Minicréditos: toda una historia de crédito

 
Professor Muhammad Yunus
Professor Muhammad Yunus/Wikipedia

Los minipréstamos aparecieron en España alrededor del 2008 como consecuencia del cierre del grifo de la financiación por parte de los bancos debido a la crisis. Sin embargo, el origen de estos minicréditos se remonta casi 50 años antes hasta Bangladés, desde donde han recorrido un largo camino hasta convertirse en el producto financiero actual. El comparador financiero HelpMyCash.com nos explica cómo surgieron, cuáles han sido sus cambios a lo largo de la historia y qué se espera de los minicréditos en el futuro.

Origen y evolución de los minicréditos

Los microcréditos surgieron en 1974 en Bangladés de la mano de Muhammad Yunus para ofrecer financiación a personas humildes cuyo perfil no encajaba con los requisitos que los bancos pedían. Estos pequeños préstamos ofrecían a estas personas la posibilidad de prosperar al poder conseguir la financiación que necesitaban sin ahogarse en deudas. Ante la popularización de su idea en 1976, Yunus creó el Banco Grameen.

Este nuevo método de financiación mediante pequeñas cantidades de dinero rápido llamó la atención de los bancos internacionales en la década de los 90, los cuales comenzaron a desarrollar diferentes formas más adaptadas a los hábitos de consumo de cada mercado. Primero en Norteamérica, en los noventa, y luego en Europa, alrededor del 2005.

Para solicitar estos minicréditos debíamos acudir a una oficina de las entidades prestamistas y solicitarlo. Aunque no exigían aval, sí que pedían como garantía de pago un cheque que, en caso de que el prestatario no volviese a la tienda al final del plazo de reembolso, la entidad haría efectivo.  Estos créditos se popularizaron de tal manera que Naciones Unidas declaró 2005 como el Año Internacional del Microcrédito.

Las ventajas de la era tecnológica

El desarrollo tecnológico de los protocolos de transferencias de seguridad de datos online y el avance del fintech, que permite un análisis crediticio automático e inmediato, permiten conseguir minicréditos online en cuestión de minutos y sin apenas papeleo.

 
Además >>  Depósitos a plazo fijo: ¿tipo de interés o duración?

Los minicréditos tradicionales nos permitían acceder a un capital máximo de hasta 600 euros con un plazo de reembolso que no superaba los 30 días y un pago único de capital más intereses. Sin embargo, estos últimos años han sido un sin parar de mejoras en este tipo de  productos.

Hoy en día podemos encontrar una gran variedad de promociones con diversas ventajas y características, como en el caso de MoneyMan, con el que podemos conseguir hasta 1.200 euros con plazos que pueden llegar hasta los cuatro meses según el capital que solicitemos, o el caso de Bonsaidinero, que nos permite reembolsar nuestro minicrédito en pequeñas cuotas semanales en vez de realizar un único pago.

Además de las nuevas ventajas del producto, los minipréstamos también han evolucionado en su proceso de solicitud, haciéndolo cada vez más rápido y sencillo. Por un lado nos encontramos con entidades que nos permiten realizar sus solicitudes a través de aplicaciones móviles, enviando la documentación a través de fotos tomadas con el mismo teléfono. Otras entidades nos permiten utilizar Instantor, un servicio de identificación online que nos permite identificarnos sin enviar ninguna documentación.

Para conseguir una rapidez récord en la concesión de sus minicréditos también podemos optar por el servicio Hal-Cash. Una manera de conseguir el efectivo que hayamos solicitado en cualquier momento a través de un cajero automático adherido al servicio, simplemente indicando el código que nos hayan enviado.

Minicréditos: toda una historia de crédito
Etiquetado en: