Chema Fandiño: Y Johnny cogió su fusil

 

Sesión de ida y vuelta en Wall Street. Primera señal bajista tras un mes de subidas. El Ibex continuó sin reaccionar, llegan los osos sin alcanzar nuevos máximos relativos. Europa no se detuvo y marcó nuevos máximos. Hoy cita con los soportes tras la irrupción bajista.

grafico spx 20130523
PRIMER ZARPAZO BAJISTA EN WALL STREET. Ayer se vivió un jornada de vuelta al otro lado del Atlántico que ha cogido desprevenidos a los selectivos europeos. Pero lo peor ha sido el batacazo del Nikkei japonés de más del -7%. El general Custer descendió hasta la directriz acelerada tras superar el canal alcista y marcar máximos en los 1.687 puntos. Tras el primer golpe de los osos, habrá que ver si logran alcanzar los 1.600 puntos, base del mencionado canal. Antes deberá perforar la media móvil de las 20 sesiones. Más abajo, el sólido soporte de los 1.538 puntos.

Prosiguió el enigmático comportamiento que viene ofreciendo el Campeador durante toda la semana. Preocupante falta de solvencia para enfrentarse a las resistencias, mientras el resto de bolsas vive un espectacular momento alcista. En la sesión de ayer, se volvió a repetir la historia. Nuevos máximos en el resto de selectivos y el índice español buscó nuevos mínimos diarios, en busca del primer soporte. Como parte positiva del día, los bajistas también reincidieron en su actitud. A pesar de dominar, se retiraron en la parte final de una violenta sesión con fuertes bandazos entre los 8.505 y 8.381 puntos. La jornada quedó en tablas, con un mínimo descenso del -0,02% hasta los 8.462 puntos. Dejó dibujado un nuevo y alargado martillo, casi doji, sobre zona de soporte. Veremos hoy, tras la aparición de los bajistas en Wally, hasta donde llega el zarpazo bajista y si conquistan los 8.287 puntos a cierre.

Mientras se mantenga esa divergencia sin superar los máximos sobre los 8.755 puntos, queda como un peligroso aviso a navegantes. Algo no ha funcionado bien. Y no sólo en el corto plazo. Ver como el resto de grandes bolsas han marcado nuevos máximos tras la corrección de primeros de año y el Campeador sigue imposibilitado de hacerlo, puede traer serios problemas para el medio plazo. La directriz bajista del largo plazo está también sin cruzar. No debemos olvidar la causa por la que no logra pasar estos niveles. Y hay que mirar hace un año. La siniestra figura en velas mensuales de los tres cuervos negros de marzo, abril y mayo del 2012.

Esa temible formación de tres grandes velas rojas lleva deteniendo al Ibex cinco meses. Los alcistas no han sido capaces todavía de cerrar un mes por encima de la figura alada que marca los 8.625 puntos en su primera vela. La maldición que trae consigo es ver nuevos mínimos, tras un fuerte rebote posterior a la figura. Puede alcanzar e incluso superar la parte superior de la misma, para volver después a hundirse a por nuevos mínimos. En este caso, los 5.900 puntos. Ya lo hemos comentado en algún análisis.

La alada formación de los osos, se enfrenta al alto potencial de la otra pauta alcista que venimos vigilando desde el otoño pasado. El extenso HCH invertido de casi dos años de desarrollo que puede poner fin a la tendencia bajista del largo plazo. Necesita alcanzar y superar la clavicular sobre los 9.000/300 puntos para confirmar su figura. Esta pauta podría llevar al Campeador hasta los 12.000 puntos en el medio/largo plazo. Es por ambas figuras y por la necesidad de confirmación en Europa de nuevos máximos en todos los índices, por lo que el momento actual es de una escondida importancia. La sana corrección parece llega, tras el vertiginoso rally en la renta variable que alcanza más de un mes de alzas consecutivas. Si se produce sin ver nuevos máximos en el Ibex, la advertencia podrá traer alguna oscura estrategia más allá del corto plazo.

