Gane más de un 7% al año con el almanaque en la mano

 

L. Rey / P. Vegas.

 
Las estadísticas demuestran que se consigue dinero si se invierte entrando en bolsa en octubre y saliendo en mayo, así que no pierda su oportunidad.
Coja el calendario un segundo y mire los meses que van de octubre a mayo. Ahora señálelos con fluorescente, porque es el periodo más interesante para entrar en el parqué. ¿No sé lo cree? Pues mire los datos históricos. Si se analiza el principal índice del mundo, el Standard & Poor’s 500, éste ha subido de media un 7,5 por ciento entre los octubres y mayos de los últimos 50 años. Sin embargo, si se analiza el periodo de mayo a octubre se puede ver que de media no gana más de un 1 por ciento. En concreto, el promedio se sitúa en un 0,84 por ciento.
Esta realidad también se traslada a España, donde en los últimos diez años, el Ibex 35 ha subido un 4 por ciento en este intervalo frente al 1,8 por ciento que cae en la época veraniega que le sucede.
Una de las explicaciones que dan los analistas a esta positiva evolución es la teoría de que los inversores cierran sus posiciones en mayo para pagar a Hacienda y ya no vuelven al mercado hasta después de las vacaciones, ya que en la época estival suele haber una gran volatilidad. A este argumento se une que el inversor quiere disfrutar de su liquidez durante el periodo estival y quiere hacerlo sin sorpresas, por lo que se aleja de los mercados durante ese periodo.
Esta rentabilidad llama más la atención en la actualidad con los bajos tipos de interés, que en la zona euro están en el 1 por ciento y en Estados Unidos se mueven en una horquilla entre el 0 y el 0,25 por ciento. Además, si se acude al mercado por uno de los productos más conservadores, el depósito, éste apenas supera el 4 por ciento de rentabilidad.
Octubre sorprende
Lo curioso es que el periodo arranca en octubre. Sin embargo, los inversores no suelen estar al tanto del atractivo que posee entrar en el mercado en este mes, por la mala reputación que tiene, ya que las principales crisis bursátiles han estallado en el décimo mes del año. La leyenda de los negativos octubres comienza en 1907. Primero fue una crisis de liquidez en el sistema financiero, después le siguió el crac del 29, en el que el mercado de EEUU se colapsó, provocando el miedo en las distintas plazas europeas. En octubre fue cuando ocurrió el crac de 1987, lo que produjo que las plazas europeas y americanas retrocedieran drásticamente. El Dow Jones llegó a perder más de un 22 por ciento en un solo día.
Estas malas experiencias han provocado que octubre se convierta en un mes maldito en la mente de los inversores. Pero nada más lejos de la realidad. Como dice el refrán unos crían la fama y otros cardan la lana. De hecho, incluso, históricamente es un periodo en el que los índices bursátiles suben. Si se analizan los últimos 30 años del Standard & Poor’s, este mes el selectivo ha rebotado un 0,72 por ciento de media.
Si se quiere conocer en las últimas tres décadas cuál es el mes más negativo tiene que echar la vista atrás y centrarse en septiembre, que suele ser el más negativo del año, con un descenso que rebasa el uno por ciento. Por el contrario, el que cuenta con el mejor registro alcista es abril, donde los incrementos rondan el 1,5 por ciento de media en los últimos 30 ejercicios.
Ser selectivo
Sin embargo, esto no quiere decir que usted tenga que comprar a diestro y siniestro acciones en bolsa el próximo lunes para poderse dejar llevar por el embrujo del calendario. De hecho, dada la incertidumbre que todavía existe en los parqués ante la leve recuperación económica que se está viviendo es necesario ser muy selectivo en qué comprar. Por ello, los expertos recomiendan compañías con beneficios estables y recurrentes, gran generación de caja operativa, que contengan alta rentabilidad por dividendo y que tengan un escaso apalancamiento financiero. Dentro del Ibex, los principales estandartes de esta filosofía de negocio son Telefónica, Santander, Repsol, Inditex o Técnicas Reunidas. Si lo que le interesan son empresas más pequeñas, pero que mantengan también una buena diversificación de sus ingresos, debería de echar un vistazo al Índice General de la Bolsa de Madrid, en el que también existen oportunidades en este momento. Éste es el caso de Amadeus, Cie Automotive, CAF y Viscofan, cuatro empresas que se han ganado el aplauso de la comunidad inversora, por tener bien diversificados sus ingresos a través de un crecimiento bien estructurado.

También te puede interesar:

Además >>  “Los casos de Unicredit y Banco Santander son el preludio de que los desplomes continuarán…”
Gane más de un 7% al año con el almanaque en la mano