'Los Albertos' no estaban en disposición de prestar sus acciones de ACS a la OPA de Hochtief

 

Agustín Marco.

 
La Oferta Pública de Adquisición (OPA) de ACS sobre Hochtief ha dejado claro que no es oro todo lo que reluce. El préstamo de acciones concedido por los accionistas del grupo español ha puesto en evidencia que varios de ellos no tienen a su disposición las participaciones que tienen declaradas. Es el caso de ‘Los Albertos’, que no han cedido sus títulos porque podrían tenerlos pignorados. Ellos argumentan que estaban de viaje el día de la firma.
Así lo aseguran fuentes financieras próximas a ACS, que niegan cualquier distanciamiento entre los accionistas del núcleo duro. Esa fue la interpretación que se hizo en la tarde del miércoles cuando se conoció que Corporación Financiera Alcor, el vehículo de inversión de Alberto Cortina y Alberto Alcocer, se habían desentendido de la OPA lanzada sobre Hochtief al no participar en el préstamo de títulos necesario para atender al posible canje -5 por 8- en el que caso de que la oferta fuera aceptada.
El holding presidido por Florentino Pérez ha puesto encima de la mesa 59,54 millones de acciones –el 18% de su capital social-, más la autocartera, para ser utilizados en contraprestación de la OPA sobre su participada alemana. En su mayoría, esos títulos los han aportado los March, que ha cedido el 12,3 de un paquete total del 23,4%. Por su parte, el presidente del Real Madrid ha cedido un 3% de su 12,3%, mientras que la familia Fluxa ha prestado un 3,1% del 5,6% que controla.
‘Los Albertos’, que tiene el 12,5% del capital de ACS, no han participado en este trámite administrativo que supone un gran ahorro para la compañía, ya que le permite no pedir un aval por más de 2.800 millones de euros. El motivo no es que discrepen del objetivo de la OPA, sino que en estos momentos no tienen a su disposición sus 44,10 millones de títulos. Fuentes del sector explican que esas acciones deben estar entregadas como garantía por otras transacciones de los primos, por lo que no pueden ser cedidas a préstamo. Alcor es dueño de un 21% de Ence, una inversión que le acarrea fuerte minusvalías.
La versión de los inversores es distinta. Desde el entorno de los financieros explican que no han formado parte del préstamo porque fue una operación rápida, en la que se exigía la firma de los titulares y tanto Cortina como Alcocer estaban de viaje. Lo cierto es que es conocido desde el primer día que la OPA debía ser avalada o garantizada con acciones. No obstante, las mismas fuentes no aclaran si las acciones que representan el 12,3% de ACS están en sus manos o en la de los bancos.
Florentino Pérez y Los Albertos, siempre de la mano
Los financieros, ex dueños de Banco Zaragozano, entre otras grandes empresas, siempre han ido de la mano de Florentino Pérez. De hecho, le ayudaron a hacerse con el control de Dragados en 2003 en aquella polémica OPA que dejó fuera a los inversores minoritarios. Fue en ese momento cuando reforzaron su núcleo duro y alcanzaron el 30% de ACS. Ahora, entre los cuatros grandes accionistas tienen algo más del 50%, un incremento de la participación con grandes plusvalías.
Fuentes financiera también han puesto la lupa sobre el paquete de Florentino Pérez, ya que el primer ejecutivo del grupo solo ha prestado un 3% del 12,3% que tiene en sus manos. En el entorno de ACS aseguran que el máximo responsable de la compañía también tiene pignoradas parte de sus acciones porque las compró a crédito. “Es obvio que hay una gran desproporción entre lo que ha puesto Alba y el resto de accionistas”, puntualizan fuentes próximas al holding.
La situación es similar a la que se dará próximamente en el juicio entre ACS e Iberdrola por la decisión de la eléctrica de negar un asiento a la constructora en su consejo de administración. El grupo de los March, los Albertos, Pérez y Fluxa debe demostrar que el 12% del capital de la compañía energética está en sus manos realmente y no en la de los bancos que le concedieron el crédito de 4.000 millones más el equity swapp sobre el 5% adicional. Es lo que se llama estampillar los títulos. Si no están sellados, el dueño último de las acciones son las entidades acreedoras.

También te puede interesar:

Además >>  ¿Están acabados los mercados emergentes? Triunfadores y perdedores
'Los Albertos' no estaban en disposición de prestar sus acciones de ACS a la OPA de Hochtief