Estrategias Saxo Bank en divisas para el 2T de 2015

 

saxo bank_logoSubida constante del billete verde frente a la mayoría de las divisas importantes en los últimos meses de cotización. Pero eso no quiere decir que todo vaya en la misma dirección. Si están buscando buenas oportunidades, el dólar neozelandés y la corona sueca podrían ser un buen comienzo.

Divisas: Fortaleza del dólar y reversión a la media en el 2T

El principal asunto desde mediados de 2014 y durante los primeros compases del 1T de este año ha sido la perspectiva de normalización monetaria de la Fed en un entorno de bancos centrales partidarios de las rebajas de los tipos en la mayoría de las economías desarrolladas. Asimismo, los mercados emergentes se han visto marcados por una combinación delicada de bajada de los precios de las materias primas, junto con un fortalecimiento del dólar. A medida que se han ido debilitando, sus divisas han hecho lo propio, lo que significa que los tipos de interés han tenido que mantenerse elevados. A su vez, esta situación está manteniendo la presión sobre el crecimiento económico y contribuyendo muy poco a evitar que se siga debilitando la divisa.

Esta situación ha sido un problema por partida doble, por todos esos créditos en dólares que se sacaron durante las diferentes fases de expansión cuantitativa de la Fed y que ahora requieren una devolución en un dólar mucho más valorado. Una cesta de real brasileño, rand sudafricano, lira turca y peso mexicano ha caído más de un 10% frente al dólar, tras el ajuste del carry trade, desde julio del año pasado hasta el 1 de marzo.

En adelante, la presión sobre los mercados emergentes probablemente solo se aliviará si la recuperación de EE.UU. da muestras de desvanecimiento y la Fed cambia su tono, un tono que lleva siendo partidario de las subidas de tipos desde finales del año pasado, aunque con paciencia. Asimismo, puede que se centre mucha atención en los propios tipos de los Fondos de la Fed en contraposición a otras formas que tiene de gestionar la política la Fed, incluyendo sus operaciones de recompra temporales overnight, como forma de devolver las subidas de tipos a la economía (particularmente, para los titulares de depósitos). Los propios tipos de los Fondos de la Fed solamente se aplican a los tipos que los bancos se aplican entre sí por los préstamos y pueden no afectar al resto de tipos de la economía. Esta es una cuestión muy técnica, pero conviene observar si este tipo de instrumento ofrece un apoyo adicional al dólar en el 2T, por encima de las expectativas generales de subidas de tipos de los Fondos de la Fed.

Por tanto, en términos generales, la subida del dólar parece que continuará en el 2T, aunque el movimiento del billete verde podría resultar algo más suavizado de lo que nos tenía acostumbrados en la subida entre noviembre y enero, particularmente en el euro/dólar.

Por lo demás, el yen es toda una incógnita, porque el final del 1T también es el final de año en Japón. Esto podría conllevar flujos de ajuste y el Banco de Japón y el Primer Ministro Abe podrían mantener el silencio sobre los tipos hasta la segunda vuelta de las elecciones regionales de abril en Japón, puesto que la debilidad del yen no resulta muy popular entre los votantes nipones.

¿Por último, están aumentando las probabilidades de que China devalúe el yuan a medida que se refuerza el dólar y aumentan los signos de angustia en la economía y el sistema financiero del gigante asiático? El par dólar/yuan marcó un máximo de dos años en el 1T por primera vez desde que el yuan se devaluó hace más de 20 años, en 1994

Principales operaciones

Cortos en el dólar neozelandés, frente al australiano y estadounidense

Aquí, el par dólar neozelandés/dólar estadounidense podría ser el peso pesado, puesto que el dólar australiano es uno de nuestros favoritos en el 2T, aunque la trayectoria en adelante podría acabar favoreciendo al dólar australiano si el Banco de Reserva de Australia indica que preferiría volver a entrar en un periodo de evaluación tras una nueva reducción de 50 puntos básicos para llevar los tipos a un nuevo mínimo histórico del 2,00%. Entre tanto, unos datos de inflación extremadamente bajos y un dólar neozelandés extremadamente fuerte desde el punto de vista comercial podrían poner de nuevo en pie de guerra al Banco de Reserva de Nueva Zelanda que podría hacer lo posible por rebajar su dólar. Por lo que respecta al par dólar australiano/dólar neozelandés, existe cierto riesgo de un tanteo hacia la paridad, pero esta podría ser un área en la que entrar en el par y esperar una reversión a la media, de nuevo hacia 1,07-1,08. Entre tanto, el dólar neozelandés/dólar estadounidense, podría prepararse para un movimiento hacia el área de 0,7000 en los próximos meses, mientras nos mantengamos por debajo del área de 0,7800.

