Japón analiza escenarios de guerra contra China

 

La cosa se pone fea. Vuelve de nuevo la máxima de ‘si quieres solapar o acabar con una crisis financiera inventa una guerra‘. Pues, aunque parezca mentira, el analista Carlos Montero, plantea esta situación, basándose, según él, en fuentes de reconocida solvencia. 

Conflicto islas SenkakuSegún recoge The Diplomat, el Partido Liberal Demócrata (PLD), de tendencia conservadora, anunció el pasado martes 8 de enero que aumentaría el presupuesto de Defensa de la nación en más de 1.500 millones de dólares, a la vez que se conocía que tres de los cinco escenarios explorados por el Ministerio de Defensa involucraban una guerra con China (con el Ejército Popular de Liberación – el brazo armado del Partido Comunista de China).

Los dos enfrentamientos que no involucraban a China eran una guerra con misiles balísticos contra Corea del Norte y Rusia. Pero lo más significativo son los conflictos con China, ya que estamos actualmente asistiendo a una escalada de escaramuzas que podrían, en el peor de los casos, desembocar en la guerra, y ese no es un escenario en absoluto descartable (ver artículo 27 diciembre 2012: No se Sorprendan si Japón y EEUU entran en Guerra contra China en 2013)

El primer escenario examinado es una guerra entre China y Japón por las disputadas islas  Diaoyutai/Senkaku en el Mar Oriental de China. Ayer conocimos como el Ministerio de Exteriores de Japón convocó al embajador chino en Tokio, Cheng Yonghua, para protestar por la entrada de patrulleras chinas en las aguas de las islas Senkaku/Diaoyutai, cuya soberanía reivindican ambos países y Taiwán.

La tensión bilateral por las Senkaku/Diaoyutai se disparó el pasado 11 de septiembre, cuando el Gobierno de Japón anunció la compra de tres de las cinco islas que forman el archipiélago a su propietario privado por 2.000 millones de yenes (20 millones de euros), que saldrán de los fondos reservados.

Sin embargo, la disputa territorial se remonta a 1895, cuando Japón se anexionó formalmente las islas para construir una planta procesadora de atún que dio empleo a 200 personas, aunque en 1940 el negocio se desplomó y las islas quedaron desiertas.

El segundo escenario, amplía el conflicto de las islas Senkaku y analiza una guerra de mayor participación con China intentando apoderarse de las islas PLA Ishigaki y Miyako, al este y norte de Taiwan.

La tercera, y quizás el escenario más polémico, se centra en cómo Japón reaccionaría a una invasión china de Taiwán en 2021, una fecha elegida porque coincide con el 100 aniversario de la fundación del Partido Comunista Chino (PCCh). De acuerdo con el escenario, el ejército chino movilizaría principalmente vehículos anfibios, fuerzas especiales, misiles balísticos, y aplicaría un bloqueo de combate para lograr sus fines.

 

Aunque este último escenario deja claro que las hostilidades implicarían principalmente al ejército chino y a las fuerzas militares taiwanesas, se plantea la posibilidad de que China pueda atacar las bases estadounidenses y japonesas en Okinawa, mediante el uso de misiles de largo alcance balísticos, como el DF-21D y DF-31, para amenazar a los portaaviones de la región.

Además >>  Viejos fantasmas

Es interesante saber que Japón tiene la responsabilidad de acudir en ayuda de Taiwán en caso de que el ejército chino ataque a las fuerzas de Taiwán, según ha dicho el diario Sankei Shimbun.

Se ha especulado mucho durante años sobre si Tokio intervendría si China invade Taiwán. Algunos informes de 2007 señalaban que funcionarios de Estados Unidos y Japón, alarmados por el poder creciente de China, estaban considerando un plan para coordinar sus acciones en virtud de tal contingencia, con Japón proporcionando apoyo a las fuerzas de EE.UU. como se estipula en las Directrices para la Cooperación de Defensa entre Japón y EE.UU.. No es ninguna casualidad que estas conversaciones se produjeran en 2007, cuando también el primer ministro Abe, considerado como pro-Taiwan, estaba en el poder.

Los dos países también acordaron el pasado año, negociar posibles cambios en las pautas bilaterales a fin de reflejar los cambios en la situación estratégica, así como dar un mayor espacio de maniobra a las fuerzas japonesas.

Aunque estos escenarios se mantienen en el terreno de la especulación, la inclusión de Japón en un conflicto entre China y Taiwán subraya de nuevo la importancia que tiene para Tokio que Taiwán se mantenga independiente. Ciertamente, la asertividad de China en 2012, tanto en la China Oriental y el Mar del Sur de China ha hecho muy poco para tranquilizar a Japón sobre la independencia de Taiwán, tan cerca de sus territorios. Por lo tanto, en lugar de “abandonar” a su suerte a Taiwan, como un puñado de académicos estadounidenses han estado discutiendo por el bien de las “mejoradas” relaciones con Pekín, el Gobierno de Japón podría ser más propenso a asegurar que la isla sigue sirviendo de barrera natural a la expansión china.

Según fuentes japonesas, la mayor parte de la “simbólica” cifra de 100 mil millones de yenes en el aumento de los gastos de defensa anunciada el 8 de enero servirá para financiar la investigación de un nuevo sistema de radar y para cubrir el combustible y otros costos de mantenimiento de los aviones de alerta temprana. Pero esto es sólo el primer paso y podríamos ver mucho más. El presupuesto de defensa para el año fiscal 2012 que terminó en marzo fue de sólo 4,69 billones de yenes (61.000 millones de dólares), o un porcentaje ligeramente superior al 1% del PIB, dejando un amplio espacio para la expansión de esta cifra si el entorno estratégico de Japón continúa deteriorándose en las próximas semanas.

Como decía abuelo… átense los machos.

Japón analiza escenarios de guerra contra China
Tagged on:                             

Comments are closed.