“EN MI BANCO YA HEMOS CALCULADO LAS PÉRDIDAS QUE TENDRÍA LA BOLSA POR UN DEFAULT EN EUROPA…”

 

Moisés Romero. La Carta.

 
“No se han desactivado las alarmas, por mucho que leamos o escuchemos en los últimos meses, que eso es así. Por mucho que insistan en que la rebaja de un escalón en el ráting de España es eso, sólo un escalón. Vendrán más retiradas de galones de la pechera del escudo nacional, porque las deudas totales contraídas en España, como en otros países periféricos y no tan periféricos, tal es el caso de Reino Unido y EEUU, son inasumibles en el entorno crediticio y de tipos de interés de los bonos en la actualidad. En mi banco, digo, como en algún otro gran banco, ya hemos estudiado y proyectado desde hace tiempo los diversos escenarios que, para el comportamiento de la Bolsa, supondría un default parcial, una reestructuración de la deuda, que es como se va a llamar a partir de ahora este fenómeno (tomen nota del término, reestructuración en lugar de default, de suspensión de pagos, puro eufemismo). En mi banco sabemos, además, que los poderes políticos de todo el mundo van a vender la reestructuración de la deuda como algo bueno para los países que procedan de ese modo ¡Toma ya! Y se van a quedar tan panchos…”, me cuenta el director de operaciones de un gran banco extranjero.
“En el cálcuco”, añade, “partimos de un Ibex en la zona de los 10.000 puntos, como nivel óptimo, nivel máximo en la actualidad, aunque haya sido superado con holgura. Una quita del 20% en la deuda de periféricos como Grecia, Irlanda o Portugal conduciría el Ibex a niveles de 8.500 puntos, que es el punto donde los segurios de cambio y otras coberturas se encuentran. El efecto manada, el pánico puede ahondar aún más la caída. Pero también se pueden dar intervenciones orquestadas”.
“Si la reestructuración alcanza algunos tramos de la deuda de España, y en ese mismo porcentaje, el descalabro sería mayor, por debajo de los 8.000 puntos y, consideramos, afectaría a muchas más Bolsas globales. En cualquier caso, en mi banco ya sabemos que la propaganda va a vender este fenómeno como algo bueno para los países implicados, porque será generador de empleo nacional. Eso es lo que hay en la actualidad”, insiste.
“Por el momento ya tenemos apuntado en nuestras estrategias que Irlanda, más pronto que tarde, hará una quita en la deuda senior. Aunque la deuda del Gobierno irlandés es un tercio a la que tenía Grecia, la de los bancos, la del sistema financiero, es muy grande como hemos visto durante estos días”,finaliza.
Más voces en la misma dirección: Según los economistas Irwin Stelzer, director de Hudson Institute, y Par Magnusson, economista jefe de RBS, aunque haya más demanda en las subastas de bonos soberanos de los países de la periferia europea, estos países deberán reestructurar su deuda porque las altas rentabilidades son insostenibles. “Cuando se pagan cuatro puntos por encima de la rentabilidad del Bund, usted y yo podríamos pedir dinero prestado . Pero el hecho es que hay gente que está muy nerviosa sobre la capacidad de estas economías para poder soportar la carga de su deuda”, afirma Irwin Stelzer.
“Yo no veo ninguna manera de que esta situación continúe sin una reestructuración de deuda. Las matemáticas son muy simples: No puede ocurrir. Tendrán inevitablemente que reestructurar su deuda.”
Por otro lado Par Magnusson afirma que: “Sí, los países son capaces de vender bonos a un precio determinado, pero en algún momento tendrán que devolver este dinero. Por ejemplo: con un 11% de intereses en la deuda de Grecia y un 100% en el ratio Deuda/PIB, eso implicaría un 11% del PIB solo en intereses, sino se hubieran financiado por el fondo europeo”. Pero este fondo no es suficiente, añade Stelzer, y no será capaz de ayudar a los países durante un período largo de tiempo.
Un aviso importante que ha pasado desapercibido: El Banco Central Europeo consideró activar fondos de rescate para Irlanda, pero finalmente se abstuvo de hacerlo, según el diario financiero Handelsblatt, citando fuentes de Gobierno. Handelsblatt dijo que fuentes, a las que no identificó, aseguraron que el BCE había considerado activar el fondo de rescate de la zona euro y que algunos países de la región habían recibido la instrucción de estar listos para acudir a los mercados de capital en representación de Irlanda. “Al final, la decisión fue contraria al plan”, dijo el Handelsblatt. El medio no ofreció citas específicas o mayores detalles sobre las fuentes de información.
El BCE no se refirió al informe, pero el marco legal para el acuerdo de rescate señala que sólo puede ser activado a petición de un país y no por el banco central. Cualquier solicitud habría sido evaluada por la Comisión Europea y el BCE antes de que los ministros de Finanzas de la zona euro tomaran una decisión final.
Los países de la zona euro establecieron el Fondo de Estabilidad Financiera en mayo como una red de seguridad para los miembros del bloque monetario, con el objetivo de evitar la propagación de la crisis en la deuda soberana de Grecia. El vehículo de préstamos, que es respaldado por 440.000 millones de euros en garantías de los gobiernos de la zona eur
o, será desactivado en 2013.
El BCE dijo en un informe de junio que el apoyo a los países con problemas sólo se debería dar si su acceso a los mercados internacionales de capital quedaba vedado.

También te puede interesar:

Además >>  Oportunidades en el sector financiero ante la caída de los bonos
“EN MI BANCO YA HEMOS CALCULADO LAS PÉRDIDAS QUE TENDRÍA LA BOLSA POR UN DEFAULT EN EUROPA…”