Desmontando mitos

 

Ahora es el petróleo el que centra el interés del mercado, y la crisis griega ha pasado a un segundo plano. Pero esto no será por mucho tiempo. Aquel que crea que el segundo plan de rescate griego ha sido la solución definitiva para la crisis europea, simplemente se equivoca. Grecia volverá a ser el centro de interés de los mercados, y no para bien.

David Marsh, co-presidente del Foro de Instituciones Oficiales Monetarias y Financieras, es de la misma opinión, y desmonta en WSJ 10 mitos sobre la crisis europea, que vale la pena revisar. Marsh dice así:

Los países miembros de la unión económica y monetaria parecen haber elegido desde hace años la esperanza y el dolor en lugar de la solución “big bang”, que habría sido permitir a Grecia abandonar el euro en un futuro próximo, de una manera relativamente ordenada. De todas maneras, esto no ha acabado todavía.

Para ayudar a preparar a los lectores a caminar por el pantano al que nos dirigimos, aquí hay 10 mitos sobre la crisis de la UEM que es preciso desmontar.

1. “Grecia es un país pequeño”.

Por supuesto, todo el mundo lo sabe, es sólo el 2,5% del total del PIB de la zona euro (y cada vez es más pequeño). Muchos, sin embargo, parecen sorprenderse que sea la octava economía más grande de los 17 miembros de la unión, lo que representa alrededor de dos tercios de la economía belga. Nueve miembros de la UME -Chipre, Estonia, Finlandia, Irlanda, Luxemburgo, Malta, Portugal, Eslovaquia y Eslovenia-tienen economías más pequeñas. En cierto modo, esto explica por qué los líderes de la UEM no han elegido un “big bang”. Grecia es “demasiado grande para caer” (al menos por el momento).

2. “Angela Merkel está realizando la campaña para Nicolas Sarkozy en las elecciones francesas, porque ella piensa que esto le ayudará a ganar”.

De hecho, esto es en gran medida irrelevante. A Merkel nunca le ha gustado demasiado Sarkozy, ni su estilo. Merkel cree que con cualquiera que esté a cargo de París, incluso el socialista François Hollande, Francia y Alemania alcanzarían algún tipo de acuerdo. La razón principal por la que Merkel ha decidido dar un paso al frente en la lucha por el Palacio del Elíseo, es porque ella quiere que el electorado alemán sepa que se preocupa por Europa. Haciendo hincapié en las políticas pro-europeas, Alemania gana votos en el país y también pone a la oposición demócrata a la sombra. La política es local. Todo lo demás es secundario.

3. “Si Sarkozy gana contra todo pronóstico, Francia y Alemania, por fin estarán unidas en los esfuerzos de luchar contra la crisis”.

Eso no es cierto, ya que Sarkozy va a convocar un referéndum sobre el pacto fiscal europeo si alcanza el poder. Durante 60 años, Francia ha rechazado renunciar a la soberanía sobre cuestiones presupuestarias -sobre todo bajo los preceptos alemanes.

4. “Una mayor inflación alemana, combinada con devaluaciones internas en la periferia, ayudará a resolver los problemas de competitividad en Europa”.

Eso parece estar funcionando en Irlanda, donde Patrick Honohan, gobernador del banco central, ha anunciado un recorte salarial del 40% para simbolizar los sacrificios que sus compatriotas están haciendo para ajustar la competitividad nacional. Sin embargo, nada de esto se ha visto en el resto de la zona del euro. Es altamente improbable que Alemania genere la suficiente inflación para compensar los problemas de competitividad de los países del sur de la zona euro.

5. “La oposición alemana del Partido Social Demócrata Alemán, implementaría los eurobonos si gana las elecciones en 2013.”

