Las bolsas no reparan en el paro ¿y si el empleo no recupera nunca los niveles previos a la crisis?

 

Moisés Romero_La Carta.

 
¿Pueden vivir las Bolsa con cifras de desempleo globales altas? ¿Puede reanimarse la demanda en EEEUU con estos indicadores? ¿Alguien puede suplir ese 70% que la demanda interna representa del PIB de EEUU? Son las preguntas que se hacen los analistas más fríos, los grandes estrategas que proyectan actuaciones a medio y largo plazo. La respuesta es NO. La respuesta incluye, por supuesto, el talismán de China. Dicen los sabios que China no puede asumir ese papel de consumista neto, hasta el 70% del PIB de EEUU. Pero hay más ¿Y si el paro no se recupera nunca hasta los niveles previos a la Crisis?. Vamos por partes, ya saben que EEUU perdió 95.000 empleos netos en septiembre, arrastrado por los despidos en el sector público. Son en total 218.000 empleos destruidos en el tercer trimestre. La tasa de paro se mantuvo en el 9,6%. Hubo dos noticias buenas y una mala, si se toma como referencia lo que esperaba Wall Street. La primera buena es que se firmaron 64.000 nuevos contratos en el sector privado, no muy lejos de lo que se anticipaba. La segunda, el consenso de mercado proyectaba un repunte de una décima en el desempleo.
 
Pero lo malo, la realidad, es que se destruye empleo a un ritmo el doble del previsto y por encima de los 57.000 de agosto. La contratación es tan baja entre las empresas que no compensa los 159.000 empleos perdidos en el sector público, por los despidos en las instituciones locales y por el fin de la elaboración del censo.
 
Un mal augurio: la economista Carmen Reinhart, profesora de economía de la Universidad de Maryland y Vincent Reinhart, director de la división de asuntos monetarios de la FED, han presentado un estudio ante los jefes de los bancos centrales del mundo, en el que indican que podrían pasar 10 años antes de que el crecimiento económico en EEUU y el resto de países desarrollados vuelva a niveles previos a la recesión, y las tasas de empleo podrían no recuperar nunca el terreno perdido.
 
Este estudio se ha basado análisis de crisis globales y nacionales específicas, y la conclusión es aterradora: “Se debe considerar que la expansión, el empleo y el crédito podrían no recuperar nunca los niveles alcanzados antes del 2007”.
 
Hay más. La creación de empleo debe ser puesta en el corazón de los planes de recuperación económica a nivel mundial, dado que el impacto negativo por las altas tasas de desempleo está aumentando, afirma International Labour Organization (ILO). “Han surgido nuevas nubes en el horizonte del empleo y las perspectivas han empeorado considerablemente en muchos países”, dice el informe de la ILO. “Sin cambios en las políticas de los gobiernos actuales, una recuperación en las cifras de empleo a niveles previos a la crisis se retrasaría hasta el 2015”. La previsión anterior del ILO era el 2013.
 
Pero estas afirmaciones no son nuevas. Durante el 2009 se han publicado diversos artículos referidos a que las tasas de crecimiento alcanzadas tras la segunda guerra mundial eran extraordinarias y que distorsionaban la media histórica. Las condiciones macroeconómicas, financieras, y demográficas en las últimas décadas, señalaban en Capital Bolsa, han propiciado tasas de crecimiento empresarial difícilmente repetibles. Los modelos de valoración actuales comparan los ratios fundamentales con medias históricas sobrevaloradas por este hecho. Ejemplo: El PER medio del S&P 500 se sitúa sobre 15 veces beneficio, si no tomamos las últimas décadas que a nuestro entender distorsionan una visión histórica más amplia, podríamos afirmar que un mercado está bien valorado cuando el PER se sitúe entre 10-12 veces beneficio.
 
