El BCE nos deja al borde de la ‘congelación’

 

bce_transeuntesLas medidas tomadas a principio del mes de marzo por el BCE, que situaron los tipos de interés en mínimos históricos, concretamente al 0 %, ya han comenzado a pasar factura a las rentabilidades de muchos productos de ahorro. Desde principios de 2016 hemos sido espectadores, mes a mes, de un descenso continuado de los intereses de las cuentas de ahorro y de los depósitos. Más de 20 entidades han bajado la rentabilidad o han modificado las condiciones de sus productos de ahorro durante estos 3 meses.

Recortes en los intereses: ¿existe tope?

Los intereses de muchos productos de ahorro garantizados se sitúan cada vez más próximos al 0 %. Muchas entidades han dejado el interés de sus imposiciones a plazo fijo al 0,05 % o incluso han eliminado algunas de sus imposiciones o cuentas de ahorro de su lista de productos ofertados.

En febrero, último mes sobre el que el BdE ha publicado sus datos, la rentabilidad de los depósitos disminuyó 0,23 puntos porcentuales con respecto al mismo período de 2015. En un principio, no se espera que los depósitos bancarios tengan tasas negativas para el cliente particular, por lo que el tope podría ser del 0 %. Otra cosa serían los depósitos para clientes institucionales o grandes empresas que sí podrían llegar a estar por debajo del 0 % como ha ocurrido en otros países.

Al observar lo que están ofreciendo actualmente los mejores depósitos debemos tener en cuenta que, en el año 2010, era habitual encontrar depósitos que superasen sin problemas el 2,5 % TAE.  Sin embargo, ahora mismo, los depósitos más rentables del mercado luchan por llegar al 2 % TAE y por regla general a cambio exigen vinculaciones importantes con la entidad.

 
Además >>  Nuevo fondo garantizado Bankia al 3% TAE

¿Hay alternativas?

Los ahorradores más conservadores poco a poco van encontrando alternativas que antes no eran tan atractivas como lo son ahora, entre ellas destacan las cuentas remuneradas. El problema de estas es el mismo que en el caso de los depósitos a plazo, no se libran de los recortes en sus tipos de interés y actualmente ofrecen rentabilidades escasas, con contadas excepciones. Sin embargo, pueden resultar útiles en algunos casos, ya que ofrecen una rentabilidad por el dinero ingresado y permiten tenerlo siempre disponible sin ningún tipo de penalización.

Por otro lado, hay algunas entidades que han lanzado nuevos depósitos a lo largo de este primer trimestre, con una rentabilidad media que asciende al 1 % TAE.

En general, se trata de depósitos referenciados a las acciones de distintas compañías. Perfectos para aquellos inversores que buscan obtener más rentabilidad por sus ahorros y quieran invertir a medio o largo plazo asumiendo un riesgo superior al de los depósitos tradicionales ya que los intereses no están 100 % garantizados.

El BCE nos deja al borde de la ‘congelación’
Tagged on: