El Ejecutivo comunitario aprueba la fusión entre Iberia y British Airways

 

 
La Comisión ha aprobado el plan de fusión entre Iberia y British Airways tras concluir que la nueva entidad seguirá enfrentada a una competencia suficiente, por lo que no ha impuesto ningún tipo de condición. La aerolínea fusionada será la tercera mayor de Europa, por detrás de Lufthansa y Air France-KLM, y una de las cinco más importantes del mundo.

En lo referente al transporte de pasajeros, la Comisión examinó en particular el impacto de la transacción prevista en las rutas cortas Londres-Madrid y Londres-Barcelona, determinando que no sería perjudicial para la competencia ya que hay suficientes transportistas alternativos que operan esos trayectos.

Del mismo modo se examinaron una serie de rutas, largas y cortas, con escalas y sin escalas, y los resultados fueron idénticos: la compañía fusionada no violará las leyes de la competencia. Tampoco lo hará, según las conclusiones del Ejecutivo comunitario, en los mercados de transporte aéreo de mercancías, de servicios de asistencia en tierra, y de mantenimiento, reparación y revisión.

Ambas aerolíneas conservarán su marca y respetarán sus operaciones y dimensión nacional, pero juntas tendrán una flota de más de 420 aviones y abarcarán destinos a más de cien países. Además esperan ahorrar alrededor de 400 millones de euros anuales a partir del quinto año de funcionamiento conjunto.

La compañía española ha dicho en un comunicado que “la aprobación de las autoridades comunitarias y etadounidenses representa un paso importante en el proceso de fusión de las dos aerolíneas, que se prevée llevar a cabo a finales de 2010”. También recuerda que ya recibieron el visto bueno de las autoridades de Estados Unidos el pasado mes de junio.

Alianza entre Iberia, British Airways y American Airlines

La Comisión Europea ha autorizado también la alianza de Iberia, British Airways y American Airlines, dando por buenas las concesiones que dichas compañías ofrecieron para resolver los problemas de competencia que pudieran ocasionar.

El Ejecutivo comunitario había acusado en septiembre del año pasado a las tres compañías, pertenecientes a la alianza One World, de pretender constituir una entente que restringiera indebidamente la competencia en los vuelos transatlánticos.

Las aerolíneas propusieron adoptar una serie de medidas con el fin de permitir que otras compañías pudieran empezar a operar en las rutas donde la alianza mermaba la competencia. En concreto, Iberia, BA y AA han ofrecido derechos de vuelo en Londres Heathrow o Londres Gatwick en los destinos Boston, Dallas, Nueva York y Miami. Los competidores podrán podrán operar 49 vuelos de ida y vuelta por semana entre la capital inglesa y las cuatro ciudades norteamericanas. Asimismo proponen ceder derechos en el aeropuerto JFK de Nueva York para los trayectos desde Londres.

Los operadores se comprometen también a permitir la participación de otras compañías en sus programas de fidelización de clientes, posibilitando a los pasajeros acumular y canjear puntos en las rutas pertinentes. Del mismo modo, proponen ofrecer acuerdos y combinaciones de tarifas para tales vuelos.

Las partes presentarán periódicamente los datos relativos a su cooperación para facilitar la evaluación del impacto de la alianza en los mercados. Un administrador supervisará los compromisos adoptados por las tres aerlíneas y en caso de que rompieran alguno de ellos la Comisión Europea podría imponer una multa de hasta el 10% de la facturación anual de cada compañía.

El comisario de Competencia y vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Joaquín Almunia, ha afirmado que “la decisión adoptada hoy permitirá a las aerolíneas poner en marcha la alianza transatlántica a la que aspiraban desde hace mucho tiempo, pero garantizando que garantizando que los aproximadamente 2,5 millones de pasajeros que anualmente utilizan la ruta Londres – Nueva York y otras afectadas sigan beneficiándose de un abanico de de frecuencias y precios competitivos”. Las autoridades norteamericanas, por su parte, ya habían dado el visto bueno a la operación el pasado 14 de febrero.

Iberia, British Airways y American Airlines coordinarán sus actividades comerciales, operativas y de mercadotecnia, gestionarán conjuntamente horarios, capacidad y precios, y compartirán ingresos; todo ello en las rutas transatlánticas entre América del Norte (EEUU, Canadá, México y Puerto Rico) y Europa (UE, Noruega y Suiza).

También te puede interesar:

Además >>  La antigua Gaesco Bolsa echa el cierre tras ganar a Santander en los juzgados
El Ejecutivo comunitario aprueba la fusión entre Iberia y British Airways