Las bolsas se tomarán un respiro

 

El mercado americano en general, medido por el Standard & Poor ‘s 500 está muy cerca de los máximos de 2011. Esos máximos forman una resistencia en la zona 1.350-1.370. Desde que comenzó 2012, el S&P 500 ha avanzado 85 puntos, pero la mayor corrección tan solo ha sido de 15 puntos y necesitó de 4 días para completarse. En pocas palabras, no hemos sufrido ninguna corrección “normal” en bastante tiempo. La historia sugiere que si no tenemos correcciones normales durante un periodo de tiempo relativamente largo, al final llegará una “anormal”.

Lawrence G. McMillan, presidente of McMillan Analysis Corp y autor del best seller Options as a Strategic Investment, comenta que el ratio put-call de las acciones estadounidenses muestran diferentes puntos de vista. El ratio ponderado, que suele ser el más fiable, sigue dando una señal de compra, ya que continúa con su tendencia bajista. Sin embargo, como puede observarse en el primer gráfico, ha descendido a la parte inferior del cuadro, y eso significa que está sobrecomprado. En marzo de 2011 estaba cotizando en estos niveles y una semana más tarde el ratio estándar dio una señal de venta, antes de la corrección de abril y mayo. También alcanzó estos niveles a finales de julio de 2011, justo antes del desplome de agosto.

La amplitud del mercado (representada como los valores que suben menos los que bajan) se ha mostrado fuerte durante las últimas semanas, y como resultado, los indicadores están dando señales de una sobrecompra extrema. Se han alcanzado niveles que simplemente no son sostenibles. Este problema se aliviará cuando las acciones que bajen superen a las que suben, probablemente por un margen considerable. Y la única manera de conseguirlo es con el mercado retrocediendo durante unos cuantos días.

En lo que llevamos de año todavía no hemos visto ni un día con un “90% de acciones al alza” o “90% de acciones a la baja”. Esta falta de actividad extrema ha permitido al mercado progresar de una manera uniforme, sin las repercusiones que acompañan a los días de excesos. Eso es bueno durante un tiempo, pero cuanto más pase sin que el mercado alivie esas lecturas máximas, es más probable que al final veamos un par de sacudidas bajistas.

La volatilidad de los índices (VIX y VXO) continúa bajando, aunque el ritmo de caída se ha ralentizado. Al igual que los ratios put-call, la caída es alcista para los mercados de acciones. Esto ha sido así durante bastante tiempo (más de tres meses) y todavía sigue siendo el caso. No está claro en qué nivel se podría decir que el VIX ha caído “demasiado”. Sin embargo, recientemente ha tocado niveles que no se veían desde julio del año pasado, antes de que el mercado se desplomara en agosto.

Además >>  Si el Banco de España dice que los mercados siguen revueltos, por algo será ¿no?

Los futuros del VIX nos están diciendo que el mercado está en sobrecompra, pero alcista. La estructura de las primas en los futuros sobre el VIX sugiere un futuro alcista en los indicadores, pero cuando la curva se torna demasiado escarpada señala una gran probabilidad de corrección.
Hay otra evidencia de la actual condición de sobrecompra. Por ejemplo, miremos cuantas acciones tienen opciones “caras” o “baratas”. Durante un gran mercado alcista, la volatilidad implícita de las opciones disminuye, y eso es lo que estamos viendo ahora. En la actualidad, hay unas 1.000 acciones cuyas opciones están “baratas”. Se trata de un número extraordinariamente grande, y por lo tanto marca otro punto que sugiere sobrecompra.

 

Hay que tener en cuenta que un mercado sobrecomprado puede seguir subiendo (al igual que un mercado sobrevendido puede seguir cayendo). Sin embargo, cuanto más se “estira la goma”, más violenta se volverá cuando vuelva. Ahora estamos en un momento donde un catalizador negativo puede desatar una fuerte oleada de venta y una caída abrupta del mercado.

¿Hasta dónde podría caer el S&P 500? Se pregunta McMillan. En principio no habría que esperar que la línea de tendencia que se puede trazar uniendo los mínimos de octubre y noviembre se perfore (ver gráfico 2). Esa línea de tendencia alcista se encuentra actualmente algo por encima de 1260. Sin embargo, una corrección podría fácilmente llevar al S&P 500 a los 1290 y – teniendo en cuenta el grado de sobrecompra – también se podrían ver los 1270.

Fuentes: Lawrence G. McMillan

Carlos Montero
Las bolsas se tomarán un respiro

Comments are closed.