Generali se repliega en el capital del Santander con ventas millonarias

 

José Luis Marco.

La aseguradora italiana se desprende de 23 millones de acciones en un mes

 
La aseguradora italiana Generali, accionista de referencia desde hace años del Santander y con un puesto en su consejo de administración, ha reducido en poco más de un mes su peso en el banco español desde algo más del 1% del capital al 0,75% actual, después de ventas continuadas de acciones.
El repliegue de Generali se iniciaba a primeros de agosto, cuando aún contaba con 85,5 millones de acciones bajo su control prácticamente, lo que representaba el 1,039% del capital del Santander. En los primeros días de agosto, el grupo asegurador italiano, que ha acabado en estos días la unificación de sus marcas en España con la unión de Vitalicio y Estrella Seguros, se desprendía de más de seis millones de acciones del grupo financiero presidido por Emilio Botín.
Las ventas fueron constantes y casi continuadas durante todo el mes de agosto, con desinversiones de paquetes superiores a los 3,5 millones de títulos en algunas ocasiones, cuando las acciones del Santander rondaban los 10 euros.
De esta manera, Generali habría ingresado cerca de unos 230 millones de euros con estas desinversiones, según los precios de venta comunicados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Tan sólo durante el mes de septiembre, la compañía aseguradora se ha desprendido de unos cinco millones y medio de títulos del Santander que controlaba de forma indirecta. De esta manera, ha confirmado la tendencia mostrada durante el mes de agosto y todo indica más a un repliegue ordenado que a ventas puntuales.
Por debajo de Botín
Generali tiene un puesto en el consejo de administración del Santander desde abril de 1999. Durante todos estos años, la compañía aseguradora ha sido el primer accionista a título individual dentro del consejo de administración del grupo financiero español.
Sin embargo, con las ventas realizadas desde primeros de agosto su participación ha quedado por debajo de la que mantiene a título individual el propio presidente del Santander, Emilio Botín, que controla desde primeros del mes de julio un 0,933% del capital. Botín siempre se ha mostrado partidario de que los consejeros de su banco se comprometieran con la entidad mediante la compra de acciones del Santander.
Las ventas del Grupo Generali no responderían, al menos en teoría, a problemas económicos de la aseguradora italiana, que cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto de 1.309 millones de euros y una facturación superior a los 70.000 millones de euros, a pesar de las dificultades del mercado como consecuencia de la crisis económica mundial.
Además, las ventas se han ejecutado tanto con las acciones del Santander por encima de los 10 euros, como cuando los títulos estaban por debajo de ese precio, como ha ocurrido en todas las operaciones cerradas en septiembre.
La nueva posición accionarial de Generali en el Santander sí coincide con la imparable expansión del Santander mediante compras en el extranjero, una estrategia que es aplaudida por buena parte del mercado internacional pero que también genera algunas dudas a diversos expertos financieros.
A finales de abril, Generali cambió de presidente con el nombramiento de Cesare Geronzi, un hombre de Mediobanca y con una pasado más bancario que asegurador. Sin embargo, el anterior presidente, el francés Antoine Bernheim, se mantiene como consejero en el Santander en representación de los intereses del grupo asegurador italiano.

También te puede interesar:

Además >>  La Reforma Financiera al detalle
Generali se repliega en el capital del Santander con ventas millonarias