Además >>  Unas cuantas recomendaciones para 2013

Gráfico: Dólar neozelandés/dólar estadounidense

 

La caída del kiwi frente al dólar ha sido mucho menos significativa en los últimos meses, puesto que la divisa de Nueva Zelanda se ha mostrado bastante fuerte en el resto del mundo, marcando máximos récord frente al dólar australiano y el euro, por ejemplo en el 1T. Pero estamos esperando que se produzca la reversión a la media y que el Banco de Reserva de Nueva Zelanda se imponga con más fuerza a esta tendencia en el 2T para mantener la divisa bajo control. Y si el dólar estadounidense se mantiene sólido, podríamos ver un movimiento hacia 0,7000 en los próximos meses, aún un 40% (!) por encima de los mínimos de la crisis financiera global.

grafico nzdusd_john j hardy 20150326

Cortos en el par libra/corona sueca

Si existe una operación por reversión a la media, es esta, puesto que la libra ha subido más de un 35% frente a la corona sueca desde los mínimos de 2013, cuando la economía británica lo estaba pasando peor y se creía que el gobernador del Banco de Inglaterra entrante, Mark Carney, podría resultar totalmente partidario de bajar los tipos con nuevos experimentos monetarios, poniéndose incluso como objetivo el PIB nominal. Y volviendo a la actualidad, tenemos la libra en máximos de varios años frente al euro y la corona ante las expectativas de que el Banco de Inglaterra sea el segundo gran banco central en subir los tipos tras la Fed de EE.UU., mientras que el BCE y el Riksbank de Suecia están sumidos en un juego de devaluación competitiva y luchando contra la deflación.

Más adelante, el Riksbank sueco podría buscar formas más dinámicas de evitar los riesgos deflacionarios en Suecia, más allá de los tipos negativos, pero dicho mix de políticas podría tardar un tiempo en formularse, y a corto plazo, el potencial de rebote relativo en las perspectivas de las economías de la UE podría amplificarse al alza para la corona sueca en términos relativos, puesto que la corona sueca podría haberse pasado a la baja a corto plazo.

Por lo que se refiere a la libra, durante un tiempo fue la niña bonita del mercado en el 1T de este año tras tocar fondo frente al dólar en enero, puesto que los datos económicos en general se han mantenido fuertes y el par euro/libra ha sido el elemento favorito para expresar la debilidad del euro ante las perspectivas de expansión cuantitativa por parte del BCE. Pero podríamos ver cierta reversión a la media en el par euro/libra al descontarse ampliamente los efectos de la expansión cuantitativa a corto plazo en este par. Asimismo, la situación política en el Reino Unido podría captar cierta atención negativa ante las elecciones generales de mayo, que en estos momentos podrían perjudicar al Reino Unido con un nuevo gobierno de coalición por una buena temporada.

Cortos en la subida del par libra/corona sueca para un tanteo hacia el nivel de 12,20 con stops por encima de 13,10

Gráfico: Par libra/corona sueca

El par libra/corona sueca lleva una subida brillante desde principios de 2013, pero puede que se haya pasado de frenada al alza, ya que no puede romper el nivel de 13,00. Puede que el mercado haya descontado un optimismo relativo excesivo en el Reino Unido, que sigue padeciendo problemas estructurales, con déficit gemelos enormes y el temor de que las elecciones generales de mayo vayan a introducir en la ecuación una incertidumbre política dramática. Entre tanto, un rebote en los números de Europa podría verse amplificado en la divisa sueca, tan dependiente de la exportación.

grafico gppsek_john j hardy 20150326

John J Hardy, director de estrategia de divisas / Saxo Bank
www.saxobank.es
Estrategias Saxo Bank en divisas para el 2T de 2015
Etiquetado en: