Mercado ruso, una inversión no apta para cardíacos

 

Invertir en Rusia, tanto en acciones como en el mercado de bonos parece no ser apto para cardíacos, ya que no está exento de riesgos.

La caída del rublo, la divisa del país, ha sido consecuencia del descalabro de su economía tras la fuerte caída del precio del crudo en los últimos dos años. La correlación del petróleo con el mercado de renta variable ruso es muy alto, por lo que el impacto se sitió por completo en el mercado de valores del país. ¿El motivo? Rusia depende en un 68% de sus exportaciones de energía y un 56% de sus ingresos fiscales están directa o indirectamente relacionados con los ingresos e impuestos y demás gravámenes a la energía.

Como miembro de los BRICS —el bloque de países emergentes más importantes—, Rusia ha tenido que enfrentarse a una gran cantidad de dificultades en los últimos años. Todos los países emergentes se han visto afectados y golpeados en los flujos de fondos especulativos desde que la Fed de EEUU empezara a dar los primeros indicios de recortes de estímulos monetarios ante las mejoras de la economía. En este tipo de procesos, los flujos de fondos salen de la Periferia y se dirigen al Centro después de haber estado buscando unos rendimientos más atractivos en entornos de tipos de interés en mínimos históricos.

Comprar Rusia supone que debemos asumir muchos más riesgos, como por ejemplo la mala reputación en materia de origen del dinero de gran parte de su economía, así como constantes conflictos geopolíticos con otros países (como Ucrania, Turquía o el G7 mismo que posee sanciones actualmente vigentes).

Cómo entrar en el mercado ruso

¿Cómo podríamos tener exposición a acciones rusas mediante ETFs? El Market Vector Russia ETF (RSX) es el ETF de compañías de gran capitalización bursátil de Rusia más grande y famoso. Cuenta con una capitalización bursátil de mercado de 17.400 millones de dólares con 113 millones de acciones emitidas. Este ETF aglutina a las mayores firmas rusas que tienen domicilio legal en Rusia o que derivan más del 50% de sus ingresos de allí.

Si lo comparamos con el S&P 500 de compañías de EE.UU., el beta es de 1,24 para los últimos 6 meses, pero con un desvío estándar muy alto del 39% (30 días).

Su rendimiento en concepto de dividendos es de 4,29% anual.

Los sectores en los que se centra principalmente son el sector de Petróleo & Gas con el 39%, además de Bancos, Minería, Telecomunicaciones y sector de alimentación con más del 8%, entre otros sectores.

Algunas de las empresas que integran el ETF son Lukoil OAO, MMC Norilsk Nickel, Sberbank of Russia, NOVATEK OAO, Magnit OJSC, Rosneft OAO, Tatneft OAO, con más del 5%.

El mayor coste de financiación, la subida de tipos de interés así como la nueva realidad ha impuesto rebajas de calificación crediticia a muchas empresas. Sin embargo, compañías importantes y con presencia estatal como Gazprom y Lukoil aún mantienen el grado de inversión por parte de, al menos, una agencia de calificación. Los bonos de esas firmas han pasado de cotizar a tasas de rendimiento muy bajas del 4% en el 2013 para hacerlo a valores que superan el doble a día de hoy.

Además, Rusia no tiene grandes ventajas si tenemos en cuenta el coste medio de extracción del barril de petróleo ya que tanto en Arabia Saudí como en Venezuela, Nigeria y Alaska el coste es más bajo.

Además >>  Colonial vuelve a 'números negros' al ganar 559 millones por la desconsolidación de Asentia

Etf Indice Acciones Rusas 20151215

Aunque siempre se puede estar peor, las acciones han tenido una fuerte corrección de precios este año llegando a casi los valores del 2009. Tomando en cuenta el RSX en dólares al cierre de esta nota y con un rublo tocando nuevamente USDRUB 71 en mínimos históricos, la baja acumulada es del 66% desde 2011 y del 75% desde su máximo del 2009, cuando el petróleo WTI llegó a valer 147 dólares.

 

Ahora bien, ¿están baratas? Podríamos decir que sí si lo comparamos con otros índices bursátiles, pero la dependencia de las materias primas siempre sale caro, y más en estos momentos en los que vemos enormes caídas en el sector (mínimos de 12 años según el índice CRB). Hay que tener en cuenta, además, que el mercado no está barato a nivel histórico: si tenemos en cuenta la capitalización bursátil y los beneficios netos por acción, tal ratio nos muestra que el mejor momento hubiese sido en medio de la crisis del 2008. Hoy el Price-to-earnings se sitúa en valores máximos de entre 5 y 6 años para atrás dependiendo si consideramos las ganancias pasados o proyectadas a 12 meses.

PRICE TO EARNINGS FORWARD Y TRAILING DEL INDICE RSX: en dólares, 7 años

RTSI Index 201512

Existen otros ETFs relacionados con Rusia, aunque le inversor debería conocer los riesgos y el posible apalancamiento de los mismos.

El iShares MSCI Russia Capped Index Fund (ERUS) es un ETF que replica el índice MSCI Rusia, más amplio en su composición que el anterior.

El Direxion Daily Russia Bull 3x Shares (RUSL) es un ETF apalancado al alza. Solo para inversores más agresivos.

El Market Vectors Russia Small-Cap ETF (RSXJ) es un ETF de pequeñas empresas, más riesgoso también que el primero.

Direxion Daily Russia Bear 3x Shares (USS) le sigue en orden de activos bajo manejo, y es un ETF apalancado a la baja de acciones rusas.

El SPDR S&P Russia ETF (RBL) sigue al índice S&P Russia.

Y, por último, el VelocityShares Russia Select DR ETF (RUDR) es el fondo de menor capitalización bursátil, con 35 activos/acciones bajo cartera BNY y siguiendo al Mellon Russia Select DR Index:

Etf acciones rusas

¿Hemos visto ya lo peor en Rusia? ¿Existen alternativas de inversión a medio plazo? Respuesta: dime cuánto valdrá el petróleo en un año y te diré si las hay: el consenso de mercado se centra en precio para el crudo de 44,40 dólares por barril de WTI a finales de 2016, lo que supone un 20% por encima del precio actual (en el momento de escribir este análisis) de 36 dólares, aunque la sobreoferta actual y la fuerza del dólar atentan contra toda recomposición de precios sustentable en el tiempo.

Gustavo Neffa, Analista / Sala de Inversión América
Mercado ruso, una inversión no apta para cardíacos
Tagged on: