Muchas cosas – 9

 

Santiago Niño Becerra.

* – Me escribe un lector: “Me moví en taxi dos días. Pongamos que cogí 4 ó 5. Todos igual: recaudación baja entre 25-35% y sigue a la baja. No hay ya atascos en Madrid. ‘Trabajo 17 horas, pero como si nada, no hago la caja de antes. El gasóleo más caro, las piezas y mil cosas amén de los impuestos (muchos nombraban el IVA) cada vez mayores”. (Al respecto de los taxis. Hace unos días tomé un taxi en Barcelona, lo conducía una taxista. Me comentó que su esposo hacía el turno de noche y ella el de día; me dijo que hoy, entre los dos, ingresaban diariamente lo que su marido ganaba en el 2006. ‘Enero está siendo tremendo’, añadió).

* – Un lector me envía lo que sigue: “La reagrupación de municipios es más un problema político porque desde el punto de vista económico la situación está muy clara: la reforma de la estructura municipal es inevitable. Si no se toma alguna decisión política, que se puede hacer a distintos niveles, se hará a nivel general y, al igual que estamos con la reforma laboral y de las pensiones, también habrá que afrontar la de la estructura interna del Estado” economista Manuel Fernández Grela, profesor de la Universidad de Santiago de Compostela (La Nueva España 21.01.2011)

* – Me escribe otro lector: “Le escribo para puntualizar sobre un tema que le he escuchado hoy mismo en la última entrevista que han colgado de Ud. en youtube (en catalán), donde habla entre otras cosas de Alemania y de los 5 millones de personas que no cuentan en las listas del paro. CORRECTISIMO. Eso es exactamente así, como lo dice, pero es aún peor: Ud. menciona que trabajan en trabajos no productivos, lo cual no es del todo correcto. Se lo explico brevemente:

El estado les paga el alquiler de su piso (dentro de unas variables de precio por metro útil y superficie, que por cierto son justas, pero más que dignas), les paga la calefacción, la electricidad, conexión a internet si la necesita, y además les paga 360 – 380 euros mensuales aproximadamente, netos, si no tienen niños, si los tienen les entregan aprox. 190 euros/mes por cada niño que tengan, pero eso a ellos y el resto de la población, hasta que los niños tengan 18 años.

Si vienen de otro barrio, ciudad o estado federal, el estado les paga también la mudanza. Todo esto por no hacer nada. Lo de trabajar por un euro la hora o a barrer los jardines del parque es de vez en cuando, también para montajes de luces en campañas de navidad, etc… Pero la mayoría del tiempo pueden estar ociosos o haciendo un curso de aprendizaje a la relajación en el parque, que también lo hacen.

El estar en búsqueda activa o no de trabajo depende de la dignidad de cada uno de los 5 millones que hay en este estado. Por cierto, a este grupo se les llama Harz IV (vier, cuatro en alemán) Empfänger o receptores del subsidio Harz IV, en honor a un jefe de personal de Volkswagen que lo propuso en el gobierno socialdemócrata de Schröder, para disminuir la tasa de paro y dejar a la “balsa innecesaria” fuera de las estadísticas”.

* – Respondí a este amable lector y a vuelta de correo me dijo: “(…) Comparto con Ud. en que efectivamente el subsidio de subsistencia ya ha llegado (hace algunos años, de hecho) y que si habría que definirlo, la forma y el receptor de éste en Alemania lo clavan y, como Ud. dice, es inquietante. (…) Aquí, pese a las comodidades que el estado alemán ofrece para que estos receptores no pierdan la dignidad, llegar a cobrar este subsidio y comentar que has llegado a esta situación, entre amigos o familiares, es como mencionar “a la bicha”, es llegar a lo más bajo. Se lo digo porque pese a que vivo aquí desde Julio de 2007, conozco ya a algunos alemanes que lo cobran y en general se sienten muy avergonzados. Ojo, que también hay de los que se aprovechan, y trabajan adicionalmente “en negro”. Me pregunto si los españoles sentiríamos la misma vergüenza porque el estado nos pague (…).

Además >>  Plan de pagos y alerta para bañistas

Vamos allá con una breve pincelada sobre los datos que le adjunto. Receptores del subsidio de subsistencia Hartz IV en Alemania

– Número total de receptores: 6,86 millones.
– Porcentaje de receptores sobre población total: 8,4%.
– Número total de extranjeros receptores del subsidio: 1,25 millones.
– Porcentaje de extranjeros receptores sobre total de extranjeros: 18,6% (1,25 millones de 6,7 millones).
– Número total de alemanes receptores del subsidio: 5,62 millones.
-Porcentaje de alemanes receptores sobre total de alemanes: 7,5 % (5,6 millones de 74,6 millones).

 

Por estados federales: Total receptores y Porcentaje sobre población total de ese estado:

– Berlín (Este y oeste): 440.000; 18,6%.
– Bremen Oeste: 67.000; 15,5%.
– Brandenburgo Este: 236.000; 14%.
– Mecklenburg-Vorpommern Este: 181.000; 16,2%.
– Hamburgo Oeste: 143.000; 11,8%.
               
Lo que también me pregunto a veces, es que pasaría si en Berlín, ciudad donde vivo, campeona de este subsidio en totales y en porcentaje, decidiera el gobierno que se deje de pagar. Mejor no pensarlo, la verdad”.

Cuando acabé de leer el mail de mi lector me dije, ¡vaya!, la gente aquí tiene la imagen de que en Alemania todo es perfecto.

* – Ya es oficial: España decreció en 0,1% en el 2010, pero fue a costa de cargarse con siete puntos de déficit entre el 2008 y el 2009, es decir: decreció el 3,6% menos (y no decimos ni pío de los cuatro puntos de déficit que ya arrastraba): el cambio de cromos que dijimos hace unos días. Es decir, contando la subida del IVA y otras tasas y los recortes de gastos, la economía española creció el -5,1% el pasado año. (Ya sé, ya sé: no todo el mundo lo verá así).

Pero la cosa es peor: a ese crecimiento ha de sumarse otro crecimiento: el de la población ocupada: el -3,58% entre Enero del 2009 y Diciembre del 2010; ya, ya: y sumarle un incremento: el de la población desempleada: el 17,13% en el mismo período, pero es una consecuencia. Y España necesita crecer al 2,0%, como mínimo, para crear empleo.

Un mero cambio de cromos pero con un coste añadido: a la deuda vieja -y viva- se está añadiendo deuda nueva, y con un agravante: este año ya no hay cromos para cambiar. España está decreciendo y el desempleo subiendo. ¿La inflación?: dentro de poco llegarán los del The New Washington Consensus.

(Y la productividad ha crecido: ¡claro!, están cayendo las unidades productivas que menos PIB generan y el desempleo está aumentando, ¿cómo no va a aumentar la productividad?, recuerden: si 10 trabajadores producen 1.000 unidades, y 2 producen 800, la productividad …). 

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.

http://lacartadelabolsa.com/index.php/leer/articulo/muchas_cosas_9

Muchas cosas – 9
Tagged on: