Deuda pública, un negocio…¿lucrativo?

 

logo_deudaA máximos y sin precedentes. El riesgo país de Irlanda dejaba boquiabierto al mercado cuando en la sesión del miércoles superaba por primera vez los 500 puntos básicos, ofreciendo una rentabilidad del 7,45%. Y de inmediato, el efecto contagio corrió como la pólvora: récord en la prima de riesgo de Portugal, Grecia y España. Sin obviar que son muchas las voces que alertan de un posible default de Irlanda, otras claman que hay mucho de “psicología del miedo” ¿Por qué ese miedo supuestamente “infundado”? La rentabilidad está por medio. Hacia arriba… y más arriba. La prima de riesgo de Irlanda ha llegado a cotizar en máximos históricos al alcanzar los 500 puntos básicos, lo que significa que el coste de asegurar 10 millones de euros de deuda irlandesa a cinco años se encarece hasta los 530.000 euros. El deterioro de la deuda de Irlanda ha contagiado al resto de países periféricos. Mientras la prima de riesgo de Portugal repuntaba hasta los 400 puntos básicos, la de Grecia se mantenía en los 850 puntos y la de España se afianzaba en los 180 puntos básicos. Una tensión en el mercado que ha hecho que los inversores corran hacia la calidad y se refugien en el bono alemán que a diez años ofrece una rentabilidad del 2,75%. Parte de estas inversiones proceden de la huida de la deuda periférica de Irlanda que ha dado como resultado un aumento de su rentabilidad de hasta el 7,45% y un nuevo récord en su diferencial.

Pero ¿qué está pasando en Irlanda? Los problemas vienen por varios frentes, uno de ellos el colapso de Allied Irish Bank -banco rescatado por el Gobierno irlandés- y uno de los principales focos de alerta sobre la evolución de la deuda del país. Está claro que el encarecimiento del euro frente al dólar no está ayudando a la economía irlandesa, pero además, el economista Colm McCarthy advertía que el FMI podría salir al rescate de Irlanda en febrero si los presupuestos no convencen a los mercados financieros.

Portugal tampoco lo tiene fácil, pues se encuentra al borde del precipicio financiero y está teniendo serias dificultades a nivel político. Y es que la oposición de este país no está dispuesta a poner fácil al gobierno los ajustes que los inversores reclaman. Y por último, el déficit griego no parece reaccionar y sigue en aumento a pesar de las ayudas.

Se pueden buscar multitud de argumentos para hablar de por qué se está incrementando el riesgo de quiebra de los Estados periféricos, pero como asegura Gonzalo Cañete, Head of Spanish Trading Desk en España de Hanseatic Brokerhouse, “además de hablar de datos reales y objetivos, habría que hacerlo también de psicología, miedo y expectativas que son las que provocan en la mayoría de los casos los dramatismos económicos”.

¿Como catalizadores del problema?

Cañete destaca dos puntos. En primer lugar, “los malos datos económicos no son ni han sido el factor determinante en la quiebra de estados, pero sí lo son los rumores y los ataques especulativos”. Y es que “la colocación de bonos está saliendo muy cara para algunos estados, lo que es sinónimo de rentable para quienes ponen el dinero, así que cuantos más rumores se propaguen más alto se disparará el riesgo y más rentable resultará la compra de bonos por manos privadas”.

En segundo lugar, desde Hanseatic Brokerhouse, destacan que “se está abriendo un debate de mucho mayor calado que recuerda a los cambios doctrinales que sufrió Europa a finales de los ochenta”. “Hablo de Alex Weber, presidente del Bundesbank, reconocido enemigo de las políticas monetarias expansivas y profeta de los peligros de la inflación, quién está lanzando voces muy críticas y agresivas contra el giro de timón que dio el presidente del Banco Central Europeo, (BCE), Jean-Claude Trichet, con la compra de bonos de Estados en riesgo de quiebra en Europa”, explica Cañete. Este experto, recuerda además que “fue Sarkozy quien no hace mucho acusaba a Trichet de irresponsable ante la pasividad del BCE. Por tanto, se produce ahora un enfrentamiento en la doctrina monetaria europea. La postura de Francia frente a la de Alemania”.

 
Además >>  La prima de riesgo española se mantiene por debajo de 200 puntos

Entre algunas de las propuestas que llegan desde Alemania por parte de Weber se encuentra “una suspensión de compra de bonos por parte del BCE, frenando así el auxilio económico y dejando que sean los acreedores de estos países los que se hagan cargo, lo cual nos lleva a una quiebra de Estados”, detalla Cañete. Pero lejos de conformarse con eso -continúa- “Weber vuelve a la carga, amenazando con los peligros de una oleada inflacionista derivada de las ayudas del BCE, contra la que propone una subida paulatina de los tipos de interés. Dadas las tasas de paro que tenemos en la periferia europea, esta medida sería devastadora”.

En definitiva, Alemania se muestra contraria a las propuestas de medidas reguladoras que estabilicen el sistema financiero. Estas medidas van principalmente orientadas a enfriar el riesgo de quiebra de estos estados, es decir, rebajar el riesgo. Por ello, “mientras Alemania bloquee esas medidas será difícil calmar los rumores de quiebra lo cual permitirá que siga siendo un lucrativo negocio para aquellos agentes privados que adquieran bonos de estos Estados”, apuntan desde Hanseatic Brokerhouse.

Las próximas alertas ¿Reino Unido y Estados Unidos?

Según aseguran los analistas consultados por Estrategias de Inversión, algún día veremos estos ataques con la deuda de Reino Unido y más adelante con la de Estados Unidos, aunque vaya para largo. Además, reconocen que “a medio y largo plazo será el fin del imperio de EE.UU. por una simple razón como es la propia la historia que nos dice que los imperios caen por las deudas y que cuando se ven atrapados por ellas solo saben montar guerras, lo que estamos viendo en el país que preside Barack Obama”.

César Fernández, responsable de renta fija de DWS Investment de la gestora Deutsche Bank, explica que en EE.UU., “prácticamente la deuda estadounidense no ha sufrido impacto por las elecciones, pero el verdadero impacto vendrá a partir de ahora que se conoce la decisión de Bernanke”.

Catalina García, redacción Estrategias de Inversión

Deuda pública, un negocio…¿lucrativo?
Tagged on:             

Comments are closed.