“La Historia nos enseña cómo invertir en Bolsa. Pero métodos y protocolos de ayer no sirven hoy …”

 

“Me jubilé hace unos años. Antes trabajé en la Bolsa desde muy niño. En concreto, mi primer contacto con el parqué de la Bolsa de Madrid lo tuve con 16 años. Entonces era botones de un gran banco industrial, ya desaparecido. Ahora me dedico a reflexionar, escribir pequeños apuntes y a leer. Leo mucho. Lo último el libro que viene a renglón seguido, del que se extrae un pequeño apunte. Estoy de acuerdo: la Historia nos enseña cómo invertir en Bolsa. Pero la Historia se escribe cada día. Eso es lo difícil, porque métodos de ayer no sirven hoy y protocolos de hoy caducarán mañana. En cualquier caso, la Historia siempre enseña mucho”, me escribe C.A. jubilado de Bolsa. En el mismo correo me envía el siguiente artículo:

Roberto Ruarte, Analista, Ruartes Reports

Al igual que ocurre en la historia, el comportamiento de la Bolsa también está siendo escrito. Los expertos en mercados deben hacer uso de todas las herramientas posibles para conocer el estado del humor que se repite y ver en qué parte del ciclo nos encontramos, con el fin de estar pendiente de cuando la tendencia es madura al alza o a la baja o cuando existe demasiada euforia, en cuyo caso estaremos cerca del techo y viceversa.

Las mayores satisfacciones como analista son y serán la detección de máximos y mínimos importantes. Al principio, es una práctica que puede resultar difícil, no obstante cuando uno entiende el concepto de que el ser humano acepta rápidamente la historia como obvia, se convierte en algo gracioso.

De este modo, era obvio comprar bancos argentinos devaluados a niveles del año 2002, vender acciones tecnológicas en 2000, saber que el barril de petróleo en niveles de 147 dólares era una burbuja como que el crudo próximo a 10 dólares en 1998 era todo un regalo.

Es decir hay que mirar los gráficos, lo que sucedió a continuación y, en seguida, asumimos la obviedad de la oportunidad. Muchos expertos podrán contar con todo detalle por qué se produjo la crisis del Tequila, la burbuja de las tecnológicas, la recuperación de Argentina, la debacle de Wall Street en 2008 o la debilidad del dólar en 2009. Pero siempre lo harán echando un vistazo hacia atrás, hacia la historia, analizando las razones que motivaron lo que aconteció y explicarla de tal manera como si hubiera sido obvia. Lo que pasó estaba claro, pero para proyectar lo que ocurrirá hay cinco escenarios diversos que dependen de 30 variables distintas.

En estos escenarios de incertidumbre, los mercados pueden subir, bajar o mantenerse dependiendo de las variables. Y en este contexto, se dan las famosas frases: se dio lo que pensaba, es difícil que no haya sido contemplado con todas las alternativas planteadas, o sube o baja o se queda.

Si el inversor cuenta con los tres escenarios para analizar el mercado seguro que acierta aunque, todo hay que decirlo, carece de todo valor predictivo. No obstante, la mayor ventaja es que leyendo el pasado, uno se puede ayudar para tomar decisiones correctas en el futuro.

Además >>  La capitulación en las acciones ha comenzado

Un célebre analista cuenta que en una universidad de Estados Unidos se llevó a cabo un experimento para comprobar esta deformación del ser humano de considerar la historia como obvia. En la Facultad de Psicología se separó a los alumnos en dos grupos de similares características, a uno de los dos grupos se les aseguró que durante la Edad Media había se produjo una invasión de ingleses en África, y que los británicos habían enfrentado a los temibles zulúes.

 

Los británicos contaban con armas de fuego mientras que la población africana no, por lo que se preguntó a los integrantes del grupo que manifestaran cuáles eran las probabilidades de victoria de cada “bando”. Tras de un análisis detallado teniendo el peso del armamento de los colonizadores así como los locales temerarios y conocedores de su territorio, llegaron a la conclusión de que las probabilidades eran 50 y 50, dicho de otro modo, cualquiera podría haber ganado la batalla.

Al segundo grupo se le contó la misma historia pero se les contó que la batalla había sido ganada por los zulúes. En ese momento, los integrantes de este segundo grupo, afirmaron que era algo obvio dado que eran mayoría y tenían un conocimiento mucho más exhaustivo del territorio. En este caso, este grupo sabía la historia, y la consideraron obvia, el primer equipo no la sabía y asignó probabilidades similares a la victoria de uno y otros.

Este ejemplo puede darse también en la economía y en el día a día de los mercados, a usted le podrán explicar con lujo de detalles todas las crisis o los milagros económicos una vez hayan ocurrido, y pensará que todo lo que le cuentan, tal como sucedió, era obvio.

Pero no se deje engañar, los expertos de los mercados cuentan con el conocimiento de la historia. Por ello, en el momento en el que deben augurar el futuro, no se alejarán del 50-50% que mantuvo el primer grupo de estudiantes que no conocía el final de la historia o varios escenarios con todas las alternativas posibles que carecen de total valor predictivo.

Extraído del libro El poder de los mercados, de Roberto Ruarte (editorial Turmalina)

Descargar aquíla plataforma demo para ejecutar ideas de trading.

http://www.ruartereports.com

Moisés Romero

“La Historia nos enseña cómo invertir en Bolsa. Pero métodos y protocolos de ayer no sirven hoy …”
Tagged on:                     

Comments are closed.