Gamesa, Colonial y Azkoyen se quedan atrás en el rally del verano

 

 
Yago Sánchez-Reig.
No todo son alegrías en este verano. Desde el 1 de julio, el Ibex ha subido un 17,80% y ha vuelto a niveles de abril. Sin embargo, hay valores que tocan mínimos anuales y que no parecen contar con grandes perspectivas de recuperarse a corto plazo.
En este grupo destaca Gamesa, que cotiza a 6,44 euros, un precio que no veía desde 2003. En 2010 cae un 44,51% y es difícil saber cuándo levantará cabeza. Los malos resultados del primer semestre y la revisión a la baja de sus perspectivas de crecimiento en 2010 y 2011 han acabado de desanimar al mercado”, explica Iván San Félix, de Renta 4.
El beneficio neto de la compañía ha sido de 22 millones de euros en el primer semestre del año, un 65% menos que en 2009. “La ruptura de su acuerdo con Bard [para desarrollar aerogeneradores marinos] también pesa en su cotización”, razona el experto de Renta 4. El analista añade que han cambiado su valoración de “mantener” a “infraponderar” debido a que “todo parece indicar que no se cumplirán las expectativas de alcanzar crecimiento de doble dígito en sus beneficios el próximo año”.
No obstante, el consenso de analistas consultados por Bloomberg cree que la acción ya ha sido muy castigada, y los que recomiendan vender son minoría (9,38%). Además, sitúan el precio objetivo en 9,67 euros, lo que le otorga un potencial alcista del 50,10%.
Colonial también se encuentra en mínimos y con perspectivas distintas. Ha caído un 41,29% en este año y un 89,41% desde que dejara el Ibex en abril de 2008. Después de su particular crisis, que ha implicado que sus acreedores se quedaran con el 90% del capital y que tuviera que acometer varias ampliaciones de capital para poder refinanciarse, Colonial cotiza a 0,091 euros. Su futuro bursátil parece complicado, tal y como creen el 100% de los analistas de Bloomberg, que recomiendan vender.
Azkoyen también está en un momento delicado. El lunes pasado bajó a su mínimo anual y, a pesar de subir un 12,84% en agosto, su futuro no parece esperanzador para los analistas. “El aumento del número de competidores, y las escasas barreras de entrada de su negocio, lastran los resultados de la compañía”, explica Mariano Alierta, de M&G Valores. El experto recomienda desprenderse del valor, a no ser que encuentre nuevas vías de negocio.

También te puede interesar:

Además >>  Abengoa a los pies de los caballos “por un plan demasiado ambicioso de inversión”
Gamesa, Colonial y Azkoyen se quedan atrás en el rally del verano