de niveles de apertura. Como el selectivo europeo, muestra el rechazo a corregir. Veremos si los bajistas vuelven a intentar alcanzar el soporte de los 17.000 puntos. Mientras no consigan perforarlo, todo apunta a máximos.

Wall Street

En Wall Street, los alcistas se tomaron un merecido descanso sin apreciarse de momento presión de sus adversarios. Tranquilidad en todos los índices. El general Custer cerró plano sobre los 1.666 puntos con un marginal descenso del -0,07%, tras alcanzar nuevos máximos en los 1.672 puntos. Dibuja un pequeño doji que no parece de agotamiento, sino de consolidación. Mientras no pierda los 1.650 puntos esta semana, los bajistas no tendrán opciones de testear los 1.600 puntos.

Misma situación en el Nasdaq Composite. Se quedó plano descendiendo un -0,07%, hasta los 3.496 puntos, después de alcanzar nuevos máximos sobre los 3.509 puntos. Pequeña peonza en forma de martillo invertido que todo indica a breve pausa antes de seguir con las alzas. Los osos siguen sin atreverse a dar la cara en los selectivos americanos.

Vía|Chema Fandiño

Chema Fandiño: Con o sin el Ibex
Tagged on:                 

Comments are closed.