Europa

El Emperador europeo alcanzó ayer nuevos máximos en los 2.840 puntos, para terminar la sesión sobre los 2.835 puntos, con un ascenso del +0,47%. Dibujó una extensa vela verde con alargada sombra inferior que volvió a frenarse sobre los 2.800 puntos. Vela que no presagiaba la llegada de los osos, todo lo contrario. Todo parecía indicar a cierre que los toros intentarían alcanzar los 2.887 puntos hasta la parte alta del canal alcista antes del finalizar la semana. Habrá que ver si hoy los bajistas logran cerrar por debajo del soporte de los 2.750/60 puntos, tras el primer golpe al otro lado del Atlántico. Mientras no se pierdan esos niveles, no habrá mayores riesgos. Sano descanso para aliviar sobrecompra.

Además >>  ¿En qué consiste realmente el 'dividendo' de Google?

Los nuevos máximos en el Káiser germano tocaron ayer los 8.557 puntos. La subida final fue del +0,69% hasta los 8.530 puntos. Dejó una sólida vela alcista tras el doji previo que tampoco advertía del zarpazo bajista. En principio, los toros traen mucha fuerza en la vertiginosa subida libre y no parece que sus adversarios puedan hacer mucho daño. Conquistando los 8.358 puntos a cierre, los osos podrían intentar alcanzar los 8.200 puntos en próximas sesiones, nivel por donde pasa la media móvil de las 20 sesiones. Mientras los blindados mantengan ese soporte, saludable corrección para purgar las extensas alzas en el Dax.

 

Misma situación en el Gentleman inglés. Nuevos máximos que alcanzaron ayer los 6.875 puntos para acabar sobre los 6.840 puntos con un ascenso del +0,59%. Dejó una sólida vela alcista con sombras en ambos extremos que parecía ir en busca de los máximos históricos. Veremos hoy si los toros aguantan los 6.669 puntos. Por debajo, los 6.600 puntos y la media móvil de las 20 sesiones. Mientras no se pierdan esos niveles, no habrá más que una lógica reacción a las fuertes subidas, para iniciar un lateral que seguramente vuelvan en busca de los máximos históricos sobre los 6.950 puntos.

Tampoco en el general De Gaulle se intuía ayer la aparición de los bajistas. Se alcanzaron nuevos máximos sobre los 4.058 puntos para cerrar la sesión sobre los 4.051 puntos con una subida del +0,37%. La vela trazada con pequeño cuerpo real y extensa sombra inferior sobre los 4.009 puntos, auguraba un buen cierre semanal. Primer nivel a vigilar tras el contraataque bajista, los 3.900 puntos.

El César italiano ascendió ayer un +0,77% hasta los 17.545 puntos, alcanzando altos en la sesión sobre los 17.591 puntos. La vela alcista trazada con alargada sombra inferior apuntaba ya al asalto hacia máximos anuales. Tras el asalto bajista, los osos deberán perforar los 17.000 puntos para hacer daño.

Wall Street

En Wally, la sesión también alcanzó nuevos máximos en el general Custer sobre los 1.687 puntos. Las subidas rozaban el +1%. Pero ayer era el día elegido por los osos para intentar poner freno a la subida libre. El selectivo americano se daba la vuelta y caía con fuerza hasta la primera zona de soporte sobre los 1.650 puntos y la directriz acelerada. El descenso final fue del -0,83% para terminar en los 1.655 puntos. Trazó una extensa vela de cuerpo real rojo y amplia sombra superior. Primer golpe bajista de cierta entidad tras casi cinco semanas de continuas alzas. Veremos si los osos consiguen alcanzar los 1.600 puntos.

El descenso en el Nasdaq Composite fue del -1,1% hasta los 3.463 puntos tras alcanzar máximos en la sesión sobre los 3.532 puntos. Trazó una vela de vuelta muy similar a su homóloga. Iniciado el contraataque de los osos, el primer soporte a derribar será los 3.400 puntos y más abajo, el hueco abierto sobre los 3.370/40 puntos. Mientras no se cierre el hueco, no habrá más que una lógica corrección tras las fuertes subidas desde los 3.200 puntos.

Chema Fandiño: Y Johnny cogió su fusil
Tagged on:                 

Comments are closed.