EL PRECIO DE LA VIVIENDA SIGUE SIN CORREGIR. O SEA, PEOR PARA TODOS…Y PARA LA BOLSA

 
Moisés Romero.
 
Hay muchos mitos, demasiada leyenda urbana y, principalmente, tratamientos médicos populares, recetas y automedicaciones, que pasan de boca en boca. Uno de los grandes mitos de la historia económica actual española es que el precio de los inmuebles están cayendo a plomo. Uno de los grandes fiascos puede ser, además, que quienes auguran fuertes retrocesos de los pisos se la tengan que envainar. No es así, al menos en la primera de las tesis. Los precios de los inmuebles caen, pero a menor ritmo de lo que dicen ¿Por qué? Por varias razones. Una, el miedo al riesgo bancario, a tener el dinero depositado en bancos y cajas de ahorro. Dos, los bajos tipos de interés para los instrumentos de ahorro. Tres, la cultura secular española obsesionada con la idea de que hay que tener una vivienda en propiedad si se quiere ser alguien en esta vida terrenal. Cuatro, la falta de un sistema de medición fiable. Cinco, la propia condición de los inmuebles: no todas las áreas geográficas son igual, ni las ciudades, ni los pueblos ni sus moradores. Hay sitios como la costa, que los precios, en efecto, se han derrumbado más del 50%. Pero en el centro de determinadas ciudades, los precios o se han mantenido o han subido ligeramente.
¿Y ésto, qué tiene que ver con la Bolsa? Mucho: la burbuja inmobiliaria acabó con las grandes promotoras, que han dejado tambaleando algunos balances de bancos y de otras tantas cajas de ahorro. Esto se produce sin que se haya mantenido la misma relación con el precio final, es decir, la burbuja sigue y ello detraer fondos de la Bolsa y mantiene el peligro sobre las entidades de crédito.
No lo digo yo. El precio de la vivienda ha caído “poco más de un 10% respecto al precedente máximo de inicios de 2008”, la mitad de lo que calculan los promotores, y se sitúa actualmente en niveles similares a los de finales de 2005, según el Informe Económico-Financiero del mes de junio de la Asociación Española de la Banca (AEB). La patronal de la banca asegura que, aunque el ajuste del sector “se está operando con intensidad”, éste ha recaído más sobre las cantidades que sobre los precios, como demuestra el hecho de que “la iniciación de viviendas se haya prácticamente paralizado”.
Además, añade que la inversión se ha retraído más de un 40%, se han destruido más de un millón de puestos de trabajo en la construcción, el crédito hipotecario está estancado y ha aumentado la morosidad, especialmente de las empresas promotoras, lo que, junto con la caída del volumen de negocio, “ha tenido una repercusión sobre las entidades financieras”. Por su parte, los promotores coinciden a grandes rasgos con los efectos descritos, pero sostienen que el ajuste de los precios ya se ha completado, con un recorte superior al 20%, y que sólo las entidades financieras pueden aplicar mayores descuentos al contar con la llave de la financiación.
En cualquier caso, la AEB subraya que “difícilmente puede considerarse que haya concluido el ajuste si se considera el amplio parque de viviendas sin vender”. Para finalizar, la asociación presidida por Miguel Martín añade que “las reformas de carácter estructural como de la Ley del Suelo, la promoción de la vivienda en alquiler y la seguridad jurídica de las partes, la movilidad geográfica de la mano de obra o el aligeramiento de la fiscalidad sobre las transmisiones patromoniales contribuirán muy positivamente a la dinamización del sector”.
Más apuntes de última hora: El precio de la vivienda en España podría caer un 75% por el efecto contractivo sobre la demanda del envejecimiento de la población, del mismo modo que el ‘baby boom’ provocó un incremento de su valor cuando estas generaciones alcanzaron la edad adulta y comenzaron a comprar viviendas.
Ésta es una de las principales conclusiones que se extraen de un informe elaborado por el Banco de Pagos Internacionales (BIS), en el que se explica que, según las proyecciones demográficas para los próximos 40 años, sólo Portugal experimentaría un impacto aún más severo sobre los precios de la vivienda. Con descensos en el entorno del 75% se situarían también países como Grecia, Alemania o Italia.

También te puede interesar:

Además >>  S&P quita la AAA a Francia y degrada también a España
EL PRECIO DE LA VIVIENDA SIGUE SIN CORREGIR. O SEA, PEOR PARA TODOS…Y PARA LA BOLSA