Peores expectativas
 
Y hay más: el Producto Interior Bruto (PIB) de EEUU crecerá un 2,6% este año y en 2011, lo que supone seis décimas menos de lo previsto el pasado mes de mayo, según el informe presentado por la Asociación Nacional de Economistas de Empresa (NABE) de EEUU,que prevé un crecimiento a la baja con un “con un mayor desempleo y una menor inflación”. El informe presentado por la prestigiosa institución económica explica que, aunque parte de esta reducción se debe a la revisión de los datos históricos, la mayoría refleja unas estadísticas “peor de las esperadas” en verano y unas perspectivas “tenues”. En este sentido, la asociación destaca que la previsión para el próximo año muestra la “ausencia de una recuperación típica cíclica”, mientras que sólo mantiene las estimaciones de crecimiento para el largo plazo. “El crecimiento se acelerará de forma gradual durante 2011, pero seguirá siendo moderado durante todo el año”, explica.
 
El presidente de NABE, Richard Wobbekind, destacó que la ralentización registrada este verano ha puesto de manifiesto la sensibilidad de la economía a las pérdidas de riqueza, los problemas de la deuda y la reducción de los estímulos económicos. “La confianza en una expansión duradera está intacta, pero la reciente debilidad económica ha llevado a muchos encuestados a reducir sus expectativas para el próximo año”, añadió.
 
Respecto al desempleo, la institución también ha empeorado sus previsiones para el próximo año. Así, estima que la tasa de paro, actualmente en el 9,6%, descenderá ligeramente hasta el 9,5% a mediados del próximo año y hasta el 9,2% en 2011, para cuando la encuesta de mayo situaba el dato en el 8,5%. Por otro lado, el panel refleja una mayor apreciación de la importancia de las políticas de estímulo para evitar las amenazas a la baja de la recuperación económica.
 
En concreto, el 17% de los encuestados definieron la expansión como “incierta y dominada por las políticas de estímulo”, frente al 5% del mes de mayo. Sin embargo, la definición de la recuperación económica sostenida por la mayoría de los encuestados, el 37%, es que es “mediocre con una fuerte pérdida de riqueza y un presupuestos cargados de deuda que inhiben el gasto y el préstamo”.
 
Además, la opción de un escenario que combine un débil crecimiento y una mayor inflación sigue siendo “una posibilidad remota”. Por otro lado, los encuestados esperan que el gasto de los consumidores seguirán siendo moderado en un horizonte cercano debido a un elevado y persistente desempleo y a un crecimiento “insignificante” de la riqueza de los hogares. De hecho, esperan que las ventas en el periodo navideño sean “especialmente débiles” con un aumento de sólo el 2,5%.
 
Se trata, por tanto, de un escenario macroeconómico muy complicado ¿Podrán seguir las Bolas mirando hacia otro lado?
 
¿Y de los embargos en USA?
 
Otro gran problema. El miércoles conocíamos la estimación de embargos por la banca USA en septiembre, superando por primera vez la cifra de 100.000 viviendas. En concreto 102.134 viviendas. Pero más de 347.420 inicios de embargos, con un aumento del 3.0 % anual. “¿Un techo? Posiblemente a corto plazo. Pero la razón de fondo no es tanto por una mejora clara del mercado como por la paralización de embargos ante las irregularidades administrativas detectadas en algunos estados”, dice J.L Martínez Campuzano.
 
El miércoles los 50 estados lanzaron una investigación conjunta de la industria hipotecaria. Una de cada 139 casas mostraron problemas de este tipo en el Q3. En la mayoría de los casos, de fácil resolución. Pero en otros, no tanto. Al final, una parálisis en una parte de los embargos podría suponer un coste para la banca y suponer un nuevo deterioro en el mercado hipotecario.
Algunos economistas estiman el coste máximo del problema entre 6/7 bn. $, asumibles por la industria. Pero otros lo ven de forma más pesimista.

También te puede interesar:

Además >>  La bolsa de Colombia sube un 0,58 % y cierra en 14.384,20 unidades
Las bolsas no reparan en el paro ¿y si el empleo no recupera nunca los niveles previos a la crisis?
Tagged on: