Los bancos dueños de Metrovacesa dan un respiro a la deuda del grupo

 
Carmen Canfrán.
La situación financiera de Metrovacesa es delicada y sus principales accionistas (seis entidades financieras) son conscientes de ello, por eso han decidido arrimar más el hombro y dar un respiro a la abultada deuda de 5.757 millones de euros que soportaba la compañía a 30 de junio de este año.
Así Santander, Banesto, BBVA, Popular, Sabadell, Caja Madrid y La Caixa han aplazado seis meses más el vencimiento de préstamos participativos por 230 millones de euros que concedieron a la inmobiliaria para reforzar los fondos propios.
Según el informe que Metrovacesa  ha enviado a la CNMV, los seis bancos accionistas concedieron a la inmobiliaria dos préstamos sindicados a la sociedad por valor de 126 y 104 millones de euros el 7 de abril de 2009, después de la salida de sus principales dueños, la familia Sanahuja. Esos créditos se calificaron como participativos en noviembre de ese mismo año y se estableció como fecha límite de vencimiento el 31 de mayo de 2010.
Ante las dificultades financieras en las que se encuentra la inmobiliaria, los seis bancos han ampliado esa fecha hasta el próximo 30 de noviembre. El tipo de interés aplicable en ambos préstamos es el euribor anual más un diferencial de 2,1 por ciento.
Negociaciones
Metrovacesa continúa negociando con las entidades financieras acreedoras (entre las que se encuentran Royal Bank of Scotland, Eurohypo y Calyon) la refinanciación de un crédito de 3.209 millones de euros. A 30 de junio de este años, los bancos podían exigir la amortización anticipada de esa cantidad, ya que la inmobiliaria no cumple con algunos compromisos financieros que adquirió con los bancos.
Por eso, los accionistas de la sociedad cotizada están negociando modificar los ratios de la deuda y prorrogar los vencimientos del crédito, con el fin de salvar a la compañía del concurso de acreedores.
Al no solicitar la amortización anticipada de ese crédito de 3.209 millones de euros ante las negociaciones abiertas, las entidades financieras acreedoras pidieron más garantías a Metrovacesa el año pasado. Ante esa petición, la inmobiliaria hipotecó su paquete accionarial del 27 por ciento en su filial francesa Gecina. Esa garantía por el momento se mantiene hasta que no se refinancie la deuda.
La compañía lleva casi un año en conversaciones con sus bancos para flexibilizar su deuda. Una de las opciones que se baraja es una ampliación de capital que oscila entre 1.000 y 1.500 millones de euros, a la que acudirían tanto las entidades financieras accionistas como las acreedoras.

También te puede interesar:

Además >>  Facebook se alía con Microsoft para plantar batalla a Google
Los bancos dueños de Metrovacesa dan un respiro a la deuda del grupo