Nozar era ya insolvente a comienzos de 2008, casi dos años antes de solicitar el concurso

 

Europa Press.

Nozar ya presentaba una situación de insolvencia en el primer trimestre de 2008, año y medio antes de que en septiembre de 2009 reconociera su situación y solicitara el concurso voluntario de acreedores, según indica el informe elaborado por la administración concursal de la inmobiliaria de la familia Nozaleda.

El reconocimiento y presentación tardía de una solicitud de la antigua suspensión de pagos es una de las causas que pueden llevar a un juez a declarar culpable un concurso. En ese caso, la familia propietaria de la empresa podría tener que responder ante los acreedores con su patrimonio personal.

Los administradores concursales de Nozar atrasan de esta forma aún más la fecha del inicio de la situación de quiebra de la inmobiliaria, que una juez ya estableció recientemente en noviembre de 2008.

Según el informe concursal, si los administradores de Nozar hubieran solicitado el concurso voluntario en la fecha correspondiente (en el primer trimestre de 2008), su situación patrimonial actual sería “mucho mejor”.

En la actualidad, la inmobiliaria, que protagonizó uno de los mayores concursos de acredores, presenta un déficit patrimonial de 620 millones de euros. Cuenta con un activo de 943 millones para atender a una deuda de 1.563 millones, según explicó el juez titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, Andrés Sánchez Magro, durante un acto de presentación del informe.

De esta forma, la inmobiliaria dispone de activos para atender alrededor del 60,33% de la deuda calculada por los nuevos administradores concursales de la empresa, que duplica así la de 700 millones de euros declarada por la compañía cuando solicitó el concurso voluntario en septiembre de 2009.

 
Además >>  El coste laboral por trabajador creció un 3,5% en 2009, hasta 30.402 euros

Demanda a Reyal Urbis y Colonial

Por otra parte, los administradores concursales de Nozar han presentado dos demandas contra Reyal Urbis y Colonial para anular dos operaciones efectuadas en 2008 que consideran perjudiciales para la inmobiliaria y con las que pretenden recuperar hasta 150 millones de euros.

En su informe, revelan la existencia de 42 demandas de anulación de operaciones con las que la inmobiliaria, que se encuentra en un proceso de insolvencia, intentó pagar y resarcir a sus acreedores, entre los que figuran numerosas entidades financieras.

Una de las más importantes es la indemnización de 71,09 millones de euros que Nozar abonó a Reyal Urbis en noviembre de 2008 por no haber ejecutado la compra de acciones de Inmobiliaria Colonial que habían pactado casi un año antes y que habrían supuesto un desembolso de 225,66 millones de euros.

Los administradores concursales también ven perjudicial para Nozar las garantías que tuvo que suscribir para devolver a Colonial los 75 millones que le había abonado por la compra de un edificio, que no se llegó a cerrar.

Nozar era ya insolvente a comienzos de 2008, casi dos años antes de solicitar el concurso
Tagged on:             

Comments are closed.