El recorte de obras de Fomento enviará al paro a medio millón de trabajadores

 
La CEOE alerta sobre una oleada de despidos en las pymes que se suman al ERE masivo de Seopan. Blanco detallará el jueves los proyectos afectados y admite que los recortes influirán en el empleo.
Éramos pocos y parió Fomento. En un país con cuatro millones de parados oficiales y con la tasa más alta de desempleo juvenil de lo países de la OCDE el recorte de las obras públicas programadas por el Ministerio de Fomento va a provocar una oleada de despidos que, unidos a los derivados del cierre de la temporada de verano en los servicios, puede colapsar la recuperación de la economía y el gasto en prestaciones.
Porque las estimaciones avanzadas el pasado miércoles por la Comisión de Economía de la CEOE, elevan a medio millón la pérdida de puestos de trabajo como consecuencia de las anulaciones o retrasos de las inversiones en infraestructuras previstas para 2010 y 2011 por el Departamento que dirige el ministro José Blanco.
El pasado 29 de junio elEconomista avanzaba que las grandes constructoras agrupadas en la patronal Seopan, estaban preparando una oleada de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que afectarían a más de 50.000 trabajadores, obligados por el recorte de las inversiones y como protesta por la imposición gubernamental de no adjudicar obras del Plan de Infraestructuras a las empresas que hayan presentado un ERE.
Sin embargo, miembros de la Junta Directiva de CEOE matizan que Seopan sólo representa al 20 por ciento del sector de la construcción española, y no incluye ni a las pequeñas y medianas empresas, a los subcontratistas y a la industria auxiliar, por lo que el impacto real sobre el empleo del ajuste de Fomento supondrá la pérdida de unos 500.000 puestos de trabajo que se añadirán al millón de parados acumulados ya en esta actividad desde el inicio de la crisis.
Apretarse el cinturón
El propio titular de Fomento, José Blanco, reconocía ayer que, “como no podía ser de otra forma”, el ajuste de inversión sobre la obra pública afectará al empleo. Eso sí, en una especie de excusatio non petita matizaba que “la sociedad entiende perfectamente que cuando todo el mundo tiene que apretarse el cinturón, también hay que apretar el cinturón de la obra pública”.
Tras presidir la firma de un acuerdo para envío de remesas entre Correos y nueve operadores postales latinoamericanos, Blanco declinó avanzar los detalles del ajuste que explicará en el Congreso el próximo jueves 22 de julio. No obstante, reiteró que Fomento “priorizará las actuaciones que sean más importantes para el conjunto del país” y “tratará de impulsar los proyectos más baratos”.
El titular de Fomento comparecerá el próximo jueves en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados para detallar el impacto que tendrá en las obras que actualmente desarrolla su Departamento el recorte de 6.400 millones de euros que sufrirá la inversión pública en infraestructuras durante la segunda mitad de este año y en todo el ejercicio de 2011 y que supone reprogramar las más de 3.000 obras públicas en marcha y paralizar otras que ya habían sido adjudicadas.
Las estimaciones avanzadas por responsables del Ministerio apuntan a que el “tijeretazo” que tendrá que aplicar José Blanco obliga a suspender 70 obras ya en curso y retrasar la ejecución de otras 400. Entre las obras afectadas aparecen algunas como el segundo puente de la Bahía de Cádiz, la autovía entre Burgos y Aguilar de Campo, el AVE Madrid-Cantabria y la Circunvalación de Sevilla.
Una explicación que se producirá dos meses después de que el pasado mes de mayo, y también en sede parlamentaria, el propio Blanco avanzara este recorte, el mayor de todos los ministerios como consecuencia de las medidas adoptadas por el Ejecutivo para reducir el déficit público.
El ministro anticipó entonces que las actuaciones de ejecución tanto en carreteras como en ferrocarriles iban a sufrir un retraso medio de, al menos, un año.
Duro golpe
Hasta el pasado mes de abril, las inversiones realizadas por el Ministerio de Fomento discurrían con un cierta normalidad, y presentaban un balance de ejecución del 13,8 por ciento sobre el total de los créditos finales aprobados para el año 2010 y que se elevaban a 8.566 millones de euros. Algo mayor era el retraso en el Ministerio de Medio Ambiente, con unas obligaciones reconocidas del 6,4 por ciento respecto al presupuesto total del ejercicio que se cifraba en 1.732 millones de euros.
Sin embargo, el paquete de medidas de ajuste aprobado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el pasado 12 de mayo ha supuesto un duro golpe para las expectativas del sector, acrecentadas en el mes de marzo con la propuesta gubernamental de un Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI), dotado con un presupuesto global de 17.000 millones de euros, de los que 11.000 millones correspondía a obra nueva y los 6.000 millones restantes a conservación.

También te puede interesar:

Además >>  No será hoy, ni mañana, pero las tendencias demográficas cambiarán el orden mundial
El recorte de obras de Fomento enviará al paro a medio millón de trabajadores