El ímpetu rige por ahora, pero los fundamentales volverán

 

grafico-finanzas-azulEl tema que nos ocupa es el Banco Nacional de Suiza y cómo casi, a pesar de las dificultades, ha logrado con éxito elevar el nivel del par euro-franco suizo así como generar mucho dinero en el proceso. Eso mismo, ganar dinero, algo que siempre impresionará por aquí y por allá. En general, la economía suiza sigue resonando sola, pero la limitación de los salarios de los directivos ha llevado a los departamentos de recursos humanos a batallar por concebir los nuevos modelos.

Otro asunto que escapa ligeramente a nuestro radio de atención es el plan para abandonar potencialmente las retenciones fiscales y sustituirlas por un impuesto de sociedades a un tipo constante del 15 por ciento. Todo ello para situar a Suiza en la misma línea que Europa, pero también para que el país se sitúe a la cola de la carga fiscal global.

Entre los gestores de fondos, hay una aceptación del statu quo financiero, pero también un alto grado de escepticismo en torno a la sostenibilidad. Recurramos a una cita literal de un banquero privado para explicar mejor el sentimiento: “Nuestros clientes están haciendo cosas que no haríamos jamás.” La búsqueda de rentabilidad y de un mayor apalancamiento se sitúa tres desviaciones estándar por encima de cuanto incluso los banqueros privados consideran razonable.

Al dejar atrás el país helvético rumbo a Hungría y sus problemas políticos, cada vez tengo más claro que las valoraciones están muy lejos de la realidad pero también que el desenlace de este movimiento “espumoso” puede que necesite incluso alcanzar cotas más extremas para que las personas se despierten.

 
Además >>  Olen Hansen: Las posiciones cortas netas en euros alcanzan máximos de 2 años

Las ventas masivas internas no son un buen síntoma, como tampoco lo es el intento casi desesperado de los fondos privados por captar exposición. No obstante, una vez más, nos encontramos con los índices de Gestores de Compra en mínimos de cuatro meses, con la ralentización china y sus nuevos planes de crecimiento poco ambiciosos, y, por supuesto, con una agenda ya próxima de riesgos de cola que incluye a Italia, Portugal (nuevo gobierno en el próximo trimestre) y las elecciones alemanas, y estoy casi seguro de que todos ellos se van a abordar con más medidas tendentes a alargar y disimular por parte de la clase política.

El ímpetu rige por ahora, pero los fundamentales volverán a escena pronto.

Vía|Steen Jakobsen, Economista Jefe, Saxo Bank
www.saxobank.es

El ímpetu rige por ahora, pero los fundamentales volverán
Tagged on:                 

Comments are closed.