Cosas – 34

 

* Me escribe un amigo:

“Hoy hice un experimento que a partir de ahora será norma. Como sabes el viaje semanal a (nombre de una localidad española) son unos 400 Km ida y vuelta). Como sabes, mi coche lleva un control electrónico de la velocidad y el consumo muy fiable (como casi todo lo alemán, que suele estar bien construido). Y menuda sorpresa: si pongo el coche a 100 Km justos por hora, el consumo real pasa de los 8,5 a los cien de antes a los 6. Pero la sorpresa es que solamente tardo unos 15 minutos más en el recorrido y me entero que los camiones van siempre a 90 por hora y los autobuses a cien. (Nombre de mujer) dice que es el viaje mejor que en la vida hizo de (nombre de una localidad española) a (nombre de otra localidad española), y yo me quedé con cara de panoli al ver la diferencia de consumo, que en principio parece una bobada, pero es mucha pasta. Pero lo mejor es que aquellos coches que yo los pasaba al límite sin multa de 140Km/h, no sabía el motivo de ir tan lentos. Hoy ya lo sé. Van todos a 100 por la autopista. Empobrecimiento, que en mi vida me fijé en el consumo y muchas veces daba 9,5 o 10”.

* – Ya se ha publicado (en realidad era sencillo hacer el cálculo): para que España cumpla con el compromiso adquirido con Bruselas de alcanzar en el 2012 un déficit del 4,4% deberá aplicar unos recortes de gasto público equivalentes a 30 mM€, evidentemente tal recorte puede complementarse con aumentos proporcionales de ingresos. Bien, supongamos que los ingresos no van a aumentar porque ni se va a crecer ni los tipos van a crecer más que para compensar la caída de recaudación, por lo que la reducción del déficit recaerá en el gasto. La pregunta es: ¿qué gastos pueden recortarse y en qué cuantía para alcanzar los 30 mM€.

La otras pregunta es automática: ¿por qué no sale esto en la campaña electoral?, ¿por qué nadie pregunta en relación a este tema?. Hagámoslo aquí: ‘Sres. Candidatos. Llegado el caso y para ir meditando en ello, ¿qué gastos piensan reducir para alcanzar un monto de 30.000.000.000 de euros?’. (A ver si contestan).

* – Pienso que el hecho de que haya descendido ‘la presión sobre España en los entornos internacionales’ se debe exclusivamente a una cosa. Veamos, la economía española está igual de mal que hace un mes, o que hace dos, o que hace tres; no, en realidad está peor: en este lapsus de tiempo Goldman Sachs, Fitch, Standard &Poor’s, han publicado unas previsiones que empeoran lo que ya era malo. Además, ejemplos sobran: el mismo día 25 de Octubre, el día que se publicó la cifra, el reino tuvo que pagar un precio histórico para que le compraran deuda a tres y a seis meses.

La única razón para que esa presión haya descendido, pienso, radica en que al ser mayor la economía italiana que la española, la capacidad de Italia para causar daño es mucho más elevada que la de España.

En consecuencia, se dejaría a España en stand-by mientras que se presiona a Italia para que haga-lo-que-tiene-que-hacer, máxime teniendo en cuenta la particular situación italiana: la existencia de las dos Italias económicas y sociales.

* – El hijo de unos amigos se halla en San Francisco estudiando durante un semestre. Ayer nos llamó por Skype y yo aproveché para preguntarle cómo veía las cosas por allí a nivel social. Lo que me dijo ponía los pelos de punta, y las expresiones de su rostro enfatizaban sus palabras.  A día de la fecha la pobreza es el panorama visual cotidiano en la ciudad. Los homeless se hallan por doquier, y no, no son sólo afroamericanos, ¡ni mucho menos!, hay muchos blancos, muchos. Son legión los que se mueven junto a los puestos de venta de hotdogs y que te solicitan los centavos de cambio tras la compra, y los que se hallan a la salida de los take away mendigando comida. Y no, tampoco sucede eso tan sólo en zonas marginales, incluso en el centro es posible apreciar esta situación. ¡San Francisco!: ¡California!: la décima economía del planeta. Ahora escuchen lo que dicen los políticos, los expertos, los de allí, pero también los de aquí.

