LA BOLSA ESPECULA FUERTE CON LOS BANCOS, LOS NUEVOS CHICHARROS. LAS PRUEBAS DE ESTRÉS, UN CAMELO

 
Moisés Romero.
Ya lo escribimos en lacartadelabolsa: las pruebas de estrés bancario son una pantomima, una pachanga. Pruebas que no fueron tales sino el lanzamiento orquestado de los bancos y gobiernos a los mercados cuando éstos zozobraban de nuevo. Se trataba de engañar a la parroquia, una vez más. Las mal denominas pruebas de estrés bancario se hicieron para que salieran bien. Tan bien que todos aprobaron el examen, pese a que semanas antes se decía lo contrario. No es una serpiente de verano. Las Bolsas ya no pueden seguir mirando para otra parte, porque, entre otras cosas, han ido demasiado lejos y demasiado rápido, pero sin negocio alguno. El famoso inversor Jim Rogers ya dijo en julio que las pruebas de tensión que la Unión Europea ha realizado a su sector bancario es simplemente un ejercicio de relaciones públicas, como lo fue el de EEUU. “Ha sido una pérdida de tiempo y de tinta periodística. Las pruebas de estrés asumen una caída media del producto interior bruto del 3%, un aumento del 6% en el desempleo y un alza del 6% en los tipos de interés del mercado. Pero hay más problemas que se avecinan como en el mercado de divisas, en los fondos de pensiones, en la situación financiera de diversos estados y ciudades de EEUU. Ninguno de esos factores ha sido considerado, aunque lo último solo afecta a los bancos europeos de una forma indirecta”
Lo mismo dijo Nouriel Roubini: “Los supuestos contemplados en los exámenes de estrés a los que el Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS) ha sometido a 91 entidades del Viejo Continente “no son suficientemente realistas”. “Los supuestos asumidos sobre el crecimiento económico y el riesgo soberano no son suficientemente realistas”, señaló el experto, conocido popularmente como el “Dr. Agorero”, quien, en declaraciones a la cadena estadounidense CNBC, señaló que las pruebas no incorporaban la posibilidad de un “default” entre los estados miembros al analizar las carteras de deuda soberana de la banca europea
Y ahora, esta semana, resurgen las tensiones Y LOS BANCOS, LOS NUEVOS CHICHARROS DE LA BOLSA, acaparan el interés de la especulación más atroz ¡Vivan los bancos!. El diario ‘Wall Street Journal’ ha cuestionado los resultados publicados en julio del test de estrés bancario, al entender que infravaloraba la exposición a una deuda periférica que ha ampliado su deterioro. The Wall Street Journal ha estado analizando los resultados del test de tensión bancario europeo y ha concluido que “algunos bancos no suministraron un panorama comprensivo de sus posiciones en deuda gubernamental como los reguladores solicitaban”. “Algunos bancos han excluido ciertos bonos y muchos redujeron la suma total de sus posiciones cortas -hecho que ni los reguladores ni los bancos divulgaron cuando los resultados fueron publicados en julio”.
El informe de WSJ señala que es imposible calcular el número de bancos que excluyeron parte de sus posiciones en deuda soberana.
Simon Derrick de Bank of New York Mellon, afirma que “las pruebas de estrés bancario fueron diseñadas para presentar la mejor imagen posible. El foco del mercado ha cambiado desde que se publicaron los resultados del test. El mercado ahora está más preocupado por los temores de inflación que por los temores estructurales en Europa, después de los grandes saltos en los precios de los alimentos”.
Hay más. Hemos sabido esta semana que la reunión en Suiza del comité internacional de bancos centrales y supervisores se saldó con una decepcionante noticia para la banca. En este encuentro se perfilaron las nuevas normas de capital para el sector y además, se planteó la posibilidad de aplicarlas antes de lo previsto.Las mayores exigencias de capital que plantea Basilea III, la nueva normativa regulatoria internacional para el sector financiero, se habían aplazado seis años, hasta 2018, ante la presión ejercida por la banca.
Pero este lunes pasado, los reguladores se replantearon las fechas y quieren fijar 2013 como año límite para establecer un nivel mínimo de solvencia, aunque no será hasta este domingo cuando se conozca la decisión final. Según el diario alemán Die Ziet, que asegura haber accedido al borrador definitivo de Basilea III, los bancos deberán contar con una ratio de capital Tier 1 o capital de primer nivel sobre activos de riesgo (que incluye capital básico, reservas y participaciones preferentes) del 9%, cuando los analistas barajaban un rango de entre el 6% y el 8%.

También te puede interesar:

Además >>  Steen Jakobsen: La montaña de deuda
LA BOLSA ESPECULA FUERTE CON LOS BANCOS, LOS NUEVOS CHICHARROS. LAS PRUEBAS DE ESTRÉS, UN CAMELO