Jubilación – Pensión – 2 Pensión

 

Santiago Niño Becerra.

(Pensión = ‘casa donde se reciben huéspedes’: RAE)

Está siendo de manual: como las cosas deben ser. Primero se recortó la remuneración de los funcionarios y trabajadores asimilados: empresas prestadoras de actividades concertadas con el Sector Público: ‘Ud. pague lo que quiera a sus trabajadores, pero yo le voy a dar un X% menos por lo que está haciendo). Luego vino la Reforma Laboral que originariamente -¡por favor: no lo olviden jamás!- tenía como objetivo reducir la temporalidad y para lo único que ha servido es para que la poca demanda de trabajo que hay sea de trabajo temporal, y para reducir los costes laborales vía reducción de los costes del despido. Y ahora les ha tocado a las pensiones: primero se congelan, luego se ‘racionalizan’.

‘Es para dar credibilidad a los mercados’. Bien, admitamos eso: si España, para ganar credibilidad, tiene que bajar las pensiones que paga a sus jubiladas y jubilados, España tiene un megaproblema. Aparquemos eso. Justificar el incremento del número de años a considerar para el cálculo de la pensión con el aumento que se está produciendo en la esperanza de vida supone suponer que ésta va a continuar aumentando, de ahí que sea preciso, consecuente, aumentar la edad de jubilación. Veamos.

Cierto es que la esperanza de vida ha aumentado mucho, mucho, en las últimas décadas, y lo ha hecho, básica y fundamentalmente, gracias al modelo de protección social cuyas prestaciones han estado yendo a más (a pesar de que en España, con relación a otras economías europeas han existido y existen diferencias notables: que ya nunca serán reducidas). También la esperanza de vida ha aumentado gracias a que las rentas medias han crecido, lo que ha permitido que la ciudadanía tuviese acceso a una mejor alimentación y a mejores equipamientos en sus viviendas: en los años 50 o 60, ¿cuántas familias disponían de calefacción en sus domicilios?.

Pero el modelo de protección social se halla en retroceso: ni es tan necesario porque ya no hace falta calmar a hordas de reivindicativos obreros, ni se disponen de los fondos suficientes para pagar los cada vez más caros tratamientos; y también la renta media está decreciendo: más desempleo supone reducción de la renta media de un creciente sector de la población: el desempleado y el subempleado, y de una parte del ocupado: el undermilerurista y el subundermileurista (¿son mil euros el nuevo salario medio?).

Menor protección social y menores rentas, pienso, van a desembocar en una reducción de la esperanza de vida: entre 1991 y 1997 la esperanza de vida cayó cinco años en los territorios de la antigua URSS: entérense qué sistema sanitario tenían los ciudadanos soviéticos y cual empezaron a tener después de 1991; y menor esperanza de vida, menor gasto total en pensiones, lo que quedará de uno u otro modo compensado por la menor recaudación obtenida, durante la crisis, por el creciente desempleo, y, tras la crisis, por un elevado desempleo estructural.

Siguiendo con lo de ayer: la prolongación de la edad legal de jubilación pienso que tiene más de maniobra de distracción que de otra cosa: si el desempleo va a ir aumentando cada vez se jubilarán menos personas a la edad legal de jubilación (otra cosa es que continúen trabajando en la economía sumergida que, si no se legaliza, se disparará: la mexicanización de la economía) y las que lleguen a jubilarse llegarán, muchas, con menores bases de cotización: los salarios medios decrecerán: esa será la cuarta pata del mecano sobre el que el Gobierno (el que sea), pienso, basará ‘la recuperación de la Economía’, lo que, de nuevo, lleva a menos recaudación y a menos pensión media. (Lógicamente, el paso siguiente será aumentar el número de años necesarios para acceder a una pensión).

 
Además >>  Cosas – 18

Decíamos sobre la reducción de los salarios medios. A medida que el desempleo vaya aumentando: por la caída de la actividad, ahora, y por las menores necesidades de factor trabajo, después, la remuneración de ese factor trabajo, el salario, caerá: cuestión de oferta y demanda; si a eso añadimos que la oferta es ya mundial y la demanda es local … Y, ¿cómo se rebajan los salarios?, pues a través de dos vías: no aumentándolos: convenios colec… ¿qué?; y reduciéndolos: en una primera, fase pluses y dietas; en una segunda, valoraciones de puestos de trabajo, en una tercera, ‘es lo que hay’. Efectos sociales, implicaciones éticas, lo que quieran y más, pero ahora estamos con las pensiones. Dando por supuesto que el sistema continúe más o menos como ahora, cada vez van a entrar menos fondos en la caja pagadora de pensiones y cada vez van a haber menos personas a cobrar unas menores pensiones durante un menor tiempo, pero, a la vez, el número de los sin-derecho-a-pensión crecerá.

¿Hacia qué vamos?, pienso que hacia ‘los 426 euros’. Recuerden: dijimos que permanecerían, aunque fuese con otro nombre, aunque fuese con otra forma (ahora habrá que ver en que se forma a los perceptores de ese subsidio y para que les sirve en lo que se les forma: la formación no es barata, y menos la formación para que sea útil (¿a alguien se le habrá ocurrido emplear a desempleados como formadores de otros desempleados?)). Pienso que con las pensiones acabará sucediendo algo parecido.

De uno u otro modo pienso que vamos hacia un subsidio de subsistencia: pongan la denominación que quieran. Para un número creciente de población: desempleados crónicos nunca demandados, desempleados temporales rotatorios, no-jubilados expulsados del mercado de trabajo, … todos, cuando las percibían, con rentas bajas y sin posibilidad alguna de establecer algún plan de ahorro, la única alternativa a la miseria será un subsidio e ir operando en ‘la economía informal’: la mexicanización, un subsidio en parte pagado por un Estado en retroceso por sus menores competencias y por sus menores ingresos, en parte por unas corporaciones que contribuyan a un creciente tercer sector. Y en todas partes, sí: en todas partes.

Aquí, posiblemente alguien acabe preguntando a este Gobierno si reducir las pensiones es que izquierdas, el Gobierno lo tiene fácil para responder: repartir lo menos que va a haber es lo que hoy es de izquierdas.

¿Ya se han leído el informe de la OCDE que ayer les recomendé?: http://www.oecd.org/document/56/0,3746,en_21571361_44315115_46772472_1_1_1_1,00.html: trabajar más tiempo quienes tengan ocupación, pensiones con importes decrecientes, dificultades en aumento para acceder a una pensión, … empobrecimiento de la mayoría, evidentemente. 

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.

http://www.lacartadelabolsa.com/index.php/leer/articulo/jubilacin_pensin_pensin/

Jubilación – Pensión – 2 Pensión

Comments are closed.