*- A 30 de Septiembre, los ingresos fiscales del Estado habían crecido el 0,8% y los gastos habían disminuido el 20%. Evidentemente esa es una forma de reducir el déficit en la que lo que se crezca o se deje de crecer importa relativamente: si los ingresos crecen poco o muy poco, los gastos caen muchísimo o requetemuchísimo, y si los ingresos disminuyen algo o bastante el gasto se reduce lo que haga falta. Y ya está.

Además >>  ¿Cuánto tiempo le queda a España antes de pedir un rescate total?

* – Pienso que lo que el Sr. Mariano Rajoy ha manifestado, no. Ni España ha tocado fondo: la economía caerá más, ni un simple cambio de color político en la Moncloa va a suponer nada en la situación económica, ni va a reducir el desempleo. La cosa es mucho más compleja, mucho más; y estoy convencido que él lo sabe.

 

* – Muy bueno el texto “España devora robots” que publicó en su Pág. 13 El País Negocios del 23.10.2011. España consume robots -que no fabrica y que tiene que importar- para elaborar bienes que, en gran medida son exportados; unos robots que aumentan la competitividad a base de reducir costes de un factor trabajo que es sustituido por esos robots y que no es ocupado porque su número no puede ser absorbido por el modelo español. Y sí, España diseña robots, lo que es genial, pero que en poco ayuda a lo anterior. Complicado, sí. (Reflexión: una unidad productiva automatizada al 100% que ocupase a cero personas y guiada por sistemas inteligentes que aprendieran de sus logros y errores, daría igual instalarla en un sitio que en otro, ¿verdad?).

* – Pienso que hay que ir más allá de la mera evidencia de las palabras que el Martes 25 pronunció el Sr. Conseller de Sanidad de la Generalitat de Catalunya: “no hay un derecho a la salud porque esta depende del código genético de la persona y de sus hábitos”. “(la salud es) un bien privado que depende de cada ciudadano y no del Estado”. (El País 29.10.2011, Pág. 1 suplemento de Cataluña). Lo que, pienso, puede deducirse de las palabras del Sr. Boi Ruiz es que el hecho de que una persona esté más o menos sana o enferma depende de su herencia cromosómica y del modo como esa persona viva, y ahí las diferentes administraciones públicas poco pueden decir.

Si en la herencia de una persona hay una probabilidad del 65% de que esa persona padezca diabetes, o si el 70% de sus antepasados han tenido una disfunción de la tensión sanguínea, ¿qué puede hacer el Estado al respecto?; si, una persona le da por empapuzarse de grasas saturadas u otra se fuma cinco paquetes de cigarrillos al día mientras deglute sin cesar whiskey, del más barato, encima, ¿qué va a hacer un Gobierno regional?.

En el primer caso, y por lo dicho, la persona tendrá que tratarse esa disfunción genética en función de sus posibilidades de renta, hasta que la ingeniería genética se halle suficientemente desarrollada ya que entonces el problema podrá ser resuelto de un plumazo, siempre a su cargo, naturalmente, ya que es un tema del ámbito privado. En el segundo cada uno debe ser responsable de lo que come, lo que sí debe recibir la persona es una buena educación nutricional (ya se discutirá si también en el ámbito público), y luego cada persona decidirá de qué se alimenta.

Que en los primeros supuestos la persona no pueda pagarse esa asistencia no compete al dinero público al tratarse de un problema privado, el que en los segundos la persona no tenga acceso a una renta que le permita adquirir alimentos sanos, tampoco.

Si se piensa con detalle, con sus afirmaciones, el Sr. Ruiz ha pasado a mostrar el camino hacia un saneamiento presupuestario importante al posibilitar la reducción del gasto público de forma efectiva. ¿No?.

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

lacartadelabolsa

Cosas – 34
Tagged on: