Niño-Becerra: Reflexión de un parado joven

 

manifestacion jovenes parados“Hola Sr Niño Becerra, soy seguidor de sus artículos en La Carta de la Bolsa y me gustaría reflexionar con usted sobre todos esos jóvenes que estamos absolutamente perdidos, sin saber si debemos seguir hacia adelante o retroceder sobre nuestros pasos para empezar de nuevo, que no sabemos si nuestra profesión, además, será necesaria por el impacto de la tecnología y otros factores.

Quisiera compartir con usted mi caso: Tengo 28 años y soy delineante (o intento serlo, dada la escasa demanda que hay actualmente de estos profesionales), trabajé durante 5 años en una de las grandes constructoras de este país, y desde Septiembre, después de un ERE de extinción, estoy en paro.

Algunos de mis compañeros de departamento solían recordar con añoranza los viejos tiempos en los que los planos se trazaban a mano, en los que un buen delineante era un profesional muy valorado y en los que desarrollar un proyecto como puede ser una presa, suponía tener trabajo para una larguísima temporada.

Esto por supuesto no va a volver, como bien dice usted el avance de la tecnología es imparable, y la inmensa cantidad de programas existentes cada vez hacen más funciones ellos solos, con lo cual la demanda de trabajadores va disminuyendo.

En muchos foros existe un encendido debate sobre si nuestra profesión está condenada a desaparecer, ya que la crisis está fomentando un gran intrusismo, son muchas las empresas que en las pocas ofertas que aparecen piden ingenieros con experiencia que sepan manejar unos determinados programas. (Eso si, ofrecen sueldo de delineante).

Después ya de 6 meses, he recuperado mis apuntes y libros de la primera FP II que estudié: Gestión Comercial, valorando emprender un proceso de reciclaje hacia un sector totalmente distinto pero el único en el que se crea algo de empleo, y donde la tecnología entiendo (espero no equivocarme), lo tiene más difícil para sustituir a un buen profesional ya sea de la venta, publicidad…etc.

 
Además >>  Entrevista

Me gustaría conocer su opinión al respecto, acerca de esas profesiones como la mía que parecen estar condenadas, y si el sector comercial puede ser una vía de reciclaje acertada.

Gracias por su tiempo, reciba un cordial saludo”.

Dejando a un lado la conveniencia del dilema de quien me escribía, lo que destaca por encima de todo es esa realidad en la que se hallan inmersos un supermontón de jóvenes (y no sólo españoles: repasen las tasas de desempleo juvenil en Europa: enormes; lo que sucede es que en España son de escándalo).

Se habla de adaptabilidad, se pregona que se tiene que ser flexible. Pero cuando se baja a nivel de calle lo que se aprecia es una demanda de trabajo muy inferior a la oferta de trabajo; unas condiciones de trabajo muy bajas independientemente de la formación de la/del demandante de empleo (ríanse del salario mínimo); y unas necesidades profesionales que la formación ofrecida suele no cumplir (de ahí que se diga que la enseñanza reglada se halla en retroceso). A eso añadan la percepción de unos jóvenes que saben de la tasa de paro que padecen y de las expectativas con que cuentan.

¿Cómo se arregla eso?. Para las/los superbuenas/os con contactos, ya está arreglado. Para las/los superbuenas/os sin contactos, con unos sacrificios tremendos, aguantando mucho y aceptando todo. Para el resto, ni la más remota idea.

Niño-Becerra: Reflexión de un parado joven
Tagged on:                 

Comments are closed.