Hoy hablaremos de Mongolia

 

Dejemos por un momento de lado los problemas políticos en Italia, el caos en Grecia, los miedos a un contagio generalizado de la crisis europea, y demás incertidumbres a las que nos referimos día tras día, y a las que volveremos en el futuro. Hablemos en este artículo de algo más exótico, y seguro más reconfortante. Ya habrá tiempo de volver a si la zona euro se rompe o no, o si el Apocalipsis va a llegar en 2012 como vaticinaban los mayas. Hoy hablaremos de Mongolia. En un interesante artículo publicado anónimamente en EurasiaNet, el autor afirma que Mongolia está a punto de convertirse en una supernova financiera. Veamos por qué:

Mongolia es una nación de poco más de 3 millones de habitantes, donde el pastoreo y la agricultura han sido las características dominantes de su economía. Los últimos estudios de los expertos estiman que el país cuenta con hasta 1 billón de dólares (1 billón español no anglosajón. Es decir un millón de millones)  en metales preciosos y minerales por explotar. Esto equivale a más de 333.333 dólares potenciales por cada hombre, mujer y niño del país.

Mongolia entró en 2011 con una tasa de crecimiento económica del 6.7 por ciento, en un momento en el que la mayoría de las economías mundiales estaban luchando con la incertidumbre financiera mundial. El crecimiento de este año podría alcanzar el 14 por ciento, según una estimación del Banco Asiático de Desarrollo, mientras que otros analistas internacionales sitúan la cifra en un 20 por ciento. Algunos incluso afirman que si la “economía informal” de Mongolia se tiene en cuenta, la tasa de crecimiento podría llegar al 40 por ciento.

En la actualidad, la mayor fuente de ingresos es la gran mina de carbón de Tevan Tolgoi. Adicionalmente, se esperan grandes beneficios de un enorme complejo minero de extracción en el desierto del Gobi, conocido como Oyu Tolgoi.

La mina de Oyu Tolgoi se estima que tienen una vida útil de 50 años después de que entre en funcionamiento en 2013 y se prevé que produzca por lo menos el 3 por ciento de la producción anual mundial de cobre durante ese período de tiempo. Si todo va según lo previsto, generará 5 mil millones dólares por año durante medio siglo, de acuerdo con James Passin, Director y Co-Fundador, Firebird Management, LLC, una firma que opera 10 fondos que se especializan en oportunidades de inversión en los países de Eurasia.

Mongolia es también un lugar de enormes yacimientos de oro, incluyendo a Oyu Tolgoi. El país, además, posee grandes reservas de uranio y de carbón, que el país espera explotar con el uso de nuevas tecnologías.

Con la perspectiva de grandes cantidades de dinero entrando en las arcas del gobierno y en la economía de Mongolia, los funcionarios del gobierno sienten la presión para desarrollar políticas que garanticen a largo plazo un crecimiento estable.

El primer ministro Batbold Sukhbaatar compartió su visión de lo que su país va a hacer con la bonanza, durante un foro económico organizado por la Asia Society de Nueva York, el pasado 28 de octubre. Batbold dijo que su gobierno ha dedicado tiempo a discernir las mejores prácticas empleadas por otros estados ricos en recursos.

 

“No queremos reinventar la rueda”, dijo Batbold, en referencia a los esfuerzos del gobierno por separar a Mongolia de la llamada “enfermedad holandesa”, una maldición que se ha cernido sobre otras economías centradas en la explotación y exportación de materias primas. “Hemos estudiado la excepción de Noruega, Canadá,  y Australia”, señaló Batbold.

Además >>  Bankia iniciará la sesión de mañana en Bolsa a unos 1,4 euros por acción

“Nos gustaría ser un gobierno progresista”, continuó el primer ministro, haciendo hincapié en su fondo de desarrollo social que está destinado a proporcionar financiación a los ciudadanos para la educación, la vivienda, las pensiones y la capacitación laboral. También se refirió al fondo de estabilidad de Mongolia, una reserva para tiempos menos prósperos en el futuro.

Batbold dijo que Mongolia estaba “en una etapa crítica de su desarrollo”, reconociendo que la inflación ya es un tema preocupante. Señaló que el país es totalmente dependiente de las importaciones de petróleo y gasolina, una vulnerabilidad que puede causar volatilidad en los costos del consumidor. El país también se encuentra experimentando un aumento de la renta disponible. “A pesar de que tenemos este ingreso importante y prometedor [del sector minero],  tenemos que hacer frente al crecimiento con cuidado para evitar el sobrecalentamiento de la economía”, dijo Batbold. “Este es un tema que tenemos que estudiar.”

Además, el gobierno tiene que lidiar con preguntas sobre la protección del medio ambiente. El rápido desarrollo económico ya ha causado la degradación de los suministros de agua y bosques. El primer ministro indicó que mejorar el cumplimiento de las protecciones legales existentes, combinado con un esfuerzo para establecer parques nacionales que están fuera de los límites del desarrollo, puede ayudar a aliviar el problema. Agregó que el gobierno presta especial atención a la dimensión ambiental del desarrollo económico.

La confianza de los inversores en Mongolia se ha disparado en las últimas semanas después de que se alcanzara un compromiso del gobierno para no buscar una renegociación del acuerdo de 2009 sobre la explotación de la mina de cobre de Oyu Tolgoi. A principios de octubre de este año, funcionarios del estado habían expresado su deseo de revisar el pacto, al parecer con la vista puesta en aumentar la participación del Estado en el proyecto. Este deseo al final no se ha materializado, lo que da confianza legal a los inversores.

En la actualidad, los inversores parecen tener un desbordante optimismo sobre el país. Passin, gestor de fondos, sugiere que las estimaciones actuales de la reserva de las riquezas minerales de Mongolia pueden representar sólo la punta del iceberg. “Creemos que las últimas exploraciones simplemente han arañado la superficie”, dijo.

Como decía en el comienzo de este artículo, interesante inversión alternativa, alejada completamente de los problemas actuales del “primer mundo”. Creemos que la forma más sencilla para acceder al mercado mongol es a través de fondos cotizados o ETFs que inviertan en el país. Hay múltiples en el mercado.

Carlos Montero/lacartadelabolsa

Hoy hablaremos de Mongolia

Comments are closed.