El 95% de los planes de pensiones pierde dinero a largo: invierta en las excepciones

 
Ana Palomares.
Son los productos estrella de los españoles que quieren planificar su ahorro para la jubilación pero, a juzgar por los rendimientos que ofrecen, quizá merezca la pena plantearse otras alternativas. Según los últimos datos publicados por Inverco, de los 247 fondos de pensiones (se incluyen tanto los de empleo como los individuales), 177 no consiguen batir al IPC. No este año, sino en los últimos quince. Merece la pena que se fije en las excepciones para ahorrar para la jubilación.
Aunque por número de fondos esos 177 planes suponen un 71 por ciento, si se analiza el número de partícipes afectados -no es lo mismo que los inversores, ya que un inversor puede ser partícipe de varios fondos-, el porcentaje aumenta. Y de manera considerable. De los 2,6 millones de partícipes que tienen un plan de pensiones con al menos 15 de años de antigüedad, 2,4 millones pierde dinero con su producto en este plazo, lo que supone el 95 por ciento del total.
Especialmente preocupante es el caso de los planes individuales, aquellos que el inversor contrata de manera individual con su banco. En España hay 149 fondos de pensiones de este tipo que tienen al menos 15 años de vida y de ellos 133 ha dado a sus partícipes rentabilidades anualizadas inferiores al 5 por ciento (el IPC, según los datos del INE, ha sido del 5 por ciento anual en los últimos quince años).
Mucho menos preocupante es el número de fondos de pensiones de empleo, los que la empresa pone a disposición del trabajador, con rentabilidades inferiores a las del coste de vida. La cifra asciende a 76 de los 144 que existen, lo que supone un 52 por ciento.
La importancia de la comisión
¿A qué se deben estas grandes diferencias? Dos son las causas. Por una parte está el hecho de que la mayoría de planes de pensiones con esa antigüedad invierte en activos de bajo riesgo: renta fija a corto plazo, deuda a largo plazo o mixtos de renta fija, lo que dificulta que se pueda conseguir rentabilidades superiores a los tipos de interés. Y por otra, están las comisiones.
Según los últimos datos disponibles, los planes de pensiones del sistema individual cargan de media a sus clientes una comisión del 1,53 por ciento, frente al 0,17 por ciento que cobran a sus partícipes los planes de empleo. Una diferencia abismal, que puede puede reducir a menos de la mitad las ganancias del partícipe.
Un ejemplo: si hoy invierte 60.000 euros en un plan de pensiones individual que le diera una rentabilidad anual del 3,21 por ciento, y no realiza ninguna aportación durante 10 años, pasado ese tiempo habría pagado en comisiones 10.201 euros. Con la misma rentabilidad e inversión en un fondo de empresa, las comisiones se hubieran quedado en sólo 1.208 euros, un 88 por ciento menos. El problema es que los planes de pensiones de empresa sólo los suelen ofrecen las grandes compañías, por lo que en España, donde más del 80 por ciento de las compañías son pymes, no es un producto al alcance de muchos.
Las mejores oportunidades
Aun así, hay algunos fondos de pensiones indivuales que consiguen rentabilidades muy positivas en los últimos 15 años. Citiplan II es un ejemplo. Este producto, gestionado por Santander, es el plan de pensiones que más gana en este periodo. Se anota una rentabilidad anual superior al 9 por ciento, gracias a los rendimientos que ha obtenido invirtiendo en renta variable española.
Dentro de los planes de empleo, conviene destacar los fondos de los empleados de la Universidad de Vigo, de la de Santiago de Compostela y de los trabajadores de AFI (Analistas Financieros Internacionales). Todos ganan más de un 10 por ciento anual a quince años y todos están gestionados por Caser.

También te puede interesar:

Además >>  El Ibex sube un 0,38% al cierre y consolida los 10.700 puntos
El 95% de los planes de pensiones pierde dinero a largo: invierta en las excepciones