Cuentas para pymes y autónomos, ¿merecen la pena?

 

Santander_cuenta123La gestión de las finanzas de una empresa es igual o más importante que el control de las finanzas personales, puesto que incluyen pagos y cobros en el entorno laboral, incluyendo pagos como los impuestos estatales o las nóminas de los trabajadores. Conocer las diferentes ofertas que ofrece el mercado puede significar el acceso a condiciones ventajosas y servicios gratuitos, señalan desde el comparador HelpMyCash.com.

¿Qué podemos conseguir con una cuenta para pymes?

Si afinamos un poco la búsqueda de cuentas para nuestra empresa, rápidamente nos encontraremos con ofertas confeccionadas específicamente para el uso profesional. Normalmente podremos encontrar cuentas para pymes en casi cualquier entidad, con diferentes ventajas como la exención de comisiones, el acceso a financiación preferente o asesoramiento en materia legal, fiscal, mercantil e incluso tecnológica.  

Podemos destacar el reciente lanzamiento de la mencionada Cuenta 123 Pymes de Banco Santander. Esta cuenta para profesionales es una modalidad nueva de la Cuenta 123 para particulares que, si bien ya era posible contratarla como autónomo, ha ajustado sus ventajas al mundo empresarial. De este modo, encontramos una cuenta que ofrece devoluciones del 1 % en las nóminas de los empleados y seguros sociales, un 2 % en impuestos y un 3 % en suministros, seguridad y seguros de protección.

¿Cuáles suelen ser los requisitos de estas cuentas?

Al igual que las cuentas bancarias para particulares, las cuentas para profesionales también tienen requisitos. De hecho es posible que resulten más caras, puesto que también suelen traer más ventajas como asesoramiento o incluso seguros gratuitos.

Como exigencias habituales, podemos encontrar bancos que piden tener un cierto margen de ingresos, como los 3.000 € trimestrales para la Cuenta 123 Pymes del Santander, tener diferentes cargos domiciliados en la cuenta como por ejemplo las emisiones de nómina, los seguros sociales, impuestos o recibos, como pide la Cuenta Expansión Empresas de Banco Sabadell.

 
Además >>  Las mejores cuentas para domiciliar la prestación por desempleo

¿Es obligatorio elegir una cuenta profesional?

La respuesta es no. No existe ninguna ley que obligue a los empresarios a contratar cuentas destinadas exclusivamente para profesionales, por lo que es una elección personal. Podríamos utilizar perfectamente la misma cuenta corriente habitual para los gastos e ingresos de nuestro negocio, aunque esto nos podría generar un primer problema de entrada: no saber diferenciar nuestro dinero personal del destinado para uso profesional.

Ahora bien, si resulta que las características de las cuentas profesionales no se ajustan a nuestras necesidades, podemos simplemente optar por las cuentas nómina tradicionales y  centralizar todo nuestro flujo de dinero a través de ella. De esta manera podremos disfrutar de ventajas como la exención de comisiones, disponer de tarjetas gratis o aprovecharnos de las devoluciones sobre recibos y gastos, lo que puede suponer un importante ahorro a final de año.

Un ejemplo: imaginemos que conducimos un taxi y que tenemos un gasto de unos 700 € al mes en carburante. Si contratamos la Cuenta Nómina de Openbank, tendremos derecho a un 4 % de descuento en gasolineras Galp, para nóminas de más de 900 €, lo que supone un ahorro de 28 € al mes o 336 € al año. Un 3 % en los repostajes de Galp y Shell es lo que nos ofrece ING Direct contratando su Cuenta Nómina, con la particularidad adicional de que no requiere importe mínimo de ingresos.

Cuentas para pymes y autónomos, ¿merecen la pena?
Tagged on: