La prima de riesgo de España alcanza su máximo histórico

 

Europa Press.

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes superaba esta tarde todos los récord, al alcanzar por primera vez desde la puesta en marcha del euro los 238 puntos básicos, ante las tensiones en los mercados por la incertidumbre sobre el contagio de la crisis irlandesa.

De esta manera, el diferencial de España superaba su máximo intradiario de 232 puntos básicos registrado el pasado 17 de junio, al dispararse más de 25 puntos básicos en comparación con los 210 puntos básicos en los que cerró la sesión del lunes.

En concreto, la rentabilidad de los bonos españoles escalaba hasta el 4,93%, frente al 2,55% de los bonos alemanes. Al cierre de la sesión del lunes, la rentabilidad del bonos españoles era del 4.75% y la de su homólogo germano del 2,65%.

En la misma línea, la prima del riesgo del resto de los denominados países periféricos también vivía una jornada con fuertes cambios al alza. En concreto, la prima de riesgo de Irlanda se disparaba hasta los 600 puntos básicos, desde los 567 enteros, tan sólo dos días después de conocerse que el país recurriría al fondo de rescate de la Unión Europa y el Fondo Monetario Internacional.

Asimismo, el diferencial del bono portugués con respecto a su homólogo alemán se disparaba desde los 413 puntos básicos del lunes hasta los 447 enteros, mientras que la prima de riesgo de Grecia aumentaba casi 20 puntos básicos, al pasar desde los 926 puntos básicos hasta los 945 enteros.

LOS CDS, TAMBIÉN EN MÁXIMOS

Por su parte, los costes de los seguros de crédito frente a impago de la deuda española a cinco años (CDS) también registraban máximos históricos y se situaban en 297.700 euros anuales por cada diez millones de emisión, frente a los 281.800 euros del anterior cierre.

En esta línea, los seguros de impago de la deuda irlandesa a cinco años registraban también una fuerte subida y alcanzaban los 571,3 puntos básicos, frente a los 525,6 enteros en los que concluyeron los CDS la sesión del lunes.

En el caso de Portugal, el coste de asegurar su deuda se situaba en 482.300 euros anuales por cada diez millones de emisión, frente a los 457.500 euros del anterior cierre. Por su parte, los CDS de Grecia aumentaban desde los 107,4 enteros hasta los 1018,2 puntos básicos.

ESPAÑA SOLICITARÁ AYUDA, SEGÚN SAXO BANK

 

En este sentido, los analistas de Saxo Bank auguran que España acabará solicitando ayuda en 2011 ante el encarecimiento de la refinanciación de su deuda.

Además >>  FMI

Sin embargo, advierten de que el fondo europeo de estabilización financiera “no tiene la magnitud requerida para ayudar a España”, por lo que España necesitaría “firmar acuerdos de préstamos bilaterales” con los principales países, como Alemania o Francia.

Asimismo, Saxo Bank advierte de que un acontecimiento como el descrito “cuenta con el potencial real suficiente para situar al euro bajo presión, con lo que la renta variable continuaría fluctuando a la baja”.

De hecho, la moneda europea prosigue su debilitamiento frente al ‘billete verde’, al caer hasta los 1,3385 dólares, frente a los 1,361 ‘billetes verdes’ en los que cerró la sesión del lunes, lo que supone su valor más bajo desde el pasado 24 de septiembre.

SIN SOLUCIONES A CORTO PLAZO

Por su parte, los analistas de IG Markets, reconocen además que a corto plazo no ven “ninguna solución” a esta situación, ya que la Comisión Europea ya ha dicho que España no necesita reformas adicionales, y, por lo tanto, no se van a anunciar nuevos recortes que pongan fin a estos movimientos.

“Sin ello, las instituciones españolas y europeas no tienen ningún arma para variar la actual situación de los mercados. El BCE tampoco se muestra partidario de medidas expansivas adicionales (como aumentar sus subastas de liquidez o sus inyecciones a la banca o al sistema), por lo que no parece que el escenario vaya a cambiar a corto plazo”, explican.

Según IG Markets, el hecho de que Irlanda finalmente haya aceptado recurrir al plan de ayuda de la UE y el FMI ha tenido dos efectos. Por un lado, los inversores piensan, “de buena fe”, piensan que ahora es más posible que España no pueda cumplir sus compromisos sobre déficit, al sufrir un efecto contagio. “Sube la aversión al riesgo y los acreedores potenciales de España piden más rentabilidad para comprar su deuda”, explican.

Al mismo tiempo, los especuladores, “con no tan buena fe”, se encuentran “envalentonados” porque les ha salido bien la maniobra de Irlanda y Grecia y están apostando a que España va a tener problemas, lo que a su vez provoca que la economía española este ahora “más cerca de tenerlos realmente”.

La prima de riesgo de España alcanza su máximo histórico
Tagged on:                 

Comments are closed.