 

Es poco probable. Hasta ahora, Angela Merkel ha contado con el apoyo del SPD, que le ha reprendido por hacer “demasiado poco y demasiado tarde”, y ha sugerido que los eurobonos podrían ser la respuesta. Sin embargo, los principales políticos del SPD recientemente han hecho hincapié en que esa generosidad sólo se otorgaría con condiciones, que probablemente sean tan onerosas que esos eurobonos solo se limitarían a los países de la Triple A de la UEM, lo que iría en contra de su propio objetivo. Cuanto más nos acercamos a las elecciones en Alemania, es menos probable que el SPD siga a favor de medidas que pongan el dinero de los contribuyentes en situación de riesgo.

Además >>  Steen Jakobsen: no hay plan C para Grecia

6. “Un gobierno tecnócrata a largo plazo en Atenas podría ser la respuesta a las oraciones de la zona del euro”

Wolfgang Schäuble, el ministro de finanzas alemán, ha sugerido que Lucas Papademos, el amable e indeciso primer ministro griego, podría permanecer en su puesto y continuar su buen trabajo, prescindiendo de la democracia. Sin embargo, después de la tormenta de indignación con que fue recibido el comentario, Schäuble sabe que no es posible. Después de las experiencias del siglo pasado, especialmente en Grecia durante la Segunda Guerra Mundial. Alemania sabe que no puede pretender que los sistemas democráticos se pongan en suspenso.

7. “El acuerdo de rescate y la reestructuración de la deuda significa que Portugal ha salido de peligro”.

Si usted cree eso puede creer cualquier cosa. Ahora que Grecia ha presionado con éxito para bajar los tipos de interés en los préstamos reestructurados de sus acreedores privados, Portugal es probable que haga lo mismo. No es sorprendente que se esté levantando una corriente interna en el gobierno de Lisboa para aumentar la presión sobre los acreedores portugueses para lograr condiciones más favorables al igual que el caso griego.

8. “La financiación automática de los bancos centrales a los países de la UEM que están sufriendo salidas de capital, y que implica pérdidas potencialmente grandes para los contribuyentes alemanes, hace menos probable que Alemania ceda a nuevas demandas griegas”

De hecho, lo opuesto es la verdad. Alemania está presionada cada vez más para evitar la cristalización de las pérdidas, que serían muy perjudiciales no sólo para Berlín, sino también para los bancos centrales y los gobiernos de París y de Roma.

9. “Las exportaciones alemanas a los países periféricos europeos, están destinadas a ser un potente factor de apuntalamiento de la economía alemana.”

De hecho, la periferia es cada vez más irrelevante para las empresas exportadoras de Alemania. En los primeros nueve meses de 2011, las exportaciones alemanas a Grecia fueron de 3.900 millones de euros, a Irlanda 3.200 millones de euros, a Portugal 5.400 millones de euros, a España 26.500 millones de euros. Cuando usted mira a los compradores de los productos alemanes de mayor crecimiento, las cifras son mucho más grandes: a Polonia en el mismo período 33.100 millones de euros, a Rusia 25.700 millones de euros, a Turquía 15.400 millones de euros, a China 47.800 millones de euros. Pase lo que pase a la UEM, esta tendencia continuará.

10. “Ahora que van a obtener el dinero, los griegos se apaciguarán.”

Poco probable. Como dice el cliché, los alemanes y los otros países acreedores han ganado tiempo. La opinión expresada en octubre de 2011 por Jürgen Stark, ex miembro de la junta del BCE – “Los griegos piensan que hagan lo que hagan, van a conseguir el dinero” – no es necesariamente válida hoy. Una gran parte del nuevo paquete de rescate no irá a Grecia, sino que se canalizará directamente a los acreedores del sector privado. Muchas exigencias y condiciones impuestas a Grecia por los gobiernos de la UEM serán probablemente irrealizables. Cuanto más dure este callejón sin salida, más tiempo tienen los acreedores para prepararse para la eventual quiebra y la salida de Grecia de la UEM. Todo el mundo está tratando de ganar tiempo.

Carlos Montero
Desmontando mitos
Tagged on:                         

Comments are closed.