Gecina vuelve a desairar a Rivero

 
Raúl Pozo_Negocio.
Nuevo desencuentro entre la inmobiliaria francesa Gecina y Joaquín Rivero, uno de sus principales accionistas. La empresa gala, que cuenta con el 49% del capital de la nueva Bami, presidida por el empresario jerezano, votó en contra de la aprobación de las cuentas de esta última correspondientes al ejercicio 2009. Según ha podido saber NEGOCIO de fuentes del sector, el representante de Gecina, Andre Lajou, fue el único que se opuso a la aprobación de los resultados, que arrojaron pérdidas de 17,12 millones de euros, por lo que las cuentas de Bami salieron adelante con los votos de los restantes socios (principalmente, el propio Rivero y la inmobiliaria cordobesa Prasa).
Joaquín Rivero abandonó la presidencia no ejecutiva de Gecina a comienzos del presente año, después de no encontrar el apoyo de la empresa participada también por la inmobiliaria española Metrovacesa (27%) para llevar a cabo más inversiones en España y diversificar mercados. La marcha de Rivero también se vio motivada por la decisión de Gecina de abandonar sus inversiones en España, entre ellas, precisamente, su participación en la nueva Bami, gestada durante la época en la que Rivero era el primer ejecutivo de la patrimonialista gala.
Primero, abstención
La votación tuvo lugar en la junta de accionistas que celebró Bami a mediados del pasado mes de junio. Se da la circunstancia de que Lajou se limitó a abstenerse cuando se formularon las cuentas anuales de la compañía, según se recoge en el informe de gestión de Bami al que ha tenido acceso este diario. La formulación de este informe tiene fecha del 24 de marzo. Poco más de dos meses después, Lajou votó en contra de esas mismas cuentas.
No obstante, el representante de Gecina votó a favor del resto de los puntos del orden del día, incluído el referido a la remuneración del consejo de administración. Asimismo, procedió a firmar las cuentas de Bami, refrendadas por una auditoría sin salvedades a cargo de Deloitte.
Fuentes conocedoras de la situación explicaron a este diario que la decisión de Lajou se basó en una discrepancia sobre la valoración de una participación que Bami posee en un geriátrico. En concreto, la diferencia de cifras se daba entre las aportadas por un experto independiente por encargo de Bami y la valoración propia de Gecina.
Estas circunstancias se producen en pleno proceso de desinversión de Bami por parte de Gecina, un proceso que en los últimos meses se ha complicado, pese a que Joaquín Rivero y el consejero delegado de la francesa, Christophe Clamageran, mostraron su predisposición a alcanzar un principio de acuerdo antes del pasado verano.
Sin embargo, en las últimas fechas las posturas se han alejado, principalmente por el hecho de que la aseguradora Prédica (Grupo Credit Agricole), que controla algo más de un 8% del capital de Gecina, ha mostrado una postura beligerante, aprovechando la falta de entendimiento entre los socios españoles de la empresa (Joaquín Rivero y su socio Bautista Soler, por un lado, y Metrovacesa, por el otro), que le ha dado una inusitada cuota de poder teniendo en cuenta su menor participación.
Participación financiera
Rivero, que posee algo más de un 16% del capital de Gecina, prosigue formando parte del consejo de administración de la patrimonialista francesa, aunque ha declarado en numerosas oportunidades que su participación ha pasado a tener carácter financiero tras dejar el sillón presidencial.
Recientemente, Gecina anunció la colocación de obligaciones propias por un monto de 500 millones de euros, la primera emisión de deuda de este tipo en cinco años.

También te puede interesar:

Además >>  España entra en el club de los hoteles de siete estrellas
Gecina vuelve a desairar a Rivero