EL DESACOPLAMIENTO DE LA BOLSA Y SU ENTORNO ALCANZA NIVELES RÉCORDS ¿HASTA CUÁNDO?

 

Moisés Romero. La Carta.

 
No es la primera vez que se produce un desacoplamiento tan brutal entre la realidad económica y el comportamiento de la Bolsa. En la última década se han producido fenómenos como éste en al menos cinco ocasiones. Desde un punto de vista empírico podría decirse que las Bolsas cotizan expectativas, anticipan tendencias. Ergo podríamos deducir que las Bolsas Globales creen a pies juntillas en la Gran Recuperación Futura. La realidad, es, no obstante, tozuda y todo parece indicar que en esta ocasión también se está produciendo una exageración respecto al futuro positivo que viene y que las Bolsas, por tanto, volverán a claudicar. Hay, además, factores técnicos y ambientales, que propician esta disparidad de criterios entre realidad económica y realidad bursátil. Por ejemplo, la caída a plomo el volumen de negocio, que permite a los brokers hacer y deshacer a su antojo y, lo que es peor, convertir lo malo en bueno y lo regular en excelente. O sea, no hay malas noticias para estos chicos. tal es así, que la rebaja del ráting de España se da por buena, porque se esperaba peorLuego está el auge de las operaciones corporativas en Wall Street. Pero ¿por qué los mercados desafían las dificultades de los mercados de bonos, la subida del riesgo en los periféricos, el baile de las divisas, el caos comercial a nivel mundial? ¿Hasta cuándo?
Volviendo a las expectativas, si es que asumimos esa premisa, como catalizador del dinamismo de las Bolsas, el subdirector del Fondo Monetario Internacional, John Lipsky, ha reconocido que el crecimiento de la economía global en la segunda mitad de 2010 será inferior al previsto inicialmente por la institución, ya que los últimos acontecimientos indican que el crecimiento se ha ralentizado en los últimos seis meses del año, así como que esta “lentitud” se mantendrá a principios de 2011.
En un discurso realizado en un foro a puerta cerrada celebrado el lunes, pero dado a conocer este martes, Lipsky explicó que, por tanto, la expansión global de la economía será previsiblemente algo inferior al 3,75% previsto inicialmente para la segunda mitad del año. Así, recordó que en la primera mitad del año el crecimiento global alcanzó una tasa anualizada del 4,75%, ligeramente por encima de lo esperado, y subrayó que fue “particularmente notable” el crecimiento del 7,25% en tasa anualizada de las economías emergentes.
Sin embargo, el subdirector del FMI recalcó que tampoco es ninguna sorpresa que el escenario base contemplado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) recoja una “recuperación moderada global continuada”.
En este sentido, subrayó que, aunque esta ralentización está previsto que sea “temporal”, los riesgos a la baja para las economías avanzadas son “evidentes”. Entre ellos, destacó las “renovadas tensiones” en los mercados de deuda soberana, que podrían llevar a una nueva presión sobre las instituciones financieras y, en consecuencia, a la economía real.
En este sentido, también alertó de la debilidad de los mercados inmobiliarios, que podría tener “un impacto similar” al provocado por la crisis deuda, especialmente si se tiene en cuenta que el proceso de desapalancamiento del sector sigue en marcha en muchos países.
Lipsky incidió además en que el proceso de reparación del sector financiero aún no ha terminado, cuando se trata de algo “clave” para iniciar el camino hacia un crecimiento sostenido y fuerte, algo necesario para hacer frente a las elevadas tasas de desempleo que existen en muchas economías avanzadas, como la de Estados Unidos.
…En España
El Banco de España afirma que la actividad podría haberse debilitado en el tercer trimestre del año, especialmente como consecuencia de la finalización de algunas de las medidas que habían venido dando apoyo público a ciertas partidas de la demanda y de la reversión temporal de los efectos de anticipación del gasto con anterioridad a la subida de los tipos del IVA. En su boletín económico del mes de septiembre, la autoridad monetaria indica que, tras crecer el PIB un 0,2% en el segundo trimestre, el “debilitamiento” que se observa en algunos indicadores durante el tercer trimestre también podría venir influido por la moderación de la inversión pública derivada de las medidas de austeridad aprobadas. En sentido positivo, destaca que las tensiones que experimentaron los mercados financieros, en particular los de deuda pública, entre mayo y julio han remitido en las últimas semanas, especialmente tras la publicación de las pruebas de resistencia financiera a las que fue sometida la banca europea y que, en el caso español, “despejaron muchas dudas que estaban poco fundadas”.
Y en EEUU las estadísticas frente a los ciudadanos
Según los expertos, la recesión en Estados Unidos terminó a mediados de 2009, y el gobierno afirma que la economía ha crecido desde entonces, pero para la gran mayoría de los estadounidenses la recesión continúa.
El 74% de los 1.010 adultos encuestados por “Opinion Research Corporation” la semana pasada para la cadena CNN de televisión, opina que la economía de EEUU sigue en recesión, y sólo el 25% cree que la recesión ha pasado.
Uno de cada tres encuestados calificó de “grave” la recesión y el 29% la califica de “moderada”.
Hay una nota de optimismo en la encuesta: la proporción de estadounidenses que opina que el país sigue en recesión ha bajado 13 puntos porcentuales.
La Junta Nacional de Investigación Económica, grupo independiente de economistas y árbitro en estas materias, informó la semana pasada de que la recesión terminó en junio de 2009.
De acuerdo con el mismo grupo, la recesión había comenzado en diciembre de 2007 y fue la más prolongada y profunda desde la Gran Depresión de los años 1930.
El producto interior bruto ha subido desde el tercer trimestre de 2009, aunque el ritmo de reactivación ha ido disminuyendo en meses recientes, y el índice de desempleo se mantiene por encima del 9,5%, según los datos del gobierno.
La opinión pública está dividida acerca de la eficacia de la política económica del presidente Barack Obama, según la encuesta.
El 47% de los estadounidenses cree que esa política han beneficiado
a la economía o la beneficiará en el futuro, frente al 48% cree que no mejorará la economía.
La encuesta se efectuó por teléfono entre el martes y jueves 21 y 23 por teléfono y tiene un margen de error de más menos tres puntos.

También te puede interesar:

Además >>  La nueva ley de la cadena alimentaria entrará en vigor en primavera
EL DESACOPLAMIENTO DE LA BOLSA Y SU ENTORNO ALCANZA NIVELES RÉCORDS ¿HASTA CUÁNDO?