La entrada forzosa de la banca en el ladrillo, un fenómeno made in Spain

 
Estefanía Fonseca.
Atrapados en las inmobiliarias. Suena a título de telefilme pero es la realidad que han tenido que encajar los bancos acreedores de compañías como Colonial o Metrovacesa. El peso de las entidades ya supone el 90% y el 78%, respectivamente del capital de estas inmobiliarias. Una radiografía muy distinta a la que lucen sus homólogas europeas donde fondos de inversión y bancos forman parte de accionariado por propia voluntad.
2008 y 2009 marcaron un punto de inflexión en el entramado accionarial de las mayores inmobiliarias de la Bolsa española. En dichos años, las ejecuciones de títulos -como pago de los préstamos que las entidades habían concedido a los principales accionistas- se convirtieron en el pan de cada día del parqué. Una pandemia singular que no ha brotado más allá de las fronteras nacionales.
Según datos de Bloomberg, los fondos holandeses ABP y PGGM son los accionistas de referencia de la mayor inmobiliaria europea por capitalización bursátil. Stichting Pensioenfonds ABP, fondo de pensiones y el tercero más grande del mundo, elevó su participación en Unibail-Rodamco el pasado mes de febrero hasta alcanzar el 7,5% del capital.
Por su parte, PGGM Vemogensbeheer posee más de 4 millones de títulos (4,41% del capital) de la compañía gala a fecha de marzo de este año. Aunque la presencia de este gigante financiero en la inmobiliaria se remonta tiempo atrás, ya que PGGM era el mayor accionista de Rodamco (con el 25% de los títulos) antes de que la compañía fuese comprada por Unibail en 2007.
Le siguen en este cuadro accionarial, Credit Agricole que ostenta algo menos del 4% y la entidad británica Barclays, con el 3%. Los propietarios de la firma gala están de enhorabuena ya que el pasado 21 de julio, la compañía anunció que destinaría 1.800 millones de euros para retribuir a sus accionistas.
Sin embargo, la presencia de los dos fondos holandeses en el negocio inmobiliario no se limita sólo a Unibail-Rodamco. Así, ABP es propietario de más de 33 millones de títulos de la patrimonialista Corio, lo que presenta el 33% de la firma. Muy lejos de este porcentaje está PGGM que cuenta con el 5% de los títulos. Ambos también comparten intereses en la británica Hammerson.
PGGM, ex accionista de Metrovacesa
Este último fondo es un viejo conocido del parqué nacional. En septiembre de 2006, PGGM vendió practicante la totalidad de su participación en Metrovacesa tras formar durante varios años parte de su accionariado.
Precisamente, Metrovacesa es propietario de la francesa Gecina con el 26,86% del capital. Una participación que está “hipoteca” al servir como garantía de un préstamo de 3.209 millones de euros que la española tiene con 35 bancos.
Este préstamo es el que Metrovacesa cerró en 2007 para la compra de Gecina. Desde la firma del acuerdo, las acciones de la francesa estuvieron pignoradas hasta que se intentó segregar ambas compañías. En ese esfuerzo por separar sus negocios, se levantó la pignoración de las acciones aunque una vez que se descartó el proceso, volvieron a hipotecarse.
El ex presidente de Gecina, Joaquín Rivero, cuenta con el 16% pero ya ha manifestado su intención de desvincularse por completo de la inmobiliaria gala. Rivero se ha dado un plazo máximo de cinco años para desinvertir. Mientras que su socio, Juan Bautista Soler, tiene el 15,29%. La otra porción más generosas del capital pertenece a Predica (Crédit Agricole) con más del 8%.
Klepierre e Icade son dos ejemplos más de la inclinación de la banca gala por invertir en inmobiliarias del país. En este sentido, BNP Paribas cuenta con menos del 50% de la primera de ellas, mientras que el banco estatal Caisse des Dépots et Consignations (CDC) es el accionista mayoritario de Icade, con el cerca de 56%.
Entre los últimos movimientos que se han producido dentro del capital de las inmobiliarias del Viejo Continente destaca Fonciere des Regions. El segundo hombre más rico de Italia y fundador de Luxottica, Leonardo del Vecchio, elevó su presencia en la inmobiliaria en mayo hasta el 25% del capital. Así, su sociedad Delfín aglutina más de 13 millones de acciones. Además, de del Vecchio destacan Batipart (13%); Covea Finance (7%) y Predica (6%).

También te puede interesar:

Además >>  Los sindicatos dicen que la reforma está escrita "por la pluma" de la CEOE
La entrada forzosa de la banca en el ladrillo, un fenómeno made in Spain