El sentimiento del mercado en 5 gráficos

 

Como bien dice Carlos Montero en su último artículo, el mercado de valores es el lugar donde se aúnan las emociones y alguna consigue imponerse durante un tiempo hasta que es destronada. La avaricia, el miedo, la incertidumbre, la confianza, la apatía, el pánico…son estados por los que pasa todo inversor si permanece en los mercados el tiempo suficiente.

Es tan real lo anterior, que existe una amplia literatura para intentar adivinar los movimientos de las bolsas, y de otros activos, a partir de las emociones de sus participantes. El analista Jonathan Burton escogió en el WSJ cinco gráficos que nos muestran estos sentimientos de compradores y vendedores, y cómo evolucionan a lo largo del tiempo. Creo sinceramente que es necesario para cualquier inversor ser consciente plenamente de la evolución de las emociones del mercado, que serán las suyas, para tener más posibilidades de mantenerse indemne en la difícil tarea de la gestión financiera.

El primer gráfico muestra el ciclo de las emociones de mercado. El mercado es sentimiento, nada más que sentimientos, afirma Burton. Eso es lo que resume el mercado de valores en cualquier día de negociación. La rentabilidad de toda inversión y el riesgo se unen en el intestino. No hay dolor ni ganancia gratis. No hay forma de escapar al ciclo de las emociones de mercado, que viajan en montaña rusa desde el optimismo a la desesperación.

El segundo gráfico muestra la estrategia de gestión de cartera de los profesionales del mercado. Estos patrones operativos se establecen porque para un gestor profesional su principal objetivo es superar el índice de referencia de su cartera, por lo que tienden a adoptar “acciones rebaño”, para no alejarse mucho de la media, que podría poner en riesgo su propio puesto laboral.

En la mayoría de los gráficos de sentimiento aparece la “negación” cuando las condiciones del mercado se deterioran, como vemos en el próximo gráfico. Nadie quiere admitir que los buenos tiempos podrían haber terminado, por lo que se niegan a ver la verdad. Pero la negación también aparece cuando las circunstancias han mejorado, y aún se siente la preocupación por los malos momentos del pasado reciente.

También aparece el exceso de confianza que te puede atrapar en un mercado a la baja, o la ansiedad que puede dejarte fuera cuando los precios suben. Las actuales condiciones del mercado son un buen ejemplo. El “rally más odiado de la historia” se denomina así porque a pesar de los fuertes ascensos desde los mínimos de marzo de 2009, la mayoría de gestores sólo han aprovechado una pequeña parte de la subida, pues el miedo y la negación a que la situación había cambiado, les privaba de adoptar mayores riesgos.

 
Además >>  La gran banca pone en positivo al mercado

El siguiente gráfico muestra el ciclo emocional del especulador a corto plazo. Para ellos el concepto tiempo genera muchas más emociones que para los inversores a largo plazo.

“En el corto plazo los miedos y la avaricia son más fuertes que en el largo plazo”, afirmaba el estratega de Wall Street Bob Farrel en su “10 reglas del mercado para recordar”.

En el último gráfico vemos las distintas fases del mercado, y quien interviene en ellas. En la primera, fase de sigilo (stealth phase), los inversores más inteligentes se dan cuenta que la situación ha cambiado o está cerca de cambiar, por lo que empiezan a acumular posiciones. La segunda es la fase de conciencia, en la que los datos cada vez muestran con mayor claridad que el escenario ha cambiado. Es más amplio el número de inversores que se incorporan al mercado, aunque principalmente los inversores institucionales. La tercera es la fase manía, donde la atención de los medios al mercado se extiende, se incrementa el entusiasmo hasta llegar a momentos de pánico comprador por la avaricia de los inversores. En esta fase se incorpora mayoritariamente el público, que compra el papel que les vende el dinero inteligente y el inversor institucional. La última fase se inicia cuando se produce una desilusión generalizada por las altas expectativas creadas, la formación de un nuevo paradigma, la caída de los mercados, la negación del cambio de los inversores, continuación de las caídas, aceptación de la situación, incremento del miedo, capitulación, y retorno a la media.

En el actual mercado alcista, la fase de sigilo se produjo en 2009. Burton cree que ahora nos encontraríamos en la fase manía, y dentro de ella en el “momento de entusiasmo” posterior a la “atención de los medios”. Esto se refuerza por los datos que muestran que los inversores particulares están entrando de forma muy importante a las bolsas. Por lo tanto, cuidado, porque nos quedan pocas etapas antes de entrar en un nuevo paradigma y en caídas generalizadas en las bolsas.

El sentimiento del mercado en 5 gráficos
Tagged on:                 

Comments are closed.