Inquietud de la banca por la posibilidad de que la entrega del piso salde la deuda hipotecaria

 

La patronal bancaria avisa de que cambiar la ley hipotecaria para que la entrega de la vivienda sea suficiente para saldar la deuda acabaría restringiendo el crédito y afectaría la capacidad de las entidades de emitir títulos hipotecarios.

Los bancos mueven ficha. Ante los cada vez más frecuentes ataques a la actual ley hipotecaria, el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha enviado una carta a la ministra de Economía y vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, para dejar claro los graves riesgos para el sistema que podría suponer modificar los actuales fundamentos jurídicos del mercado hipotecario.

A raíz de una sentencia de un juez que denegó a BBVA la posibilidad de pedir a un cliente que terminara de saldar su deuda hipotecaria con sus bienes personales, ya que la vivienda entregada no cubría el importe del préstamo, se han levantado muchas voces, especialmente en el mundo de la política, defendiendo esta posibilidad. El último fue ayer el ex presidente del Gobierno Felipe González.

En la carta de la AEB, a la que tuvo acceso Expansion.com, Martín afirma que “deben considerarse muy desafortunadas las pretensiones de modificar la legislación vigente para establecer la limitación de la responsabilidad del deudor al bien hipotecado”. La misiva, con la que la patronal pretende explicar el punto de vista de la banca sobre el tema, ha sido enviada también a los portavoces de los partidos políticos, así como a los bancos asociados.

La patronal bancaria hace una defensa del comportamiento de los bancos en el tema de las hipotecas. “Los bancos son, desde luego, plenamente sensibles al problema social y personal que representa la pérdida de una vivienda”, afirma la carta, que insiste en que las entidades hacen todos los esfuerzos posibles para renegociar el préstamo cuando es necesario, alargando los plazos, o introduciendo periodos de carencia. Prueba de ello, según la AEB, es el hecho de que la morosidad de las hipotecas a particulares en España es baja, pese al entorno de fuerte crisis inmobiliaria. La ejecución de la vivienda, según defiende la patronal, sólo se hace cuando no queda más remedio.

Martín insiste en que si la ley que garantiza el pago de la deuda con todos los bienes del hipotecado se modificara de forma retroactiva, podría verse perjudicada la solvencia del sistema financiero, ya que se restaría a las entidades un arma para recuperar los créditos morosos. De cara al futuro, un cambio en la ley implicaría un mayor riesgo del crédito hipotecario, lo que acabaría repercutiendo en un encarecimiento de los préstamos y dificultaría aún más el acceso a la vivienda.

 
Además >>  El beneficio de los bancos de EEUU se dispara, pero hay más entidades con problemas

La otra gran fuente de preocupación es el efecto que tendría el cambio sobre los títulos hipotecarios emitidos por las entidades españolas, un mercado con un saldo vivo de 524.000 millones de euros al cierre del año pasado. Según la AEB, “los títulos hipotecarios emitidos quedarían irreversiblemente dañados”, mientras que los de nueva emisión tendrían mucha más dificultad de colocación y tendrían que pagar rentabilidades más elevadas.

La postura de la AEB es avalada por las reacciones de dos de las grandes agencias de calificación, Moody’s y Fitch, ante la decisión del tribunal en el caso de BBVA. Ambas agencias relativizaron la importancia de la sentencia por considerar que se revertiría en segunda instancia. No obstante, avisaron de que, de no ser así, se habría sentado un peligroso precedente que obligaría a una revisión de la calificación de los títulos hipotecarios españoles.

Cláusulas de suelo

Otra cuestión a la que se refiere Miguel Martín en su carta a Salgado son los ataques a las cláusulas de suelo en las hipotecas. Recientes sentencias judiciales han obligado a algunas entidades a eliminar estas cláusulas de sus contratos. La AEB afirma que de esta forma se frustra “el equilibrio financiero pactado para la operación” y que, de extenderse esta situación, repercutiría en un perjuicio para las entidades.

Michela Romani.

Inquietud de la banca por la posibilidad de que la entrega del piso salde la deuda hipotecaria
Tagged on: