Niño-Becerra: Desigualdad

 

Algunos dicen que el índice de Gini ya no representa verdaderamente lo que pretende: la desigualdad en la distribución de la renta porque la igualdad en la distribución en sí misma ya ha dejado de ser un objetivo: ‘Un país tiene una distribución de la renta muy desigual, vale, ¿y?’.

Yendo por ese camino la renta de cada cual será consecuencia de una serie de factores fundamentalmente objetivos, y las intervenciones estatales o de entes externos a la propia dinámica económica sólo hacen que crear distorsiones que afectan a esa propia dinámica económica por lo que se producen asignaciones sesgadas e ineficientes; una postura muy de principios del siglo XX. Hay quienes piensan así y se quedan ahí; otros añaden algo: como lo que se ha de primar es la eficiencia, la intervención tiene que realizarse a priori, no a posteriori, es decir, antes a fin de asegurar que todo el mundo tenga acceso a una absoluta igualdad de oportunidades a fin de que nadie que valga se quede al margen.

En cualquier caso, el Índice de Gini ahí está y, pienso, continúa explicando muchas cosas.

Como pueden ver, en el eje de ordenadas figura el PIB pc, en el de abscisas el Índice de Gini. Antes de mirar nada tengan en cuenta algo: cuanto menor es el índice, más igual es la distribución de la renta, de forma que, a partir de 0,40 se considera que el país se halla en una zona muy peligrosa y abocado a una creciente conflictividad social a no ser que rápidamente se sitúe por debajo de tal valor.

gini_ indice

Lo más significativo, más que el mismo valor del índice, pienso que son las comparaciones. España muestra un PIB pc de 27.500 USD, un valor relativamente cercano a los de Israel, Italia, Grecia y Nueva Zelanda, oscilando sus índices particulares entre el 0,34 y el 0,39, lo que puede parecer bastante lógico. Pero España se halla en el mismo intervalo de Gini que Argelia, y que Kirguistán, y que Tanzania, y que Mozambique; y que Irlanda, Reino Unido y Australia. ¿Sorprendente?.

Además >>  Cosas – 47

Si lo anterior sorprende, ¿qué decir de que el Gini de USA no se halle alejado del de Uruguay, China, Costa de Marfil o Guinea Bissau?. ¿O de que USA tenga un PIB pc casi idéntico al de Noruega pero luciendo un Gini que lleva camino de duplicar al de aquella?. ¿O de que Bosnia- Herzegobina y Noruega tengan unas distribuciones de la renta casi iguales?. ¿El país más igualitario del planeta?, Dinamarca; ¿el más desigual?, Namibia.

 

Ahora, a fin de comprender en toda su amplitud que significa esto, incorporen la distribución de la población.

La conclusión parece evidente. Abocados a un progresivo retroceso en el estado de bienestar en que el planeta entró a principios de los 1950s y que se está manifestando en el adelgazamiento de la clase media y del modelo de protección social, no puede esperarse en los próximos años otra cosa que no sea el aumento de la desigualdad.

Siga, o no, de moda el Índice de Gini.

(Y siga de moda Gini, o no, en USA se está cociendo un problemón social de órdago, si).

Vía|Santiago Niño-Becerra

Niño-Becerra: Desigualdad
Tagged on:                 

Comments are closed.