Disciplina y plan de trading son uno solo

 
MANUAL DEL TRADER
 
Métodos y Técnicas de especulación bursátil
 
Fuente: Guía del Trader_Mikael Petitjean
PARTE I :  Metodología
ETAPA I:  Disciplina y plan de trading son uno solo
  
Introducción
  
Desde la fantástica ventana al mundo que me ofrece este blog, quiero compartir con todos/as vosotros/as algunas metodologías y estrategias de trading de mi admirado Mikael Petitjean, al que le debo, tras leer su libro, “Guia del Trader”-traducido por José Luís Cárpatos- mi pasión por los mercados.
 
Parafraseando a Mikael Petitjean, “vamos a efectuar un largo y a veces tortuoso viaje cuyo objetivo es dominar las técnicas fundamentales de especulación bursátil y adoptar una disciplina rigurosa sin la cual es imposible sobrevivir a medio plazo en la arena del trading”.
 
En materia de trading importa sobre todo separar el grano de la paja.
 
 Etapa 1
  
Disciplina y plan de trading son uno solo
 
La Psicología es el factor más determinante en materia de trading. El miedo y las ansías de ganar son los dos demonios de la psicología del trader. Un trader que afirma no haber sido nunca atraído por el ansia de ganar y no sentir ningún temor miente a sí mismo.
 
Incluso los trader más experimentados tienen que trabajar cada día su parte psicológica. Cada uno tiene un método; no existe la receta milagrosa. Sin embargo, el plan de trading es un útil indispensable para dominar el miedo y la obsesión por las ganancias. Este plan requiere un elemento esencial: la disciplina; se puede definir como la capacidad de llevar a la práctica de manera coherente el plan de trading. Sin disciplina no se puede conseguir nada a medio plazo en los mercados.
 
Un plan de trading no sirve de nada si las reglas y procedimientos que se definen en el mismo no son aplicados al pie de la letra. Los primero traders que son barridos del mercado no son aquellos que han seguido un mal plan de trading hasta el final, sin o aquellos que no han seguido ninguno. Es decir, es fundamental aprender a ser disciplinado si no se quiere terminar antes o después obligado a colocar en Bonos del Estado el resto del capital que queda después de haber estado operando sin disciplina.
  
El plan de trading conlleva varias etapas:
 
• Identificar en el gráfico algunas de las formaciones técnicas de compra o de venta preferidas: las estrellas fugaces de la noche y de la mañana son buenos ejemplos, entre otros, de formaciones técnicas derivadas de las velas japonesas que son especialmente apreciadas por los traders. El hombro-cabeza-hombro, el doble techo y la bandera son otros ejemplos de formaciones técnicas célebres que provienen de figuras chartistas.
• Identificar la tendencia predominante del mercado mediante la ayuda de líneas de tendencia y de medias móviles: si la formación técnica da una señal de compra (o de venta) mientras que la tendencia es alcista (o bajista), no hay que dudar en abrir una nueva posición. Por el contrario, si esa formación lo que nos indica es la potencial vuelta de la tendencia dominante, es preferible utilizar la señal para cubrir una posición ya abierta. Abrir una nueva posición ante una señal de vuelta puede reportar grandes beneficios, pero generalmente es más arriesgado. En este caso es de vital importancia saber en qué zona apareció esta señal.
• Identificar el entorno donde aparece la señal técnica seleccionada: si la señal (de vuelta) bajista aparece en una zona de fuerte resistencia, es una indicación suplementaria de la debilidad potencial del mercado. Inversamente, si la señal (de vuelta) alcista aparece en una zona de soportes importantes, es una indicación suplementaria de la solidez potencial del mercado.
• Definir la cantidad máxima que se está dispuesto a perder en función de la calidad de la señal seleccionada y de su entorno técnico: por ejemplo, tener una pérdida máxima limitada de 0.5% del capital disponible si se hace trading intradía.
• Identificar los niveles de entrada, de toma de beneficios y de stop de protección: estos niveles están principalmente determinados en función de las zonas anteriores de soporte y de resistencia, de las líneas de tendencia, de las técnicas de entrada basadas en las velas japonesas o en indicadores técnicos y, en menor medida, en función de las ondas de Elliot.
Si la rentabilidad potencial (medida por el nivel de toma de beneficios) no es como mínimo una vez y media más elevada que el riesgo (medido por el nivel del stop de protección), es mejor no pasar a la acción y buscar cualquier otra oportunidad de trading. Por el contrario, si el ratio riesgo/rentabilidad es inferior o igual a dos tercios, es interesante intentarlo.
• Determinar el número de acciones con las que se va a operar, cuidando no sobrepasar el importe máximo de pérdidas establecido en el caso de que el stop de protección se activara.
• Desde que se alcanza el precio correspondiente al nivel de entrada, lo mejor es relajarse y dejar que el plan se lleve a cabo hasta el final para bien o para mal.
 
En definitiva, el trader debe aprender a desarrollar dos aspectos de su personalidad. Por un lado, él es el planificador que identifica las oportunidades de compra y de venta. Por otro, es el que ejecuta con el único objetivo de seguir el plan que ha sido establecido. Es imprescindible impedir al ejecutor poner en duda el trabajo que ha sido efectuado por el planificador, que en ambos casos es usted mismo.

También te puede interesar:

Además >>  Alan Collins: las nuevas ventas en el EURGBP llevan al par a la baja
Disciplina y plan de trading son uno solo
Tagged on: