Las esperanzas de Microsoft en Nokia ¿son un fracaso?

 

Nokia Lumia LogoLa adquisición de la división de dispositivos móviles de Nokia por parte de Microsoft significa tres cosas. Es un buen negocio para Nokia. Podría resultar desastroso para Microsoft. Para Blackberry, el acuerdo significa que su cartera de patentes podría ser su único activo valioso.

Nokia, que en algún momento fue el principal fabricante de teléfonos móviles del mundo, ha sufrido el deterioro de su división de dispositivos móviles desde 2007. Sus ingresos operativos han bajado de 7.700 millones de euros a menos de 1.100 millones de euros en 2012. ¿Cuál es la causa de ello? La irrupción de Apple en el sector de la telefonía móvil con su arrasador iPhone, el primer teléfono inteligente verdadero que entusiasmó a los consumidores.

En la siguiente fase, el gigante Samsung de Corea del Sur superó a Nokia con la entrega de una serie completa de teléfonos inteligentes de buena calidad que funcionan con el sistema operativo Android de Google y que se ubican en diferentes gamas de precios, atacando de esa forma a Nokia en todos los frentes. Nokia no se adaptó con la velocidad necesaria y tal como sucede con la naturaleza cuando un animal no se adapta, el negocio del sector de telefonía móvil de la compañía murió.

La dirección de Nokia hizo lo que debía y obtuvo el mejor acuerdo posible dada su trayectoria comercial. No hay duda de que el mercado está de acuerdo: el precio de las acciones aumentó un 40 por ciento. Microsoft va a pagar 5.440 millones de euros por la división de dispositivos y servicios de Nokia, absorbiendo a 32.000 empleados, una cartera de patentes, la marca Nokia y la producción de hardware para dispositivos móviles.

Se trata de un muy buen negocio para Nokia dado que sale del sector de la telefonía móvil antes de que este afecte negativamente a sus otras divisiones. Dado que el ingreso operativo de las divisiones de telefonía móvil de Nokia aún no es positivo, se trata de un muy buen negocio. El acuerdo reduce el riesgo comercial y financiero de Nokia, siendo los tenedores de bonos los principales beneficiados.

¿Nokia resulta de interés ahora para los inversores de largo plazo? Hace un mes Nokia compró su participación restante de la sociedad conjunta de conexión de redes que mantenía con Siemens. Ahora, sumado a la venta de su división de telefonía móvil, Nokia se encuentra en una posición que le permitirá desarrollar nuevos proyectos. A esta altura es muy difícil tener una visión del perfil de rentabilidad y del potencial a futuro de la nueva entidad en cuanto a su retorno sobre la inversión, por lo que no es fácil tener una visión clara de la valoración de Nokia. Lo único que sabemos es que el negocio de conectividad de redes no está generando un ingreso operativo positivo y que es un sector extremadamente competitivo que deja poco margen de ganancia. La tarea no ha terminado para Nokia. De hecho la lucha podría continuar, pero hoy Nokia es el ganador.

Superficialmente, el negocio parece ser muy bueno para Microsoft, dado que le permitirá controlar tanto el software como el hardware. Esto le dará a Microsoft la posibilidad de imitar la receta triunfadora de Apple. Pero ¿será esta la estrategia correcta para Microsoft?

Tradicionalmente Microsoft no ha sido una empresa de hardware y crear una cultura que involucre la colaboración tanto de ingenieros especializados en software como en hardware, es difícil. Es por eso que la cultura de Apple es única. La estrategia de Google en el sector de la telefonía móvil es un espejo de la estrategia de Microsoft de la vieja época de los computadores personales (PC): crear un gran software y distribuirlo masivamente a todos los fabricantes de hardware existentes que estén dispuestos a adquirirlo. Esta estrategia habría sido perfecta para Microsoft, pero llegó demasiado tarde.

 
Además >>  El Ibex35 sigue su carrera alcista pero ¿posible corrección a corto plazo?

La literatura académica indica que la mayoría de las adquisiciones no cumplen con las expectativas. Yo apuesto que lo mismo sucederá con Microsoft. No será fácil integrar 32.000 empleados que hasta ahora trabajaban con orgullo para Nokia. Ahora deben aceptar que han perdido y que están siendo tragados por una gran corporación estadounidense. Su estado de ánimo seguramente no sea el mejor y Microsoft deberá actuar muy rápidamente para volver a integrarse al juego nuevamente. Las ventas de su Windows Phone no están siendo lo que se esperaba y Nokia también está fallando en sus cifras de ventas; la marca que no está logrando que los consumidores cambien sus teléfonos inteligentes Apple y Samsung.

Será necesario un recambio enorme en su división de telefonía móvil para justificar la adquisición y lograr obtener un buen retorno sobre la inversión. El dinero fácil generado por los teléfonos inteligentes ya es cosa del pasado dada la madurez del sector. Mi pronóstico es que habrá dificultades para integrar a Nokia de una forma eficiente que acelere la innovación. En realidad es muy posible que suceda lo opuesto y finalmente Microsoft podría terminar dando de baja este negocio.

La adquisición de Microsoft significa que ya no habrá un comprador obvio dispuesto a adquirir la división de telefonía móvil de BlackBerry. BlackBerry se encuentra actualmente en una posición muy incómoda con opciones cada vez más reducidas. Microsoft no lo comprará. Google ha implementado una estrategia muy diferente a la de Apple. Samsung no tiene interés alguno.

El problema es que BlackBerry utiliza un sistema operativo diferente y el mundo de los móviles se está dividiendo actualmente entre Google, Apple y Microsoft. Ningún otro miembro del sector está dispuesto a adquirir BlackBerry, ya que significa que debe abandonar sus otros sistemas operativos para adoptar un sistema operativo que no es demasiado popular.

Uno de los directores de BlackBerry dio a entender el otro día que tal vez la compañía debería retirarse del sector de la telefonía móvil y dedicarse a un nicho específico. Estoy de acuerdo con esto, pero BlackBerry no debería ni siquiera dedicarse a un nicho en el sector empresarial ya que su participación en la producción de hardware es absolutamente necesaria. Para acrecentar el retorno sobre la inversión, la compañía debe centrarse únicamente en sus competencias en el área de la seguridad y de conectividad de datos.

Peter Garnry, Analista de mercado, Saxo Bank
www.saxobank.es

Las esperanzas de Microsoft en Nokia ¿son un fracaso?
Tagged on:                                                 

Comments are closed.