Miscelánea veraniega

 
elmundovino.com
El sufrido retén veraniego de elmundovino se ha encontrado con la feliz sorpresa de una cata, de ésas variadas que hacemos de cuando en cuando, que ha alcanzado un nivel verdaderamente excepcional además de ofrecer el aliciente de su propia variedad, bien estructurada en varios grupos de vinos. Aparte de tres que llegaron tarde a las catas ya publicadas de Rueda y Ribera del Duero y que ahora completan esos panoramas, encontramos una calidad notable en una serie de blancos de Rioja y otra de blancos del Douro portugués, todos ellos fermentados en madera. Y en los grupos de tintos, de una categoría diferente porque se trata de vinos de precios generalmente modestos, hemos descubierto unos cuantos de gran mérito procedentes de puntos bien distintos: Valdeorras, Jumilla y las dos Castillas.
Espectacular ha sido, no sólo por su presente sino por el porvenir que se le intuye, con un gran potencial de envejecimiento, la presentación de un vino hasta ahora casi secreto, el Contino Blanco, con tres añadas impecables, aunque la 2007 sea posiblemente la que cotas más altas pueda conseguir en el futuro. Hay que esperarlos. En estilos muy distintos entre sí, los vinos de Remelluri, Carlos Serres, Murrieta y Peciña ratifican el resurgir de los blancos riojanos con madera.
De gran nivel, como siempre, y con dos vinos profundamente distintos a la cabeza, son los blancos durienses de Dirk Niepoort: vean la etérea y fresca ligereza del Tiara 2007 y la complejidad del Redoma Reserva 2007. A la misma altura, pero con una personalidad vigorosa y algo salvaje, muy suya y muy atractiva, está el Gurú 2008 que hacen Sandra y Jorge Borges.
De los blancos rezagados destaca poderosamente la elegancia llena de fruta sutil del Do Ferreiro 2009, un albariño que brilla siempre, pero quizá más en esta ocasión, cuando el conjunto de los vinos de esa añada en Rías Baixas nos ha dejado una impresión bastante mitigada y muy pocos han mostrado verdadera distinción.
Uno de nuestros vinos del día es un tinto poco conocido y con una relación calidad-precio excelente, el Barcolobo 2007 de Finca La Rinconada (Vino de la Tierra de Castilla y León), que hace buen uso del cabernet sauvignon agregado al tempranillo para alcanzar una complejidad que a veces falta en sus vecinos de Toro y Ribera del Duero. Pero también un vino de mencía, el Valdouro de la cooperativa Jesús Nazareno de Valdeorras, el manchego Pago Florentino y los dos estupendos vinos de monastrell de Viñedos del Quórum, en Jumilla, demuestran excelentes cualidades sin subirse a la parra.
16 de agosto de 2010
Catadores: Luis Gutiérrez, Jens Riis, Víctor de la Serna

También te puede interesar:

Además >>  Los cambios fiscales encarecerán la vivienda un 20% el 1 de enero
Miscelánea veraniega