Lo que ninguna reforma puede arreglar

 

La reforma financiera USA, por ejemplo, vendida como la panacea que va a evitar … que otra problemática como la actual se produzca. ¡Evidentemente eso no será así!: nunca jamás una crisis sistémica es igual que otra, puede ser estructuralmente semejantes, pero no iguales porque sus elementos no lo son.

 
Se dice: ‘Fue un error garrafal desregular’, y no: se reguló tras la Gran Depresión para que el sistema financiero no volviera a caer en los mismos agujeros en los que había caído en los años 20; pienso que aunque la Glass-Steagal Act no hubiese sido promulgada las entidades financieras no hubiesen repetido las prácticas que les llevaron al desastre en el 29, ¿por qué?, pues porque en los 40, 50 y 60 era factible hacer negocio de otra manera, una manera estable, segura y constante. Las desregulaciones comenzaron cuando esa manera se agotó y se demostró posible ir más allá de lo que se podía ir: recuerden: los derivados fueron utilizaron en los años 20, después no lo fueron masivamente hasta los 80.
Cada ocasión tiene su cocktail, cada momento su quehacer financiero-bancario. La Dodd-Frank Act no va a evitar nada, y no por su texto, sino porque lo que prohíbe, regula, interviene, administra, ya es viejo, ya no es útil; quienes la critican deberían meditar en ello. Se dice que es una norma histórica, algo parecido a lo que se dijo de su equivalente en 1933, y se añaden proclamas del tipo de que “El pueblo americano nunca más tendrá que pagar la factura por los errores de Wall Street” (El País 22.07.2010, Pág. 19). Tremendo error de apreciación: el pueblo siempre paga los errores, eso el algo que, hasta ahora, ha sido independiente de modelo y sistema; si de verdad se quiere que el pueblo no pague por esos errores tiene que construirse un nuevo sistema financiero-bancario-bursátil, cosa que ni remotamente busca la reforma Obama.
(Y luego está lo que siempre se calla: sin esos ‘errores’ de Wall Street, ¿se hubiese crecido lo que se ha crecido?).
Y quienes critican la ley, pienso, tampoco aciertan: “(Obama) está enterrando a los negocios de Estados Unidos (…)” (Misma fuente anterior). Pienso que es un hablar por hablar. Quienes eso dicen ya hicieron negocios, muchos, y con ellos obtuvieron pingües beneficios; genial, pero ya fue: esos negocios, esos beneficios fueron hechos y obtenidos en un escenario determinado, de unas determinadas maneras, y hoy ni el escenario es ya igual ni aquellas maneras son ya posibles; si quienes así hablan creen que sin reforma iban a poder continuar haciendo lo mismo que hacían de la misma forma como lo hicieron se equivocan, mucho.
En el fondo todo es un tema de manual. Gobiernos, instituciones reguladoras, emprendedores y gentes de empresa, ciudadanía también, muchos de ellos creen que ‘esto se pude arreglar’ y discuten sobre la forma de hacerlo. Los Gobiernos deciden normas leyendo en un manual que ya está obsoleto porque corresponde al modelo que ha entrado en crisis, y las compañías, financieras o no, hacen sus negocios leyendo en el mismo manual. No les critico: no tienen ningún otro manual. A un nivel internacional aún es peor: USA sigue siendo Marte y Europa continúa siendo Venus, aunque ahora perezca que es al revés.
Sucede lo mismo con el mensaje del Fondo: los Estados tienen que seguir metiendo dinero público en las entidades financieras para recapitalizarlas; pienso que no. Lo que debería abordarse a nivel mundial es una puesta sobre la mesa de la porquería que tienen en sus balances las entidades financieras, de toda la porquería, de toda; para ello es preciso proceder a una oleada de intervenciones, si; y a la liquidación de bastantes, también; y ello supondrá que muchos accionistas se queden con papeles sin valor, pues si. Entonces podrá abordarse la construcción de un nuevo sistema financiero adaptado a las necesidades del nuevo modelo, del nuevo modo de hacer las cosas. Recuerden: Siemens ha pedido una licencia bancaria: ahí está el inicio del camino.
(Con un incremento del PIB del 0,2% se tiran cohetes: ¿hasta aquí hemos llegado?. En USA un día se dice que las cosas de la economía parece que van a mejor y aquí se destaca con letras de palmo, pero cuando al siguiente allí se habla de que esa recuperación podría estar tocada aquí se dice con boquita de piñón).
No hay nada debajo de lo que se ve: hasta el mismo BdE pone comillas cuando habla de las razones que han llevado a ese +0,2%, y la reforma laboral ya se ve adonde lleva: UPS ha podido ahora despedir a quienes antes no pudo.
Se han acabado unos estímulos que sólo han servido para mantener una situación sin base: recuerden: humo prendido en el aire con alfileres. Al no poder haber más estímulos aumentará el desempleo en una atmósfera de crédito acabado y de capacidad de endeudamiento finiquitada, a eso añádanse demanda de trabajo a la baja, tasa de ocupación en descenso, salario medio hacia abajo, recaudación fiscal en retroceso. ¿Qué nos dirán entonces?. Y esta fase ya ha empezado; y quienes deben saberlo lo saben (lean el link indicado).
¿El mundo?: recursos: inundaciones, sequías, incendios. Nada fuera de lo común (?), pero ahora es diferente porque no hay, como cuando ‘el mundo iba bien’, elementos de compensación: el trigo que hoy Rusia no va a exportar no va a poder ser compensado, como lo era antes, con otras producciones. La capacidad-de-poder-hacer es una commoditie, y cada vez hay menos: es parte de la crisis. Recursos: en Perú: ‘los disturbios del gas’: el gas de Echarate es necesario, pero, ¿lo es la población del lugar?.
Se habla de enlentecimiento, de menor recuperación, aquí se insinúa que los cálculos que tan bien se hicieron para reducir el déficit no lo eran tanto: no hace falta recortar tanta obra pública (la Señora Ministra de Economía apunta que el menor recorte no va a influir en la reducción del déficit; entonces, ¿por qué se dijo entonces lo que se dijo?, ¿por lo que ha crecido en el segundo trimestre la economía española?. Se van dando vueltas: la crisis, sistémica, ya comenzó en Julio; si: aún estamos dando vueltas).
(Alemania: la tasa turística: ¿les suena?. La tasa que cada turista ha de pagar por día de estancia es de un euro, ¿les sigu
e sonando?. Es una tasa ¡federal!, y llevan veinticinco años con ella, y nadie dice ni pío, ¿les sigue sonando?. Estuve comentando con un director de hotel el follón que en España ha levantado (ha estado levantado) la tasa en el reino; muy discreto, simplemente sonrió).
Santiago Niño Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.
Lo que ninguna reforma puede arreglar
  • Sigo pensando que a este personaje se le ha ido la pinza, con tanta previsión fatalista. Bueno espero no equivocarme. Un saludo

  • Un poco catastrofista, desde luego, pero se ha ganado un buen prestigio, jejeje

  • Anónimo, no te quito la razón, pero te diré que aquí en nuestro país mitificamos muy pronto a culquiera. Un saludo y gracias por tu opinión.

  • ja ja ja

  • Sr Becerra y del crack 2010 que preconizó? le quedan menos de 4 meses a sus catastróficos augurios. Vendió muchos libros? de eso se trataba

  • Juas, la verdad que si han ganado pasta a consta de acojonarnos a todos. Gracias por tu comentario Anónimo