Dos Hermanas invierte en plena crisis en una urbanización de 32.000 pisos

 

Dos Hermanas (Sevilla, 123.000 habitantes) se ha atrevido a apostar otra vez por la construcción. Entrenúcleos, el proyecto clave en los planes de este municipio y uno de los mayores desarrollos urbanísticos en marcha en España, se ha reactivado en plena crisis con la intervención directa del Ayuntamiento. El Gobierno municipal, que preside el histórico dirigente socialista Francisco Toscano, ha aprobado entrar a formar parte de la sociedad que gestiona las obras de urbanización de este proyecto, que contempla la construcción de hasta 32.000 viviendas. “Es verdad que parece una osadía, pero no tenemos dudas de que es lo que teníamos que hacer”, reconoce José González Luque, consejero delegado de Desarrollo Económico Municipal de Dos Hermanas (Desados).

Los trabajos en Entrenúcleos llevaban meses casi parados, luchando por sobrevivir a la crisis del ladrillo y a la de Colonial, la empresa encargada de la urbanización de los suelos y que ha estado inmersa en un proceso de refinanciación de su deuda con los bancos que, finalmente, consiguió cerrar en febrero. Fue entonces cuando el Ayuntamiento de Dos Hermanas, el pueblo más populoso de los alrededores de Sevilla, se decidió a salir al rescate de Colonial, de Entrenúcleos y de su propio futuro y pactó su entrada en la sociedad que gestiona el plan, Desarrollos Urbanísticos 2009 (DUE 2009). Cuando medio país está sembrado de flamantes edificios sin estrenar y esqueletos de construcciones de incierto futuro, los terrenos llamados a acoger este macroproyecto se han llenado en las últimas semanas de camiones y obreros.

“Estaba prácticamente paralizado y nosotros no nos lo podíamos permitir”, apunta González Luque. En Colonial, el acuerdo ha dejado también gran sensación de alivio: “Estamos contentos. La intervención municipal hace que el plan arranque definitivamente. Hay un interés mutuo. A las dos partes nos interesa que esto salga adelante”, admite Miquel Llugany, uno de los responsables de Colonial para este proyecto. La nueva sociedad mixta DUE 2009, controlada en un 60% por Colonial y el resto por el Ayuntamiento, nace con un capital social de 33,2 millones de euros. El municipio no ha aportado dinero sino su renuncia a las plusvalías que le corresponderían al Ayuntamiento con la venta de los terrenos.

Entrenúcleos está pensado para ser una ciudad dentro de la ciudad. En una superficie de 724 hectáreas que unen el casco urbano de Dos Hermanas con la barriada de Montequinto, donde viven 30.000 personas, el nuevo proyecto contempla un parque tecnológico, un centro de salud, equipamientos de ocio, colegios, supermercados y más de 20.000 viviendas, más de la mitad de protección oficial. A largo plazo, “en un horizonte de 12 o 15 años”, según el consejero delegado de Desados, la zona albergará 32.000 pisos y llegará a 50.000 habitantes.

La polémica urbanización de Francisco Hernando en Seseña (Toledo) ocupa 182 hectáreas y prevé 13.508 viviendas.

 

Pero el proyecto de Entrenúcleos en Dos Hermanas es, de alguna forma, una rareza dentro de la actividad habitual de Colonial, una empresa con más tradición patrimonial que promotora. La mayor parte del negocio de la empresa, alrededor del 90% según fuentes del grupo, se asienta en la compra de edificios en Madrid, Barcelona y París, para alquilarlos como oficinas. Colonial entró en Entrenúcleos a través de Luis Portillo, su anterior presidente. Portillo, al que se le atribuye una muy buena relación con el alcalde de Dos Hermanas, es natural del municipio y tiene especial empeño en que el proyecto salga adelante. Entre los activos que aporta a Colonial cuando en 2006 llega a la empresa está su participación en Entrenúcleos. Dos años más tarde, Portillo cae asfixiado por las deudas que la inmobiliaria ha contraído en su mandato y Colonial se queda con las obligaciones urbanísticas de un plan de enormes dimensiones que no encaja en su política.

Además >>  Morales expropia la filial boliviana de Red Eléctrica de España

Algunas de las infraestructuras y los equipamientos ya están en marcha, pero todavía queda mucho por hacer y el Ayuntamiento estaba empezando a desesperarse con los retrasos de los trabajos de urbanización.

El plan municipal de vivienda contempla la construcción de 5.126 casas, de las que alrededor de 4.200 van en Entrenúcleos. Sin urbanización, el Ayuntamiento no puede empezar a construirlas. “Ya tenemos a los adjudicatarios tabulados, llevan mucho tiempo esperando”, advierte González Luque. La prolongación de la línea 1 del metro de Sevilla, que cruza el futuro barrio, también estaba pendiente de la obra de la urbanización, presupuestada en 160 millones de euros. El municipio cuenta, además, con que este proyecto revitalice el empleo en el sector de la construcción, con una tasa de paro del 21%.

Colonial tiene una reserva de suelo para construir 5.000 viviendas libres en la segunda unidad de actuación, la llamada UE2, pero todavía no ha decidido si las levantará. De momento, se centra en la urbanización de las dos unidades de terreno, que es a lo que está obligada. En la UE1, la urbanización ya está finalizada en un 60%, lista para construir. La UE2 va algo más retrasada, al 30%, pero las dos partes aseguran que las obras se van a acelerar ahora. “En los últimos meses ya se le ha dado un empujón, la urbanización empieza a tener cara y ojos”, afirma Miquel Llugany. Para González Luque, el paisaje ya ha cambiado: “La obra nunca ha estado parada del todo, pero casi. Hoy pasas por allí y ves a 400 personas trabajando en varios focos distintos”. El Ayuntamiento ya no se atreve a dar plazos, pero la idea es que en 2012 Entrenúcleos tenga vecinos.

Dos Hermanas invierte en plena crisis en una urbanización de 32.000 pisos