Hacia un nuevo Flash Crash

 

Carlos Montero.

En las últimas semanas se está rumoreando por Wall Street que han entrado a operar varios programas automáticos de gestión muy rápidos y agresivos. Esto podría establecer las condiciones para un nuevo “flash crash” como el sucedido el pasado 6 de mayo de 2010 a las 14:42, cuando el Dow Jones perdió cerca de 600 puntos en cinco minutos (ya estaba perdiendo más de 300 puntos en ese momento). Semanas después se supo que la firma Waddell & Reed Financial, ordenó la venta de 75.000 contratos de futuros sobre el S&P 500 mediante algoritmos computerizados, y al no establecer un momento para la ejecución de esos contratos, el programa automático los realizó en tan solo 20 minutos.

Jim McTague de Barrons ha recogido recientemente estos rumores de mercado, y señala que una nueva estrategia automática de trading está tratando de hackear los mercados de futuros y acciones de nuevo.

La operativa sospechosa que se ha detectado en las últimas semanas está siendo investigada por la Agencia de Seguridad Nacional. Las primeras averiguaciones sugieren que hay un nuevo equipo automático de contratación que está situado en el extranjero y que podría distorsionar los precios de la bolsa. Los sistemas automáticos de gestión son diseñados por matemáticos y realizan operaciones a ultra corto plazo, afectando la fijación de precios
La primera vez que el sospechoso algoritmo apareció, fue el pasado 2 de marzo, según comenta Eric Hunsader, fundador de Nanex, la firma de datos que fue la primera en descubrir anomalías automáticas en el flash crash del 6 de mayo de 2010.

Hunsander cree que este nuevo algoritmo está operando en los futuros del E-mini S&P 500 en la Bolsa de Chicago. El algoritmo altera los precios de instrumentos financieros relacionados, como el fondo SPDR S&P 500 (SPY), basado en el indicador, y de las opciones financieras del S&P, creando posibilidades de arbitraje que son aprovechadas para sacar beneficios a partir de un centavo por operación. Hunsander afirma que el algoritmo ejecuta de forma inmediata miles de órdenes de compra y venta, en un tiempo de 50 milisegundos.

Además >>  Los ETFs no son inmunes a la crisis

Otro algoritmo detectado actúa sobre las líneas de oferta y demanda de entre 20 y 40 acciones del Nasdaq durante unos pocos milisegundos varias veces al día. El pasado 16 de marzo se detectaron volúmenes máximos de tráfico de órdenes operativas a un nivel no visto con anterioridad, entre las 11:01 a.m. y las 11:02. a.m.

 

Hunsander se pregunta porque la comunidad financiera no se muestra preocupada por estos hechos, que son similares al flash crash de 2010.

Según los últimos informes que hemos recibido, entre el 50% y el 70% de las operaciones actuales del mercado son originadas por programas automáticos de gestión, que por cierto están dando unas rentabilidades paupérrimas en los dos últimos ejercicios. Estos programas automáticos detectan divergencias y tendencias de corto plazo, que son utilizadas en el intradía para tomar posiciones totalmente especulativas.

El mercado teme que en un escenario como el actual, cualquier conjunción de varios programas automáticos en un mismo sentido de mercado, podrían provocar la activación de otros programas automáticos que protegen las posiciones compradoras y vendedoras, y así incrementar la cuantía del movimiento inicial.

Muchos traders veteranos se manifiestan sobre la dificultad de operar en los mercados de hoy en día, y consideran que el papel de los ordenadores en la operativa financiera, seguirá incrementando su protagonismo en el futuro cercano.

Hacia un nuevo Flash Crash
Tagged on: